Cine en serie: “Mindhunter”, el análisis de la mente criminal

Cine en serie: “Mindhunter”, el análisis de la mente criminal

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (4 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Cuando el asesino en serie más encantador que cabría imaginar, Ted Bundy, se confesó culpable de sus crímenes, dijo algo que sólo él entendía bien: “Somos sus hijos, somos sus maridos, somos los que están en todas partes… Y claro, mañana muchos de ustedes van a amanecer muertos”. Esas confesiones fueron parte de las notas para el libro “El que lucha con monstruos”, el bestseller de la criminología psicológica, cuyo título se inspira en una cita de Nietzsche: “Los que luchan contra monstruos deben cuidarse de no acabar convertidos en uno de ellos”. Por primera vez se emplea el término “serial killer” porque su autor era un gran aficionado a las series de televisión que vivían su primera oleada de éxito en los 70: “Cada semana te veías obligado a ver otro episodio porque al final del anterior había un momento de gran suspense. No era un final satisfactorio porque aumentaba la tensión”.

El psicólogo comprendió que la misma insatisfacción se producía en los casos que estudiaba. Un gran placer durante el acto y un final que conducía a la necesidad de otro capítulo. Por lo tanto los bautizó “serial killers”.

RobertResslerRobert K. Ressler, el autor del libro, es uno de los tres personajes reales que usa esta serie de diez capítulos. Él es el psicólogo y criminólogo al que consultó la Administración de Reagan, cuando se decidió hacer algo con los asesinos recurrentes. Ressler accedió a colaborar en un departamento nuevo del FBI bautizado como Unidad de Ciencias del Comportamiento, creadora de los perfiles que hoy son lugar común para cualquier aficionado al cine o la televisión.

La policía no sabía cómo encontrar a ese tipo de criminal porque no entendían el móvil y todavía los buscaban siguiendo los métodos convencionales: huellas dactilares, sangre, semen y cualquier elemento que ayudara a identificarlos. Ressler se enfrentó a una resistencia casi total a su propuesta de introducir la psicología porque los mandos que tenían que aceptarlo consideraban que ellos no eran psicólogos ni sociólogos y su misión consistía únicamente en perseguir a los delincuentes. Ressler les hizo ver que, de los 20.000 asesinatos anuales, una tercera parte era cometida por asesinos sin los motivos que los agentes estaban acostumbrados a buscar para cerrar los casos.

John-E.-DouglasEl segundo de los personajes inspirados en la realidad es John E. Douglas, uno de los primeros colaboradores y discípulo de Ressler, director de una unidad de élite de crímenes especiales durante veinte años que fue el creador de la victimología. “A diferencia de lo que ocurre en el crimen clásico, donde por lo general el motivo está fuera del cuerpo de la víctima, en los asesinatos seriales el motivo es el cuerpo. Más de una vez he dicho que lo que hago a la hora de analizar un crimen es muy parecido a lo que hace un buen actor a la hora de prepararse para un determinado papel. Los dos nos encontramos ante una escena (en el caso del actor un guión, en mi caso un crimen) y entonces nos concentramos en la superficie de las cosas y de las palabras, e intentamos ver qué es lo que quieren contarnos en el fondo”.

Douglas acuñó una frase que se hizo célebre entre los especialistas, “si quieren entender al artista deben analizar su trabajo”, pero hizo realidad la frase de Nietzsche y se tuvo que retirar del FBI cuando empezó a sufrir disfunciones de conducta.

Maestro y alumno, Ressler y Douglas, además de escritores y conferenciantes, han sido asesores de novelistas como Thomas Harris, de películas como “El silencio de los corderos” o “Copycat”, y de series como “Expediente X”. La televisión ofrece abundancia de “serial killers”, alguna como “The closer”, están basadas íntegramente en la psicología criminal. Al fin y al cabo un estudio llevado a cabo por la Academia estadounidense de Pediatría descubrió que a los 18 años un joven actual ha visto de media 200.000 actos de violencia en la televisión.

Mindhunter02

“Mindhunter” nos ofrece el comienzo de una idea que se inició con entrevistas a muchos criminales encerrados en cárceles americanas, buscando patrones de conducta. Se fueron comprobando coincidencias que orientaban a los investigadores. Por ejemplo, si el rostro de la víctima es irreconocible, por golpes o mutilación, indica en la mayoría de los casos que el asesino y su víctima se conocían. Cuando se encuentran en el lugar de un crimen sangriento indicios como una bañera recién limpiada, indica que probablemente el asesino salió hace menos de seis meses de un psiquiátrico.

La serie huye del morbo; apuesta por los personajes, tanto los investigadores como los asesinos que entrevistan; y es más cinematográfica de lo habitual en este género. Tras la sucesión de estadísticas y la reunión de materiales muy diversos, se llegaría años después a la conclusión espeluznante de que los castigos para hacerles cambiar de conducta eran ineficaces con la química actual. No hay tratamiento. Han fracasado todos los intentos para hacer de un psicópata un hombre útil e inofensivo. Cuando salen en libertad, después de mucho tiempo de condena, a veces casi toda una vida, cometen nuevos crímenes en periodos que el FBI estima no mayores a un año.

Mindhunter04

En la mayoría de los casos los psicólogos en Quantico comprobaron también que existía un deseo oculto de ser descubierto, para provocar un miedo en la sociedad que el psicópata confunde con respeto. Y por último, también se encontró una característica frecuente. Para muchos de ellos sólo existe lo inmediato, y en consecuencia nunca están ansiosos por las consecuencias de sus actos. La ansiedad es precisamente un estado producto de temer qué pasará en nuestro futuro, a corto o largo plazo. ¿Cómo temer al futuro, si es algo que no existe? Esta falta de expectativa se relacionó con el descuido y la escasa previsión que pone un tipo de psicópata al matar. La cárcel o la ejecución no existen para ellos hasta que se ven dentro.

La creación del perfil ha ayudado mucho en la localización de los asesinos y se continúa acumulando información porque el 75% de este tipo de asesinos está en Estados Unidos y, en concreto, California posee la mayor tasa de asesinatos en la historia, seguido de Texas, Nueva York, Illinois y Florida. En Europa, los países más poderosos son los que poseen más asesinos seriales: Inglaterra, Francia y Alemania poseen casi el 70% de asesinatos en serie del continente. “Mindhunter” está basada en el libro “Mindhunter: Inside FBI’s Elite Serial Crime Unit” de Mark Olshaker y John E. Douglas.

Mindhunter03

Carlos López-Tapia

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario