Cine en serie: Emmys 2011, ganadores para todos los gustos

Cine en serie: Emmys 2011, ganadores para todos los gustos

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (5 votos, media: 4,20 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Anoche se entregaron los premios Emmys 2011 con decisiones para todos los gustos y colores. Pero vayamos por partes. Lo primero decir que la gala fue bastante más amena y ágil de lo que me esperaba y eso ya fue toda una sorpresa agradable para mí. La presentadora (Jane Lynch) estuvo brillante y carismática, y la cadena que organizaba la gala (Fox), estuvo en todo momento a la altura de lo que se podía esperar de ella. Traerse a Ricky Gervais y Charlie Sheen para entregar dos premios importantes ya evidencia claras intenciones de poner un poco nervioso al personal. Pero no adelantemos acontecimientos y sigamos yendo por partes…

Como era de esperar, “Modern Family” se coronó como la comedia más galardonada del momento, aunque las sorpresas llegaron cuando los académicos otorgaron los premios de interpretación secundaria a Julie Bowen y Ty Burrell. El matrimonio más loco de la televisión actual (y también el más divertido), se llevo unos merecidísimos Emmys (son lo mejor de esta última temporada), por delante de nombres tan ilustres como el de Betty White o Ed O´Neill, o por encima de otros con más tirón como los de sus compañeros de serie Sofía Vergara o Eric Stonestreet. Más sonado y sorprendentemente ilógico es el que fue a parar a las manos de Melissa McCarthy por “Mike & Molly”. La oronda actriz se impuso a la favorita, Laura Linney, y a sus otras cuatro compañeras de nominación, en un original “paripé” que simulaba una gala de premios de belleza con las seis participantes sobre el escenario, y con coronación final al uso.

Y si lo de Melissa McCarthy fue de traca, lo del ninguneo a Steve Carell como mejor actor de comedia fue ya para echarse a llorar. Ocho nominaciones y ningún Emmy será el balance final para un actor que ha creado uno de los mejores personajes de la historia de la televisión. No digo que Jim Parsons y su Sheldon no lo mereciera, pero dado que ya le premiaron antes, y que todavía tiene muchos años por delante de serie, hubiera sido de recibo darle a Carell su tan merecido premio en su último año interpretando a Michael Scott. Hace poco dije por aquí que si Carell no ganaba cerraba el blog. Tal vez debería de hacerlo.

En las categorías de mini-serie o película de televisión (una categoría bastante absurda por el “todo vale” que supone para sus formatos), la que se llevó el gato al agua fue la británica “Downton Abbey” por encima de la favorita “Mildred Pierce”. La magnífica obra de la cadena ITV (que de miniserie tiene poco, por cierto), se impuso en la mayoría de las categorías importantes incluyendo la de mejor serie de este tipo (por llamarla de alguna forma coherente), en el de mejor dirección, y actriz secundaria para la incombustible y siempre genial Maggie Smith. Por su parte “Mildred Pierce” ganó en las candidaturas de mejor actriz para Kate Winslet (cómo no), y la de mejor actor secundario para otro actor de cine como Guy Pearce. Por su parte un casi irreconocible Barry Pepper por “The Kennedys” se impuso (injustamente) a pesos pesados como Greg Kinnear, William Hurt, Laurence Fishburne, Idris Elba, o al inconmensurable Édgar Ramírez (mi favorito), mientras yo me seguía preguntando dónde estaban esas dos grandes miniseries del año como lo son “Carlos” y “The crimson petal and the white”. Cosas de los premios supongo.

En cuanto a la categoría de drama, la cosa no pudo estar más repartida y estimulantemente incierta. Martin Scorsese (como no podía ser de otra manera) llegó a un medio nuevo, vio, y venció en su categoría como mejor director. Margo Martindale como secundaria en “Justified” repitió su merecido triunfo de los Critic´s Choice, y Peter Dinklage por “Juego de tronos” hizo lo propio en una categoría (la de actor de reparto en drama) en la que si hubiesen tirado una moneda al aire para decidir el ganador no hubiese importado ni lo más mínimo. Por su parte, la lógica se impuso en la candidatura de mejor actriz, con una Julianna Marguiles que en “The good wife” hace un papel descomunalmente sutil, mientras que la otra lógica, la de las grandes decisiones inesperadas, dieron la victoria a un Kyle Chandler (por la última temporada de “Friday Night Lights”) que, más que ser realmente merecida, lo que sí fue sin duda es muy aplaudida en toda la blogosfera seriéfila española. Como colofón, y ante cierta incertidumbre, “Mad Men” se impuso por cuarto año consecutivo como la mejor serie dramática del año. No me hubiera importado nada que hubiera ganado alguna otra como “Boardwalk Empire”, “Juego de tronos” o “The good wife”, pero por otro lado también pienso que tanta grandeza, finalmente y para mi deleite, no podía ser ignorada. Es lo que tiene ser tan buena.

Como curiosidades me gustaría resaltar los divertidos skeches protagonizados por Jane Lynch, en los que participaron muchos de los grandes actores televisivos del momento. Esos momentos musicales con varios actores de comedia cantando al unísono. El momento Ricky Gervais, con la incertidumbre de si la volvería a liar o no como lo hizo en los Globos de Oro (finalmente se quedo en algo bastante light). Y sobre todo me quedo con el gélido recibimiento (casi se podía cortar el aire) a un Charlie Sheen que llegó para presentar una candidatura y aprovechó para pedir perdón por su comportamiento a su manera. En definitiva y como he dicho premios para todos los gustos. Escojan ustedes los que más les gusten.

Watanabe

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario