Feliz 70 cumpleaños al loco Jack

Feliz 70 cumpleaños al loco Jack

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (Sin votaciones)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido diario:

Acabo de terminar la escultura en barro de “Cascos”, mi cerdo trufero, porque es el regalo que envío a Jack por su setenta cumpleaños. Jack comenzó hace 40 años su colección de marranos decorantes y “Cascos” tiene que estar allí.
Quería hacerle una dedicatoria bonita y he buscado algún detallito psicopático pero no he localizado nada de uno de los grandes locos de Hollywood y la pantalla. Luego he sabido la causa!.

Querido sobrino:

No has encontrado nada de Nicholson en mi archivo privado, porque no hay nada. Es extraordinario, pero jamás ha visitado la consulta de ningún psiquiatra.
La vez que ha estado más cerca de hacerlo fue cuando antes de aprenderse el guión de “Alguien voló sobre el nido del cuco”, se fue al hospital de Oregón que iban a utilizar para la película. Había quinientos ochenta y dos internos, la mayoría de ellos calificados como criminales. Le mostraron todo el hospital y personalmente convenció al jefe médico de la institución para que le permitiera ver a los pacientes bajo tratamiento de shock.
Luego fue al pabellón de máxima seguridad y se sentó en el pasillo, y cuando los pacientes salieron de sus celdas se lo encontraron allí. Todos pensaron que era un nuevo paciente y se sentían ansiosos por entablar una conversación con él. Uno era un joven rubio y apuesto que había matado a un guardia de la prisión, hacía tres semanas, de veintiocho puñaladas. Nicholson fue a comer con ellos y así continuaron sus charlas, con el personal del hospital siempre muy cerca.
Cuando llegó la hora de filmar, el superintendente del hospital dio autorización para que algunos internos aparecieran en los segundos planos. El mismo Brook apareció en la película y expresó que «fue un gran honor hacer una escena con Jack Nicholson; un verdadero genio en captar el personaje de McMurphy, un psicópata como hay muchos sueltos.

Vídeo

Pero su desprecio por la ayuda que podría prestarle la ciencia psiquiátrica no es impedimento para diagnosticarle un desequilibrio de doble personalidad. Es un hecho contrastado por su participación en un estudio que se hizo sobre gente famosa en la búsqueda de su verdadera personalidad, y en su interés por las drogas “interiorizantes”, que le condujo a experimentar con el LSD bajo control médico.
Ese placer en convertirse en otro se reveló muy pronto. Uno de sus compañeros de colegio recuerda que en el cuarto curso le enviaron a un rincón, muy cerca de la pizarra, a cumplir un castigo. De repente, se dio la vuelta hacia la clase, con la cara empolvada de tiza, igual que un payaso, mostrando la sonrisa que usaría en el «Joker» de Batman.
Su habilidad con el maquillaje para modificar su expresión le sirvió, en su último año de colegio, para ganar dos premios por su interpretación de “el alumno optimista y “el alumno pesimista”.

Para algunos biógrafos de mente imaginativa, su confusión identitaria fue el resultado casi esotérico de la confusión de su propio origen. Pero es absurdo, puesto que tardó 38 años en saber que su hermana era su madre,y a la que llamaba madre era su abuela.
Esta revelación sorprendente le afectó mucho, pero no demostró lo que cree su amigo Peter Fonda, que este descubrimiento sobre su origen le provocó «un profundo dolor que nunca podrá superar».
El relativo equilibrio de Jack se asienta en el éxito, un gran compensador sobrino, para las mentes inseguras.
Con su psicópata de “El resplandor”, alcanzó alturas reservadas a pocos actores. Aparte del salario, le pusieron a su disposición una casa fabulosa en Londres una mini mansión de cuatro dormitorios, cuatro baños, cuatro salones y un jardín cubierto. Le aparcaron un Daimler con un chófer llamado Jorge delante de su puerta. Durante los dieciocho meses siguientes disfrutó de la elegante vida de Londres, asistiendo regularmente a las fiestas que daba su selecta sociedad y a los atrayentes y exclusivos clubes privados de Knightsbridge, donde se reunían los ejemplares más excéntricos de la nocturnidad londinense. De paso disfrutó de la ex esposa del primer ministro canadiense , Margaret Trudeau.

Vídeo

Se vio atraída inmediatamente por la chispa de malicia que Jack sabe poner en su mirada. La noche de su primer encuentro fue, además, la noche en que descubrió, mientras paseaban por Londres, «detrás del inescrutable Jorge, la amplitud del asiento trasero del Daimler».
Hicieron el amor toda la noche, contó ella, que a partir de ese día empezó a visitarle regularmente, hasta que Jack la despidió porque llegaba Anjelica Houston.
He de dejarte sobrino. He detectado un intento de violar mi ordenador y no debo continuar. Para terminar te diré que no es en sus interpretaciones de locos donde has de buscar a Jack, sino en su habilidad como humorista natural y arrasador como en “La pequeña tienda de los horrores” en la que Nicholson representa el papel de un paciente sado-masoquista de un dentista sádico.

Vídeo

Recibe un saludo cariñoso de tu tío Aníbal L.

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario