Cine en serie: “El Ministerio del Tiempo”, ¿no parece española?

Cine en serie: “El Ministerio del Tiempo”, ¿no parece española?

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (4 votos, media: 4,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Hoy es el turno de una serie que está dando mucho que hablar; “El Ministerio del Tiempo”. Tampoco nos podemos olvidar de los Ministéricos, unos seguidores muy activos en las redes sociales. Este fenómeno fan es  habitualmente visto en los Estados Unidos y por estos lares no estamos muy acostumbrados a vivirlos. No son algo que subestimar, aún se recuerda la presión sobre los anunciantes que los seguidores de la serie “Chuck”. Gracias a ellos la serie continuó y disfrutó de un final digno.

“El Ministerio del Tiempo” es una gran serie y siendo políticamente incorrecto habrá que dar validez a los que comentan que “no parece española”. Detengámonos un momento ante esa expresión tan utilizada. Puede que en cierta medida tengan razón, la serie tiene una estética muy cuidada, se nota que le dan importancia a los pequeños detalles (recordemos que el demonio está en los detalles), trata un tema nada habitual de la ficción española y, lo más importante, no interviene Antonio Resines (crucemos los dedos para que así siga). Todo esto puede hacerle merecedora de la frase “no parece española”, pero en algunas cuestiones sí es española.

Lo primero que llama la atención cuando uno se enfrenta a una de nuestras series es la duración. Está claramente establecido en las series anglosajonas, no lo neguemos, son ellos los que mandan, que una comedia dura alrededor de 20 minutos y una serie dramática debe tener un metraje de entre 40 y un poco más de 50 minutos. Y no es una regla arbitraria, como todo lo que tiene que ver con el entretenimiento que llega del otro lado del Atlántico está meditado, probado y justificado. Es el tiempo necesario para presentar la trama y avanzar en ella sin tener que alargarla injustificadamente.

Los guionistas españoles se enfrentan al problema de tener que cubrir, como mínimo, una hora y diez minutos y eso les obliga a estirar la  historia con lo que se resiente el ritmo narrativo, deben introducir subtramas que no llegan a ninguna parte y se ven en la obligación de crear personajes que no aportan nada. En alguna entrevista Javier Olivares (creador de la serie junto a su desparecido hermano Pablo) se ha quejado de este asunto y ha relatado sus intentos de acogerse a los cánones USA, pero por lo visto los ruegos a los dueños de las cadenas no han sido atendidos. Aún así “El Ministerio del Tiempo” no se resiente en demasía, tiene un ritmo fluido y las tramas están suficientemente bien hilvanadas.

La otra cuestión que demuestra de donde son las series es el presupuesto. Desde el punto de vista monetario las cadenas quieren invertir lo mínimo y recibir un producto que enganche a un espectador que está acostumbrado a series como “Juego de tronos”, “House of cards”, “The Pacific” o “Hermanos de sangre”. “El Ministerio del Tiempo” sufre esos rigores presupuestarios y se nota a pesar del gran esfuerzo que realizan. Es de suponer que en el primer episodio de esta temporada hubiesen preferido enseñar la batalla de las tropas del Cid en vez de cortar cuando se abalanzaban contra los musulmanes.

ElMinisteriodelTiempoT0201

Volvamos ahora a centrarnos en los Ministéricos. Su existencia corrobora que hay un segmento de espectadores españoles que están deseosos de  series de calidad y cuando encuentran una se vuelcan en cuerpo y alma. La serie ha traspasado la pantalla y los interesados la viven como si fuera algo propio. La realización es impecable, los guiones bien resueltos y tiene ritmo, éste último es una de los problemas de los que más adolecen las series españolas que puede lastrar su futuro (véase el caso de “Carlos, Rey Emperador”).

Hay que alabar el atrevimiento de los responsables de la serie al sumergirse en la ciencia ficción y más concretamente en el azaroso mundo de los viajes en el tiempo. No es la primera serie que juega con la posibilidad de los viajes al pasado (“Doctor Who”, “Live in Mars”) pero hasta el momento ninguna española había sido capaz de enfrentarse a algo semejante. A pesar de vivir en un mundo global se agradece que lo que veamos en la pantalla sea cercano y ese es uno de los puntos fuertes. Es nuestra Historia la protagonista. Eso es una de las cuestiones que más acerca la serie a los fans, ven a unos personajes reconocibles y se pueden sentir más identificados con ellos que con un inspector de Baltimore.

En otra ocasión hablaremos de los personajes y el motivo de porque Pacino, el personaje interpretado por Hugo Silva, debe seguir en la serie en detrimento de Julián, un ser tan intenso y tan sufridor que en ocasiones llega a agobiar al espectador, pero eso será otro día.

Vídeo

Luis Guerra

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario