Julie Christie, la estrella antiestrella

Julie Christie, la estrella antiestrella

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (5 votos, media: 3,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido diario:

Julie Christie ha atravesado la Clínica del mundo del cine con una personalidad y una seguridad en si misma, muy poco habitual.
Preguntando a los expertos, tal vez el mejor para saber como era en su época estelar es Warren Beatty. Estuvieron juntos cuatro años después de conocerse en 1965 en una función organizada para la reina. «Julie era la mujer más hermosa y, al mismo tiempo, la más nerviosa que yo había conocido nunca», dice el actor y director en una entrevista. «Era profunda y auténticamente de izquierdas, y no le divertía nada hacer todo ese aspaviento para la monarquía. No podía esconder su antipatía por esa clase de ceremonias.»
Warren estaba gozando del éxito inesperado, tras un primer pinchazo, de “Bonnie and Clyde”, y Julie le acompañó a su mundo hollywoodiense.

Era una chica que había crecido en una granja de Gales, dentro de una familia pobre, y no la impresionaba en lo más mínimo que Beatty fuera una estrella de cine; de hecho, se lo reprochaba. Ella toleraba su profesión sólo porque le permitía apoyar sus causas políticas y sociales.
Encajó como una muñeca rusa en otra dentro de los círculos políticos «progres» de Los Ángeles. Cuando estaba en la ciudad, se instalaba en la suite de Beatty, y atravesaba a toda velocidad el vestíbulo del Beverly Wilshire vestida con un sari de algodón blanco tan diáfano como para saberse que llevaba poco o nada debajo.

Un escritor y guionista amigo de Warren la recuerda autónoma, y algo despistada. «Si alguna vez existió una estrella para la cual el estrellato no significara absolutamente nada, ésa fue Julie», los convencionalismos le importaban un rábano.» Cheques de cinco cifras se le caían del bolso en el vestíbulo del hotel mientras rebuscaba las llaves, y un día dejó atónito a Beatty al perder un cheque de mil dólares en la calle. Pero Christie era clara e inflexible en lo tocante a sus prioridades, nunca se quedaba en Hollywood más tiempo del necesario y, cuando sintió que ya había ganado bastante dinero, dejó de actuar. Pero por más que despreciara el estrellato, en los años sesenta se había convertido en una actriz muy cotizada y ganado un Oscar por “Darling”.

Julie atraía a tipos de hombre radicalmente opuestos, porque otro de los que se moría por sus huesos era nada menos que Stanley Kubrick. Un colaborador suyo le aseguró a uno de sus biógrafos que estaba obsesionado, “Siempre estaba pensando en hacer algo para poder traerla a un casting. Yo la conocía algo y le dije que estaba seguro de que vendría si la llamases.” Pero él no quería hacer eso. Todo tenía que pasar por el Departamento de la Fantasía”. El sexo en sus películas nunca ocurre entre parejas que se aman. Su fantasía sexual creativa siempre incluye voyeurismo, dominación, ataduras y violación. Y “Lolita”, ni de cerca es tan sensual como la novela de Nabokov. Mejor para Julie porque Stanley hubiera sido un novio imposible.

Aquí tienes este mp3 con recortes de su vida en el álbum sonoro!.
JulieChristieAlbum.mp3

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario