Nena, eres un tío

Nena, eres un tío

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (Sin votaciones)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido diario:

El estreno de “Hairspray” le ha permitido a Travolta lucirse con uno de los papeles siempre deseados y arriesgados: el de mujer. Uno de los travestidos de cine que más ríos de tinta ha hecho correr y más archiconocidos es Dustin Hoffman en “Tootsie”.

Vídeo

A los hombres que les encanta vestirse de mujeres les suele gustar porque les da acceso a una parte de sí mismos que de otro modo permanecería oculta. Hasta hace unas diez generaciones, muchos se especializaron en papeles femeninos para el mundo del teatro, y cuando empezó el cine ya hacía más de un siglo que las chicas habían subido al escenario con naturalidad, aunque los “bien pensantes” tendían a considerarlas como putas.
Tanto Lemmon como Curtis contaron que cuando se ponían los vestidos para “Con faldas y a lo loco”, se convertían en sus propias madres.
Cuando a Cary Grant le preguntaban por su peor recuerdo del rodaje de “La novia era él”, una de las comedias menos conocidas y valoradas de Hawks , solía explicar: “Francamente, lo peor fue aquella maldita peluca que llevaba cuando me hacía pasar por mujer. La habían confeccionado con pelo de cola de caballo y era tan áspera que me picaba de manera endiablada. Claro que tampoco eso de llevar faldas me gustaba, porque tengo unas piernas muy musculosas. Recuerdo que cuando filmábamos una escena en un muelle de verdad y yo aparecí por ahí, varios marineros me silbaron muy admirativamente”.
Pero para admiración general…. ¿Acaso no es esta la gran escena protagonizada por un hombre vestido de mujer?.

Vídeo

Aquí tienes este mp3 con recorrido….
Hombresdemujer.mp3

Sería muy morboso ver a la gente del cine travestida íntimamente, pero es difícil. Algunas veces, después de que el alcohol hubiera manado libremente en las fiestas domésticas que daba Hitchcock, los amigos le convencían de que hiciera su “Marinero Silbador”. Después de unos minutos, aparecía desnudo hasta la cintura con sus ciento treinta kilos, y con el pecho y la barriga pintados, con el maquillaje de su esposa, con un enorme rostro de un marinero, con los labios abiertos formando una O, como si estuviera silbando. El propio Hitchcock empezaba entonces a silbar mientras encogía y agitaba su enorme barriga, y el rostro debajo del suyo parecía no sólo estar silbando sino bailar. Un tipo así, ¿Cómo no iba a tener una visión femenina de si mismo? Una noche fue animado a vestirse de mujer, y pasó varias horas cosiendo ropa, perfilando el maquillaje, haciéndose una peluca. Su show fue filmado porque uno de los técnicos había sido advertido. Aquella película sólo la han visto unas pocas personas, fue guardada cuidadosamente durante décadas, y se recuerda que fue exhibida por última vez en la sala de pruebas particular de Hitchcock en los Estudios de la Universal en 1976, pero al buscarla sus biógrafos, nadie parece estar seguro de si sobrevivió al desmantelamiento de su oficina después de su muerte.

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario