Cine en serie: “Downton Abbey”, un culebrón con mucho estilo

Cine en serie: “Downton Abbey”, un culebrón con mucho estilo

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (8 votos, media: 5,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

El éxito de “Downton Abbey” nos ha pillado a todos un tanto por sorpresa, casi como si se hubiera colado por una rendija. Pocos podíamos imaginar que, a estas alturas, y con tantas series a nuestras espaldas, un producto de un género tan minoritario como el culebrón “histórico- clasistico-mediatardero” (menudo palabro que me acabo de inventar), pudiera alcanzar las cifras de espectadores que ha logrado en prime time, tanto en las islas británicas como luego más tarde aquí en España, a través de Antena 3. Y es que, si nos acercamos atentamente a sus engranajes, y especialmente a los pilares en los que se sostiene la serie, nos encontramos con todo tipo de excelencias y virtudes. Por un lado tenemos historias de amor y desamor bien construidas, retorcidas lo suficiente como para arrastrarnos con ellas hasta allí donde deseen llegar. También disponemos del misterio suficiente como para querer devorarlo con ansia pero sin llegar nunca a ser tan excesivo o tramposo como para atragantarnos con él. El drama familiar y muy coral (y blanco) de siempre, esta vez aderezado con unos toques de mala leche (y humor), y algo de picante en forma de diálogos sutiles y hasta irónico-lascivos. Las luchas de poder de los altos magnates por controlar sus status y posesiones trasladadas a criados y amas de llaves con grandes secretos, complejos, y debilidades. Y lo que es más importante, todo ello hecho con gran elegancia y una total falta de artificio, impulsado siempre con un ritmo trepidante completamente opuesto a lo que estábamos acostumbrados a ver en este tipo de series históricas. “Downton Abbey” ya no solo es una de esas series clásicas bien hechas como las de antes, ahora el estilo “Downton Abbey” mola. Como dirían los propios ingleses “Downton Abbey” es cool.

Aparte de lo que cuenta, y especialmente por cómo lo cuenta, el envoltorio que cubre el corazón y tripas de la serie es una autentica delicia para los ojos y los oídos. La producción y puesta en escena está atendida al mínimo detalle. La banda sonora te lleva en volandas de unas habitaciones a otras acentuando lo justo y quitándose del medio cuando no es necesaria. Y los actores y actrices escogidos para cada uno de los personajes están tan bien en sus papeles que parecen haber nacido para interpretarlos. Especialmente Maggie Smith que, más que una actriz especializada en personajes de época, parece un personaje de época especializado en interpretarse a sí mismo, siempre asombrosamente natural y certera en cada una de sus escenas.

Nos gusta “Downton Abbey” por la naturalidad con que se tratan las convenciones sociales de la época de los ricos de turno, y por lo bien retratados que están los criados y los lacayos y el honor que conlleva el servir en una casa de alta alcurnia. Porque se humanizan los tópicos y se les da corazón y alma. También nos gusta por la espontaneidad de sus diálogos, por la exquisitez con que están incluidos los hechos históricos del momento, y especialmente por cómo influyen éstos en cada uno de los personajes en particular, y en la trama en general. Y porque al fin y al cabo aunque no deje de ser un culebrón de tomo y lomo, no por ello deja de ser una serie muy cuidada en todos y cada uno de sus aspectos. En definitiva (y como dice el titulo de este post), “Downton Abbey” es un culebrón con mucho estilo.

Vídeo

Watanabe

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

reservoirblog - 27.05.2011 a las 11:23

Me ví esta serie… en dos días!! Un culebrón, sí pero… chic

Luz de Lourdes Araujo - 13.10.2015 a las 19:35

me fascino downton abbey y quiero seguir viendo todas las temporadas que siguen despues de la tercera, cuando la exhiben en netflix?

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario