The Duke

Espresso: Jim Broadbent roba un Goya, un Batman contagiado e Isabel Coixet Premio Nacional de Cinematografía 2020

Espresso: Jim Broadbent roba un Goya, un Batman contagiado e Isabel Coixet Premio Nacional de Cinematografía 2020

Querido Teo:

* "The Duke" es una de las cintas que ha asomado por el Festival de Venecia 2020 en secciones paralelas y lo ha hecho con buena fortuna. Lo nuevo de Roger Michell (“Notting Hill”) mezcla el drama social con ese tono british y tierno tan conciliador en la historia real de Kempton Bunton, un conductor de taxis que a los 69 años roba el retrato de Goya del Duque de Wellington de la Galería Nacional de Londres en 1961. Bunton envió notas de rescate diciendo que devolvería la pintura a condición de que el gobierno británico invirtiera más en el cuidado de los ancianos. Un entretenimiento escapista y refinado escrito por Richard Bean y Clive Coleman con Jim Broadbent, Helen Mirren, Fionn Whitehead, Matthew Goode y Anna Maxwell Martin en los principales papeles. Su estreno en Reino Unido está fijado para el próximo 6 de Noviembre.

Espresso: Scorsese aclara sus declaraciones en contra de Marvel, más Spider-Man animado, Trueba y Mariscal en los orígenes de la bossa nova, Jessica Chastain en lo nuevo de Lucía Puenzo, un Goya robado en la National Gallery y Ellen DeGeneres recibirá el premio Carol Burnett

Espresso: Scorsese aclara sus declaraciones en contra de Marvel, más Spider-Man animado, Trueba y Mariscal en los orígenes de la bossa nova, Jessica Chastain en lo nuevo de Lucía Puenzo, un Goya robado en la National Gallery y Ellen DeGeneres recibirá el premio Carol Burnett

erido Teo:

* Martin Scorsese ha aclarado sus declaraciones sobre el cine de Marvel que tanta polvareda levantaron y las puntualiza achacándolo a un problema generacional en una columna en The New York Times: "Me hicieron una pregunta sobre las películas de Marvel. Yo respondí. Dije que intenté ver algunas de ellas y que no son para mí, que a mí parecer están más cerca de los parques temáticos que de las películas, tal y como las he conocido y amado durante toda mi vida. Y que al final, no creo que sean cine. Para mí, para los cineastas a los que llegué a amar y respetar, para mis amigos que comenzaron a hacer películas casi al mismo tiempo que yo, el cine trataba de revelación: revelación estética, emocional y espiritual. Se trataba de personajes: la complejidad de las personas y su naturaleza contradictoria y a veces paradójica, la forma en que pueden lastimarse unos a otros y amarse y de repente encontrarse cara a cara con ellos mismos". Un ejemplo de entender cada cosa en su contexto, comprender la perspectiva que le da a cada uno el tiempo y su generación, y evitar hacer arder la pólvora a la mínima como suele ocurrir en las redes sociales.