Cine en serie: “The big C”, una comedia triste

Cine en serie: “The big C”, una comedia triste

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (7 votos, media: 4,57 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Como ya le dije a un telespectador más, para su entrada sobre la serie que publicó en su blog, “The big C” es una comedia triste pero ante todo una comedia. La serie nos muestra la aventura de vivir cuando se está tan cerca de perderlo todo. Un pedacito de esperanza rota hecha de con trozos de risas, secretos, y optimismo que, más que deprimirnos o dejarnos emocionalmente para el arrastre, juega continuamente a levantarnos el ánimo con su tono desenfadado y lúcido, pero igualmente firme, certero y sobre todo realista. Una vez recién comenzada la segunda temporada, y sin haber visto ni una sola imagen de la susodicha, hecho la vista atrás, y continuo diciendo que…

… “The big C” es alegre sin perder de vista ni un momento a la tristeza, positiva sin quitarle ni un ápice de oscuridad al duro problema que trata, y emotiva sin caer nunca (o mejor dicho casi nunca) en la lágrima fácil. Emociona porque de una manera natural te conecta con los personajes, y nunca te fuerza a quererlos como suelen hacer otro tipo de series (y no quiero mirar hacia ningún lado). Una mezcla perfecta de sensaciones agridulces con sabor a esperanza, que deja un exquisito regusto en la retina a ficción de calidad, contándonos en su esencia que lo importante no es el problema que uno tenga, por muy grande que sea éste, sino más bien qué vamos a hacer nosotros para enfrentarnos a él, y si vamos a ser capaces o no de coger las riendas de nuestra propia vida por muy poco que nos quede de ella.

“The big C” es cáncer y risas, una extraña pero muy efectiva combinación de géneros, que sale muy bien parada de dicha confrontación porque tiene muy buenos personajes, y sobre todo porque tiene una muy interesante historia que contarnos sin caer en grandes aspavientos ni excesivas exageraciones. Nuestros protagonistas se nos acaban haciendo entrañables a la fuerza, a base de buenos diálogos, grandes interpretaciones de sus actores (maravillosa y magnética Laura Linney), y especialmente por las disparatadas y originales relaciones que surgen entre éstos, que nunca dejan de sorprendernos y emocionarnos, a la par que nos hacen reír, y hasta nos descojonan de vez en cuando en alguna que otra ocasión en que logran salirse de madre con estilo.

Ya sea la propia Cathy, o su infantil marido, pasando por el hermano indigente y anti sistema, la vecina cascarrabias, e incluso el hijo “toca huevos”, aunque muchas veces no les comprendas, o directamente sea imposible hacerlo, todos ellos se te acaban colando en el bolsillo (y un poco en el corazón) al final del relato. Quizá la oronda alumna negra se quede un poco fuera de juego a veces, pero hasta en los momentos en que desentona parece haber un por qué oculto que la disculpara. Puede que no aporte demasiado al conjunto pero tiene sus momentos, y hasta a veces parece que ayude a impulsar la trama. Caso aparte es nuestro queridísimo “Luther” (Idris Elba) que, más que ser un personaje importante para la serie, a lo que está realmente es a alegrar la vista del personal, y ayudar a Cathy (y vaya si le ayuda) a sobre llevar un poco mejor su reciente y nefasta enfermedad.

“The big C”, como también “Shameless”, su actual compañera de canal, es el reverso oscuro e incierto de la desesperanza, con unas gotitas de azúcar para que sepa mejor, y unas cuantas cucharadas de luz y color para no perderse entre tanta melancolía. Es la mueca torcida del payaso que ríe. O lo que es lo mismo, una dramedia típica de Showtime que se esfuerza por hacernos pasar un buen rato, sin más artificios que el de mostrarnos una buena historia en primer plano, contándonosla con la mayor sinceridad y el mayor divertimento posible sin recurrir a demasiados desmadres como suelen hacer otras series de la misma cadena.

La única duda que me deja es qué nos contarán en la segunda entrega que, así de primeras, tal y como terminó la temporada anterior se me antoja totalmente innecesaria. En cualquier caso ya tenemos episodios nuevos para salir de dudas. El que los haya visto que levante la mano y de paso deje un comentario al respecto. Sin duda, se lo agradeceremos tanto mí querido Teo como el que escribe.

Vídeo

Vídeo

Vídeo

Vídeo

Watanabe

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Petro - 20.07.2011 a las 20:37

Muy buena crítica, yo sobre la serie ya dejé mis impresiones en el foro, concuerdo contigo en muchas cosas, aunque yo creo que la serie es más dramática que cómica (aunque a veces depende del capítulo que veas).

La segunda temporada parece que está gustando bastante, así que por el momento no hay de que preocuparse.

watanabe - 20.07.2011 a las 22:55

La dramedia es lo que tiene. Nunca sabes muy bien hacia donde se inclina y eso es lo bueno. Está bien que por lo menos la segunda temporada sepa hacia donde ir ( de momento).

homais - 01.11.2011 a las 15:44

la sensación de esta serie es que, de alguna manera , la protagonista no va a acabar muriendo de cáncer… algo asi como en breaking bad, que sobre todo el cáncer y la muerte parecian la motivación para saltarse todas las normas del protagonista en la primera temporada y sin embargo, a partir de la 3º y 4º temporada parece que la enfermedad no existe….

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario