Mae West, 25 años sin provocación

Mae West, 25 años sin provocación

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (15 votos, media: 3,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido diario:

Hoy se cumplen 25 años de la muerte de una de las actrices de Hollywood que más han dado que hablar, hoy hace 25 años que murió Mae West.
Nacida en Brooklyn, (Nueva York), el 17 de agosto de 1892, hija de un boxeador, Mae creció en contacto con los ambientes de la farándula menos prestigiosa, actuando casi desde niña en números musicales. Cansada de giras ambulantes, se estableció en Nueva York y escribió para sí misma una comedia teatral de provocativo título: “Sexo”. Se estrenó en 1926, originándose un escándalo tan enorme que Mae fue condenada a diez días de cárcel y a una multa de 500 dólares por “corromper a la juventud”. A pesar de estos contratiempos, triunfó en el teatro con obras parecidas, en las que caricaturizaba el modelo convencional de relaciones entre hombre y mujer.

Fue contratada por la Paramount en 1932, y con su debut en “Noche tras noche” irrumpió una de las personalidades más originales y sorprendentes que se dejaron caer por Hollywood. El arquetipo que creó era ciertamente insólito para la época: una mujer con 40 años cumplidos, de formas generosas realzadas por atuendos ceñidos y ostentosos, recargada de bisutería y maquillaje, y que no parecía sentir la menor vergüenza en su origen obviamente desclasado, su desprecio a los modales supuestamente refinados y su escaso apego a lo que entonces se denominaba “virtud femenina”.

En realidad, Mae West reproducía en pantalla su propia forma de ver la vida, se burlaba de las señoritas remilgadas que la miraban por encima del hombro, mientras que su actitud hacia los hombres -al menos, en el cine- combinaba un cierto desdén intelectual con la atracción carnal: para ella, Cary Grant, Victor McLaglen y Randolph Scott eran objetos eróticos para divertirse en una noche de placer. Independiente, simpática, lista pese a haberse educado en la “escuela de la calle”, la West chocó frontalmente con la estrechez de miras de la clase dirigente. Los penosos guardianes de la moral pública suprimieron muchas de las célebres frases de la actriz y escritora, cuyos últimos vehículos estelares acusan claramente los tijeretazos de la censura.

Como ya no pintaba nada en Hollywood, se dedicó, en las décadas posteriores, a producir y protagonizar espectáculos musicales, tan delirantes y estrafalarios como la propia diva y con frecuencia de estética gay, convirtiéndose en toda una reina para la comunidad homosexual.
En idéntico tono disparatado y kitsch se sustentan sus dos retornos al cine en los setenta: “Myra Breckinridge” y “Sextette”. En este último film, una Mae West de 85 años aparecía rodeada de hombres -en la vida real, la anciana aseguraba seguir practicando el sexo cada noche con algún guapo gigolo-, exhibiendo esa falta de pudor con la que había roto tantas normas.

Aquí puedes escuchar este reportaje…
MaeWest25muerte.mp3

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario