Mr Pinkerton: La ruta del Código da Vinci

Mr Pinkerton: La ruta del Código da Vinci

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (7 votos, media: 2,86 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido muchacho:
Malas noticias, al menos para mí. La “Rottweiler” confundió el limpiasuelos con cera. Me he roto una pierna. Tendré que aplazar mis vacaciones veraniegas. Además, con una pierna con más yeso que un rascacielos poco me puedo mover. Desgraciadamente no puedo fisgonear como en “La ventana indiscreta” porque enfrente prefieren gastar luz artificial a subir las persianas. Llevo demasiado tiempo en el barrio.
Por lo tanto me tengo que conformar con mi vecino de abajo. Estoy intentando descifrar los mensajes en clave que le manda la novia locutora de radio. Parece que la novia es muy aficionada a la lectura y está leyendo “El código da Vinci”.Y ahora ella le va dejando mensajes ocultos entre canción y canción.

Creo que tienen que ver con los lugares en los que transcurre el libro. Ahí está mi fallo, no me he leído el libro. Soy un cerebro con los códigos y me adelantaría a la trama desde el primer capítulo. A los diez años me aprendí el manual de un video Beta y dejaron de interesarme los best-sellers. Me siento ante la pantalla. Y ahora es mucho más sencillo porque no tengo ni que molestarme en disimular el robo de banda ancha a mi vecino, porque está de vacaciones.

La aventura arranca en Paris, en el Museo del Louvre paseando entre la Mona Lisa y otros cuadros famosos. Tiene también protagonismo la Iglesia de Saint-Sulpice por la que pasa la “línea rosa”, un antiguo meridiano establecido como base para definir los demás meridianos. Después de abandonar Paris, me adentro en Versalles, en uno de sus castillos, el grandioso “Château de Villette”.


Pero ahí no acaba todo, todavía queda saltar el canal de la mancha e irnos hasta otra iglesia en Londres, la del Temple , que cuenta con una peculiar iglesia redonda. Y más que un paseo por Europa, parece un paseo por toda clase de edificios religiosos, puesto que nos encontramos con la abadía de westminster. Por último nos vamos bastante más al norte en tierras británicas para llegar a Edimburgo, a dónde… a una capilla, la Rosslyn , por la que también pasaba otra “Línea Rosa”.

He llegado a la conclusión de que los mensajes que le deja la novia son bastante más sencillos, porque después de poner la canción “la camisa negra” mi vecino salió a la calle con una camisa negra…
Los del segundo derecha acaban de levantar las persianas. Se les ha debido romper el aire acondicionado. Te dejo. Voy a por los prismáticos.

P. D. Las nuevas píldoras incorporan un martilleo grave y muy rítmico a mi dolor de cabeza. Muchas gracias.

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario