Cine en serie: “The Carmichael show”, una fórmula bien aplicada

Cine en serie: “The Carmichael show”, una fórmula bien aplicada

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (2 votos, media: 5,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

El formato de las sitcoms al uso, las de sofá en salón familiar me refiero, parece no tener fin. Eso sí, dependen terriblemente de algún actor carismático o elenco coral muy bien armonizado para que resulten graciosas y, en definitiva, cumplan su cometido, que no deja de ser el de “sit” (sentados en el sofa) y “com” (comedias, esta última es la parte complicada). Algunas de mis preferidas durante los últimos años como podrían ser “The king of Queens”, que catapultó a su actor principal Kevin James a la fama aún pasando de puntillas por nuestro país, o “Todo el mundo quiere Raymond”, mismo caso, o “Seinfield” e incluso “Friends” siempre se han caracterizado por frescura, dinamismo en los diálogos y unos grandes guionistas que conseguían hacer de lo normal algo hilarante.

En el caso de “The Carmichael show” (ya anunciada su renovación para una segunda temporada y con muy buenos ratings en los primeros episodios estrenados en Agosto) todo esto se cumple, aunque tiene un punto muy importante y a destacar que la actualiza frente a sus competidoras y que puede ser lo que la haga triunfar por encima de ellas; la constante referencia a temas políticos y de actualidad americanos. Lo que para algunos podría resultar una manera de limitar audiencia o bien cerrarse puertas (hablamos dentro del público americano, no creo que sea una serie con intención de expandirse fuera de su territorio, sería complicada de seguir sin estar al día de lo que pasa al otro lado del mar) a ellos les ha funcionado. Con lo que parece un “target” de público muy determinado (cuando la veas entenderás a lo que me refiero), esta serie de NBC puede traer muy buenos momentos a la televisión.

c2

Muy importante, y algo que deseamos hagan todas las sitcoms, en los primeros segundos de la serie se nos advierte que ha sido grabado delante de un público real, es decir, nada de risas enlatadas y favoreciendo el trabajo actoral en la serie. Delante de gente de verdad y con una dinámica al grabar las escenas que resulta muy natural (incluso se pueden detectar algunos fallos o cómo se pisan los actores en algún momento dado) y que seguro que es más gratificante para el actor y mil veces más divertido para el espectador.

Basada en la familia del propio comediante Jerrod Carmichael (actor principal de la serie, como no podría ser de otra manera), su relación con su novia y sus padres al irse a vivir con ella desata toda una serie de situaciones y de enfrentamientos entre ellos que reflejan tanto los caracteres más tradicionales de la sociedad americana (con gran peso de los valores religiosos principalmente en la figura de su madre, Loretta Devine, “Anatomía de Grey”) como de la convulsión política y social que supuso la entrada de Obama al poder y una nueva forma de ver y entender la política, acercándose a la gran mayoría de los ciudadanos (la figura del padre, David Alan Grier, “Bad teacher”). Como ya hemos dicho, con constantes referencias a la vida actual y social de la sociedad americana moderna, la serie toma los ideales contemporáneos y menos idealistas de los yanquis (los más reales al fin, los que afectan al bolsillo principalmente) y los presenta al espectador buscando la sincronía y conexión con sus propias ideas o con lo que está actualmente “en la calle”. Y es esto, como hemos dicho antes, lo que la hace tan especial, ese atrevimiento a decir lo que piensa la gente, lo que esperan del voto y de sus acciones día a día y de cómo ciertos ideales han dejado paso a una visión mucho más funcional de ver la vida.

c3

Con una primera temporada de seis episodios, esta serie creada por el propio Carmichael y Nicholas Stoller creo que tiene papeletas para colarse en rankings de mejores comedias y conseguir grandes cosas si consigue crecer y hacerse un hueco entre el humor en Estados Unidos. Criticada por algunos por centrarse en clichés un tanto sobreutilizados (la madre religiosa chillona, el padre que parece sólo decir tonterías, etc…) no creo que sea una fórmula que nos aleje de lo importante que es un buen trabajo de los actores a la hora de interpretar su papel (o de interpretarse a sí mismo, como es el caso de Jerrod) y de que al final de ver el episodio creamos que realmente era una familia real americana y no un pastiche de elementos que por si solos podrían tener gracia en una “ensalada” de estereotipos facilones ya que estoy seguro que en América multitud de familias se sientan a ver la serie y comentan cómo ellos ya hablaron de ese u otro tema que aparece en el episodio o recuerdan cómo uno de los personajes se parece tanto a algún miembro de su propia comunidad.

Vídeo

David Volcano

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario