Cine en serie: Tres placeres culpables muy femeninos

Cine en serie: Tres placeres culpables muy femeninos

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (9 votos, media: 4,67 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Nunca se nos ha dado bien escucharlas. Es cierto. No digo que la cabecita nos hiciese “miau miau miau miau” como a Homer mientras nos explican la diferencia entre Louis Vutton y Louboutin ni que solo conectemos cuando ella nos pregunta “¿Qué es un fisting vaginal?” (por supuesto con el susodicho E.L. James en la mano y crema de puerro en las mejillas), pero no siempre tenemos claro que los despedazamientos de “Juego de tronos” no les mola tanto como los despellejes (figurados, obviamente) en “Sexo en Nueva York” (Winter is coming… to El Corte Inglés). Por ello, quiero hablarte de mi lado femenino y de cómo me comunico con él. Lo dice alguien que ha visto las aventuras y desventuras de Serena y Blair de cabo a rabo (si, 6 temporadas de fiestas imposibles e idas y venidas de novios en el mundo de “Gossip girl”). Es lo que yo llamo (copyright excluded) “series Divinity”.

The client list (drama)

Nuestra primera serie “rosa” es una adaptación de una TV movie con el mismo nombre y protagonizada por la misma actriz. Cuenta la historia de Riley Parks (Jennifer Love Hewitt) quien, viéndose abandonada por su marido, Kyle Parks (Brian Hallisay) y con dos hijos, decide retomar sus estudios de masajista y buscar trabajo, encontrándolo en un “selecto” local. La chispa de la serie se la da el hecho de que el referido “spa” donde trabaja Riley se dedica a… tachan tachan… finales felices (pero con clase, por supuesto tratados con la mayor discreción por parte de dirección/produccion de la serie).

La difícil situación financiera de Riley la obligara a… bueno …eso. Si a esto le sumamos una relación afecto/amorosa con el hermano de su marido, y las dificultades por la estrecha línea que separa lo legal de lo ilegal en su centro de trabajo, tenemos las líneas argumentales por las que discurrirá la primera temporada (10 episodios).

¿Qué te parece?. A primera vista parece más atractiva a ellos que a ellas. Pues bien, un complejo entramado de madre coraje, cuñado guapísimo enamorado de la prota y madre/abuela que le da cache a la serie (Cybill Shepherd) hacen que 2´8 millones de espectadores estén cada día pegados a la tele para ver las peripecias de nuestra masajista preferida, seguramente la mayoría femeninos (junto a sus maridos/parejitas haciendo como si no la ven). El hecho de que el desfile de cachas, tabletas y hombres uniformados sea abundante supongo que “encamina” la serie hacia ese sector de la población aunque la señorita Hewitt no escatima en desfiles de lencería por pantalla.

Para ellas: Entretenida, chicos guapos y cierta dosis de culebrón “a la americana”.

Para ellos: JLove y punto. Junto a Sarah Michelle “Buffy” Gellar, uno de los iconos de juventud de, estoy seguro, una gran parte de los lectores. Para aquellos mas frikis, la simple conexión Jack (Matthew Fox) / JLove en “Party of five” tiene que ser suficiente para ver unos cuantos episodios y engancharse.

En definitiva: Una serie fácil de digerir (10 episodios en la primera temporada) en la que el desfile de “clientes” y sus excentricidades le dan un punto extra a lo ya dicho.

Hart of Dixie (drama/comedia)

Bueno, la historia no es la más original jamás contada (doctora de ciudad se traslada a consulta de pueblo, “Doctor en Alaska”/”Doc Hollywood”) y quizás la trama no sea “Homeland”, pero esta serie no persigue eso tampoco.

“Hart of Dixie” nos traslada a la ciudad (ficticia) de Bluebelle, Alabama, donde recae la doctora Zoe Hart (Rachel Bilson) venida directamente desde Nueva York y siguiendo los pasos de su difunto padre y médico de la misma ciudad. Sus primeros pasos irán encaminados a conseguir encajar en una sociedad que, si bien hubiese sido muy fácil de delimitar tirando de clichés (“gente de pueblo”), consigue captar nuestra atención precisamente por lo original de sus personajes. Así el alcalde Lavon Hayes (Cress Williams) es un retirado quaterback de la NFL que vuelve a su pueblo natal (y tiene como mascota un cocodrilo). La pareja de chicos que formarán el triángulo amoroso (of course, dije Divinity) son Wade Kinsella (Wilson Bethel), el camarero-malote-mujeriego-simple-pero-buenorro, y George Tucker abogado-encantador-comprometido-inteligente-pero-buenorro.

Y cerrando el cast principal, la que será archienemiga de nuestra pobre y desvalida Zoe, Lemon Breeland (Jaime King), en lo que vendría a ser la versión de pueblo de capitana de animadoras y, por supuesto, prometida de George. Llegando a eclipsar en algunos momentos a la propia Rachel Bilson, su personaje es capaz de despertar nuestra simpatía gracias a su acento sureño, maquiavélica mente y el oscuro secreto que oculta.

Para ellas: Además de contar con dos de las IT Girls del momento, el estilo folky de las protagonistas y ciertos giros del triángulo amoroso (no tan típicos) hacen de esta serie un “must” en nuestra tvpedia.

Para ellos: Summer es Summer (el personaje que tenía Rachel Bilson en “The OC”) y la hemos visto disfrazada de Leia, pero no solo nos interesa eso, ¿verdad?. El guión es relativamente original y es una serie que no se hace en absoluto pesada, easy-viewing como me gusta llamarlo.

En definitiva: Si, lo afirmo, yo me he reído viendo esta serie y no siempre he sabido lo que iba a pasar en el siguiente episodio (algo bastante difícil a estas alturas de la vida), dale una oportunidad, no te defraudará.

The Carrie diaries (drama)

Lo mejor (ejem) para lo último. ¿A quien no le supiera a poco 6 temporadas interminables, y dos películas de Carrie, como para hacer una precuela? (modo ironía on). Pero intentemos ser un poco objetivos ya que es innegable el legado que dejaron las cuatro chicas de Manhattan.

Carrie Bradshaw (AnnaSophia Robb) es una pequeña chica de Connecticut que se acaba de quedar huérfana de madre y plasma sus frustraciones, ideas y sentimientos en un diario. Por supuesto, su máxima aspiración es la de salir de su pequeña ciudad, ver mundo y, al parecer, rodearse de la élite artística, cultural y de la moda en la gran manzana. Ligeramente forzada en cuanto a estereotipos de los 80, precisamente eso puede ser uno de los alicientes para muchos (para mí por ejemplo) ya que aparentemente está bien documentada y ambientada, lo que no quita que parece que todo el mundo iba con hombreras y de amarillo por la calle.

La historia se desarrolla entre las historias de juventud de nuestra protagonista y los “líos de instituto” normales de cualquier teenager con la llegada de Carrie a Manhattan, aparentando ser alguien que no es y entrando en un círculo de perfomances, fiestas y desfiles del momento por casualidad. Si a esto añadimos un padre viudo con dos hijos en plena época de “preguntas femeninas” y una voz en off como narración, ¡voilà!.

Para ellas: Al igual que muchos vimos “Prometheus” buscando respuestas, es una buena salida para antiguas “sexoennuevayorkeras” que intentaran dibujar ese espíritu atormentado para las relaciones que era Mrs. Bradshaw. Destaca también el intento de captar a nuevas generaciones y los estilismos de la época.

Para ellos: Esta ya se hace un poco más complicada, sobre todo para aquellos que no podíamos con “Los cuatro jinetes del apoca-lipstick”, aunque la banda sonora ya es en sí un acierto suficiente y seguro que aprendemos algo de Warhol que no sabíamos

En definitiva: Creo que ha empezado más floja que las anteriores pero tiene mucho recorrido y una base de fans ya creada que la pueden hacer importante.

Y ahora me voy a tomar un Cosmopolitan en mi bañera mientras leo el blog de Paula Echevarría y pongo el último episodio de “Fringe” para llorar con… bueno… ya sabes qué. Por cierto, es muy importante para mi saber si las habéis visto y que os han parecido. Probadlo, sentaos junto a aquella/aquel que amáis y visionad alguna al mismo tiempo que me escribís opinando sobre las mechas californianas.

Y la semana que viene…

“Nashville”, quizá no seas de música country pero te aseguro que esta serie tiene muchas cosas para caerse del caballo, vaquero.

David Volcano

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario