Cannes 2011: Una bella durmiente fallida, Tilda Swinton imponente, Nanni Moretti juega con los miedos de un pontífice e historia coral de policías

Cannes 2011: Una bella durmiente fallida, Tilda Swinton imponente, Nanni Moretti juega con los miedos de un pontífice e historia coral de policías

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (4 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Jornada de mujeres en una edición en la que cuatro realizadoras forman parte de la sección oficial a concurso. De momento, lo más apreciable de lo poco que se lleva de certamen ha sido “We need to talk about Kevin”, cinta de la directora Lynne Ramsay que adapta la novela homónima de Lionel Schriver. En ella Tilda Swinton está magnífica como una madre que sufre como su hijo es el responsable de una masacre en su instituto. Una película que se centra en la relación entre madre e hijo desde el momento en que el personaje de Swinton conoce que está embarazada. Un film duro, crudo y en el que Tilda Swinton logra una interpretación llena de matices, con sentimientos ambivalentes y con una ausencia de diálogos casi total, y poniendo todo su talento como actriz ya visto recientemente en películas como “Michael Clayton” (por la que ganó el Oscar) o “Yo soy el amor”. Swinton ya apunta a premio a la mejor actriz por este trabajo. En el reparto la acompañan John C. Reilly y Ezra Miller. Swinton se ha referido así al personaje: “uno de los primeros aspectos que me atrajo de la película fue la oportunidad de interpretar a un personaje tan interior como solitario. De alguna manera creo que ser padre o madre es como escribir una carta muy larga que nunca envías”.

Julia Leigh debuta en la dirección con “Sleeping beauty”, una especie de versión modernizada y oscura del popular cuento con tintes también de “Memoria de mis putas tristes” de Gabriel García Márquez. El film sigue a una Lucy joven estudiante, interpretada por Emily Browning, vista recientemente en “Sucker Punch”, que para ganar algo de dinero se mete en el mundo de la prostitución de lujo con unas curiosas condiciones, está prohibida la penetración y tendrá que permanecer anestesiada durante sus encuentros con sexagenarios millonarios. La película alcanza brotes psicotrópicos cuando la protagonista intenta descubrir que le ocurre durante esos sueños. No ha gustado, a pesar de ser una de las películas que más interés despertaba ante la originalidad de la propuesta. Además, la película está producida por Jane Campion que ya ganó la Palma de Oro por “El piano”. Emily Browning logra con su belleza mantener el interés frente a una estética erótico-festiva que pretende escandalizar.

Al final no ha sido para tanto. Italia estaba escandalizada por lo que contaba “Habemus Papam”, el nuevo trabajo de Nanni Moretti, pero Cannes ha puesto las cosas en su sitio. Los italianos (sobre todo la jerarquía eclesiástica, evidentemente) se tienen muy a gala el respeto a la figura de la institución vaticana y, por ello, los Papas no han tenido tanta dimensión cinematográfica como los reyes. “Habemus Papam” tiene en relación con una de las más recientes películas de ese subgénero, “El discurso del rey”, el reflejar el miedo y la frustración de una figura destinada a ser líder y a comunicar con sus seguidores. Si en la película de Tom Hooper esa inseguridad venía a raíz de un insufrible tartamudeo, en esta ocasión es el peso de la gran responsabilidad sobre los hombros de un hombre sencillo y no destinado para semejantes quehaceres, el que provoca que el Papa protagonista deje plantados a los fieles en el momento que tiene que salir al balcón de la Basílica de San Pedro dispuesto a dar un mensaje como sumo pontífice tras ser elegido por los distintos cardenales en el pertinente conclave. La película es más irónica que divertida y respeta más a la figura del Papa que a la de los cardenales que sólo buscan pasarse la patata pero manejar el poder en la sombra. Recuerda mucho a la citada “El discurso del rey” por esa relación que se establece entre el poderoso y el psicoanalista que atiende sus medios. El problema aquí es que la relación no está tan bien dibujada y equilibrada como en la película ganadora del Oscar. Es un trabajo menor de Nanni Moretti, ganador en Cannes de la Palma de Oro por “La habitación del hijo”, que se reserva el papel de psicoanalista sin terminar nunca de despegar a pesar de que la película parte de un estupendo y prometedor arranque. En cambio, Michel Piccoli lleva a cabo una sutil pero sólida interpretación, sencilla pero con matices, que le sube al carro de los posibles favoritos al premio. Al final, ni polémica ni una cinta especialmente destacada del director que fue mucho más hiriente con la figura de Berlusconi en “El caimán”. Moretti si que ha señalado que no ha habido ni apoyo ni oposición del Vaticano durante el rodaje de la película teniendo él que construir su propio universo papal.

La decepción de la jornada se centra en “Polisse”, cinta francesa dirigida por la actriz Maïwen que parece que tenía como único objetivo mantener la cuota de cine galo en el Festival. Hace referencia al término “policia” con el fallo ortográfico previsto. Una cinta, casi documental, que pretende reflejar el día a día de un grupo de policías tanto en su trabajo como en su vida personal centrándose el trabajo cotidiano de la Brigada de Protección de Menores (BPM) de la policía parisina resaltando temas como la indefensión o la pedofilia. “Me sedujo la pasión de esos policías por su trabajo. Comprendí rápidamente que cada uno de ellos tenía buenas razones personales para estar ahí”, dijo la directora. Demasiado floja y simple para participar en un Festival de esta categoría.

El morbo ha corrido a cargo del documental “Ejecución ilegal” que pretendía arrojar sombras sobre la muerte de Diana de Gales desde la perspectiva de Mohamed Al Fayed, padre de Dodi Al Fayed que pereció junto a Diana en su mortal accidente de tráfico. Evidentemente, simplemente pretende reflejar la tesis del magnate egipcio que no es otra que el apuntar que el accidente no fue una fatalidad del destino sino un asesinato intencionado. Ha habido algo de polémica en la rueda de prensa con momentos de tensión entre los medios británicos y el propio Al Fayed. Por su parte, “Restless” ha inaugurado la sección paralela Una cierta mirada siendo el nuevo trabajo de Gus Van Sant. Una cinta menor en la que habla del papel de la muerte a través de una joven pareja que vive su relación con el tiempo en cuenta atrás ante el cáncer que padece ella. Una película que pretende ser un canto a la vida y que está en un término medio entre el cine de autor y las películas más comerciales del director. Lo mejor sus interpretetes, Henry Hopper (hijo de Dennis) y la cada vez más en alza Mia Wasikowska, superando la media de un subgénero que ha ido desde “Love story” hasta “Mi vida sin mí”. “Hay en la película aun homenaje al cine francés, pero me di cuenta cuando estuvo terminada”, ha dicho el realizador, quien peina a Wasikowska como a Jean Seberg, convierte a Henry Hooper en un bohemio atemporal y titula la cinta casi como “Breathless”, título en inglés de “Al final de la escapada”.

Y ahora cuatro bellezas que han marcado estas primeras jornadas…

Mélanie Laurent, maestra de ceremonias de este año.

Rachel McAdams, una de las protagonistas de “Midnight in Paris”.

Uma Thurman destilando glamour y clase en el Jurado.

Una siempre estilosa Tilda Swinton.

Nacho Gonzalo (Coronado)

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario