Asesinos en serie: Programa VICAP

Asesinos en serie: Programa VICAP

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (Sin votaciones)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido diario:

En los primeros treinta segundos de “El silencio de los corderos”, la novia de mi tío hace “jogging” por el parque de Quantico, en Virginia, donde está el Departamento de Investigaciones Criminales del FBI. Es donde nació el programa VICAP, que produjo el famoso perfil del serial killer, un reuelto de psicología e informática.

El FBI interrogó a muchos criminales encerrados en cárceles usamericanas, y comenzaron a buscar patrones en el área de la conducta. Se fueron comprobando coincidencias que orientaban a los investigadores. Por ejemplo, si el rostro de la víctima es irreconocible, por golpes o mutilación, indica en la mayoría de los casos, que el asesino y su víctima se conocían. Cuando se encuentran en el lugar de un crimen sangriento indicios como una bañera recién limpiada, indica que probablemente el asesino salió hace menos de seis meses de un psiquiátrico.
El perfil psicológico intenta categorizar el tipo de psicopatía del criminal. La palabra psicópata se usa con significados variados, incluido el humorístico. Muchas veces decimos de alguien que es un psicópata porque no se puede confiar en su conducta y se aprovecha de los demás. Ese aprovecharse es la clave central que corresponde a un tipo de psicópata, que según la clasificación responde al término de “parásito”. El otro psicópata, el “depredador” es el más peligroso. El que interesa al cine. En los comienzos de su categorización, se comprendió que eran personas que no “sienten” lo que hacen. Esta incapacidad para experimentar el “dolor” del otro se conoció mejor con los primeros estudios sobre la actividad del cerebro de estos criminales. Se descubrió que la estimulación cortical en su cerebro es muy baja, no alcanza para formar los sentimientos empáticos corrientes que enlazan con la familia, los amigos o el amor romántico. Necesitan estímulos mucho más fuertes, “el escalofrío”, como dijo uno de ellos. Necesitan estimularse con las grandes sensaciones, los grandes peligros, y por eso matan.

El psicópata percibe correctamente la realidad, no es “un loco”. No experimenta el deseo de dejar de matar. Son grandes simuladores, egoístas hasta sentirse “centros” del mundo, incapaces de remordimientos, ni de ningún sentimiento de culpa, con un nivel de inteligencia generalmente superior que utilizan para manipular. Pero lo que contribuye más a su peligrosidad es su encanto superficial. El psicópata se da cuenta de su mal, pero no le hace sufrir, lo disfraza inteligentemente, porque le estorba para sus deseos. Tiene, como dice el título de uno de los libros clásicos del tema, la máscara de la cordura.

AsesinosenserieProgramaVICAPHannibalLecter.jpgLos estudios psicológicos de Quantico pronto encontraron una nueva palabra para definirlos y los llamaron sociópatas por su incapacidad para convivir en sociedad. No pueden mantener una relación de pareja profunda y equilibrada, no sólo por la dificultad esencial de establecer relaciones interpersonales, sino por su vida sexual impersonal que sacrifica a la pareja sexual por apenas un orgasmo. Y a menudo ni eso, porque suelen ser impotentes o semimpotentes.
Tras la sucesión de estadísticas y la reunión de materiales muy diversos, se llegó a la conclusión espeluznante de que los castigos para hacerles cambiar de conducta son ineficaces con la química actual. No hay tratamiento. Han fracasado todos los intentos para hacer de un psicópata un hombre útil e inofensivo. Cuando salen en libertad, después de mucho tiempo de condena, a veces casi toda una vida, cometen nuevos crímenes en periodos que el FBI estima no mayores a un año.
En la mayoría de los casos los psicólogos en Quantico comprobaron también que existía un deseo oculto de ser descubierto, para provocar el miedo en la sociedad, que el psicópata confunde con respeto.
Y por último, también se encontró una característica frecuente. Para muchos de ellos sólo existe lo inmediato, y en consecuencia nunca están ansiosos por las consecuencias de sus actos. La ansiedad es precisamente un estado producto de temer qué pasará en nuestro futuro, a corto o largo plazo. ¿Cómo temer al futuro, si es algo que no existe? Esta falta de expectativa se relacionó con el descuido y la escasa previsión que pone un tipo de psicópata al matar. La cárcel o la ejecución, no existen para ellos hasta que se ven dentro.

La creación del perfil ha ayudado mucho en la localización de los asesinos y se continúa acumulando información porque el 75% de este tipo de asesinos está en Usamerica y en concreto, California posee la mayor tasa de asesinatos en la historia, seguido de Texas, Nueva York, Illinois y Florida. En Europa, los países más poderosos son los que poseen más asesinos seriales: Inglaterra, Francia y Alemania poseen casi el 70% de asesinatos en serie del continente.

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario