Centenario Wilder: dicen de Billy

Centenario Wilder: dicen de Billy

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (17 votos, media: 3,18 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Sigo aprendiendo de Billy Wilder… es impresionante lo mucho que hizo y, sobre todo, la de gente que trabajó con él. He encendido el chip Carlos L-T y mientras, escucha este mp3 para saber más cosas de Billy:

Wildertrabajarcon.mp3

Wilder fue el primer y más citado proveedor de comentarios sobre colegas, películas y acontecimientos sociales de Hollywood.

Siendo un satírico moralista, sus agudezas son su defensa ante la emoción profunda y un antídoto contra el enternecimiento, un elemento habitual del humor judío. Como es previsible, ese carácter ha provocado cientos de comentarios positivos y negativos sobre Billy.

En uno de los libros clásicos, el “Filmgoers Companion” se citan unas palabras de su colega Harry Kurnitz sobre Wilder: “Billy Wilder, en su trabajo es dos personas a la vez: Mr. Hyde y Mr. Hyde”.

Su amigo William Holden dijo sobre su director favorito: “Es un hombre con un cerebro lleno de cuchillas de afeitar y un corazón que rebosa insolencia”.

Raymond Chandler, escritor de novela negra y autor de varios guiones para el cine,sería el que daría más detalles negativos sobre Wilder. No se entendieron. Chandler no había hecho guiones todavía y Billy no cambiaba.

Chandler desapareció del estudio tres días y cuando Billy fue a preguntar el motivo, se encontró con una carta de Chandler al director donde establecía las normas que debería aceptar Billy para que él volviera al trabajo. Incluía:

“Mr. Wilder, debe dejar de impartir a Mr. Chandler órdenes arbitrarias o de naturaleza privada como, por ejemplo, “Ray, ¿puedes abrir la ventana?” o “Ray, cierra la puerta”. “Mr. Wilder, bajo ninguna circunstancia, volverá a agitar su fino bastón de Malaca, con la empuñadura forrada de cuero, bajo la nariz de Mr. Chandler o señalarle con él, como suele hacer durante el trabajo”.

Shirley MacLaine se quedó con un regusto agridulce y durante algún tiempo se sintió irritada con Billy porque había contenido su interpretación de la prostituta Irma “La Dulce”, pero en 1970 declaró que “él dirige cada parpadeo” y lo decía como un cumplido: “Me siento más segura con Wilder porque está allí como juez final de tu actuación”.

A Klaus Kinski no le impresionó Wilder positivamente. La estrella alemana ocultaba sus sentimientos en público, pero los fue apuntando en uno de los diarios más sinceros y directos de la gente del cine.

“Ese trozo de mierda de Hollywood con Billy Wilder se ha acabado, gracias a Dios”, escribió después de terminar “Aquí un amigo”.

“Nadie de fuera puede hacerse una idea de la estupidez, la fanfarronería, la histeria, el autoritarismo y el aburrimiento paralizante de rodar una película para Billy Wilder. Los supuestos “actores” son simplemente caniches entrenados que se levantan sobre las patas traseras y saltan a través de aros. Me parecía que esta locura no acabaría nunca. Pero cobré un montón de dinero de mierda.”

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario