Cine en serie: Varias razones para ver “Big love”

Cine en serie: Varias razones para ver “Big love”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (8 votos, media: 4,75 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Recién terminada de ver la cuarta temporada de “Big love”, y tras recomendar “Spartacus”, en el último post de mi blog personal “Hablemos en serie”, creo que es un buen momento para volver al mismo formato, y llamar así la atención sobre esta serie que creo no tiene demasiados adeptos y sin duda los merece. La multi-familia mormona de la HBO, ha pasado un poco como de puntillas por la cadena, a pesar de haber dejado unas cuantas nominaciones y reconocimientos por el camino, y a pesar también de estar considerada como una de las joyas ocultas del canal, posiblemente cegada por  luces más brillantes de otras series de más tirón comercial. Ahora que sus responsables han anunciado  que la quinta temporada pondrá punto final al viaje interior de la familia Henrickson, aprovecho la ocasión  para dejarte unas cuantas razones por las cuales merece la pena embarcarse en esta aventura televisiva tan peculiar. Abre bien los dos ojos, y resintoniza tu radar seriéfilo, porque esta serie te aseguro merece la pena…

Por las interpretaciones de sus actores y la variedad de sus personajes

CineenserieBigloveRazones01Bill Paxon es Bill Henrickson, un acaudalado empresario de Utah que vive con sus tres mujeres en tres casas contiguas. El actor muestra a la perfección toda esa ingenuidad proveniente de sus creencias religiosas, y a la vez nos hace ver la contundencia y el poderío de un tipo que se ha hecho a sí mismo lejos de los fanatismos de la comunidad mormona en la que creció. Jeanne Tripplehorn es Barbara Henrickson, su condición de primera esposa la dota de ciertas responsabilidades y privilegios que la actriz sabe explotar a la perfección en un papel que luce especialmente en las reuniones familiares. Chloë Sevigny, es Nicki Grant, posiblemente la actriz mejor dotada de todo reparto (nominada a los Emmy), que da una clase magistral en cada uno de sus episodios. Su histeria y ambigüedad moral es uno de los mejores atractivos de la serie, y sus momentos “dejadme en paz” todo un alarde de interpretación y contundencia actoral. Y finalmente, Ginnifer Goodwin es Margene Heffman, una muy ingenua tercera esposa, cuya trasformación emocional es una de las más notables e interesantes de entre todas las sufridas por las esposas de Bill. Estos cuatro actores conforman el núcleo de la serie y la dotan de gran complejidad gracias en parte a que cada una de sus interpretaciones son tan sutiles como tan diferentes y complejos son sus personajes. También habría que destacar a Harry Dean Stanton como Roman Grant (el profeta), y Matt Ross como Alby Grant (hijo de éste), los dos líderes de la comunidad mormona de Salt Lake City en diferentes épocas, cuyas magnificas y oscuras interpretaciones son la salsa picante de una receta de múltiples y variados sabores. 

Por ser un drama familiar muy original y diferente

CineenserieBigloveRazones03Todos sabemos lo que un drama familiar de los de toda la vida puede ofrecernos y hasta donde pueden llegar sus complicadas y azarosas relaciones interpersonales. “Big love” multiplica sus posibilidades al cuadrado, retorciendo las normas y convencionalismos del género, hasta llevarlo a lugares inexplorados que resultan tan interesantes, en gran medida, por la originalidad y perspectiva de su propuesta seriéfila. Las  armas que utiliza pueden parecer sencillas pero no lo son. En su primera temporada (quizá la más light) se nos muestra principalmente la rutina diaria de la familia, con sus normas de conducta, reglas, y dificultades, todas ellas propias de una familia polígama, formada principalmente por un acaudalado empresario y cabeza de familia, y sus tres esposas (con sus respectivos tropecientos mil hijos) a cual más compleja y diferente. Esta primera temporada sirve de introducción y presentación de los personajes, y es sólo el preámbulo de una auténtica odisea emocional y familiar, que llevará más adelante a cada uno de sus protagonistas a cuestionarse sus más arraigadas creencias, y a replantearse de nuevo y por completo todas y cada una de sus motivaciones existenciales.

Por tener una banda sonora excepcional que multiplica la experiencia de las emociones

Si hay un apartado técnico que destaca sobremanera, ese es el apartado musical. La excelente banda sonora compuesta por Mark Mothersbaugh, David Byrne (líder de Talking heads), y Anton Sanko, es una auténtica delicia sonora que se va adaptando a las diferentes situaciones de la trama, potenciando y subrayando de manera sutil y sublime cada una de las imágenes y emociones de la serie. A veces delicada, otras hermosa, y muchas intensa, inquietante o apasionada, todas las notas que acompañan a las tramas siempre se saborean tanto o más que cada uno de los acontecimientos que vemos en pantalla.

Por desplegar un ritmo trepidante que casi no deja respiro alguno

CineenserieBigloveRazones04Si alguien piensa que “Big love” es una serie tranquila y auto reflexiva que vaya cambiando de idea. El hiperactivo y extresadísimo Bill Henrickson, es el eje central de la serie, y como tal, él y su estado de ánimo arrastran constantemente a ésta  a una vorágine de situaciones complejas y comprometidas que convierten en ocasiones a “Big love” en una serie de un no parar constante y adictivo. Tampoco me entiendas mal, no es que sea “24”, pero muchas veces lo parece, especialmente cuando las tramas se cruzan, se interconectan, o hasta se embisten unas a otras, con tal intensidad y ritmo vertiginoso, que alguna que otra vez hace falta una pequeña reflexión para condensar toda la información recibida, especialmente después de haber visto alguno de sus episodios más trepidantes.

Porque cuando se vuelve oscura (y tenebrosa) la serie deja sus mejores momentos

Es cierto que “Big love” tiene sus limitaciones (especialmente cuando se dispersa demasiado y se va por los cerros de Úbeda, tampoco te voy a engañar), pero también lo es que  muchos de sus personajes son tan complejos y perturbadores que cuando éstos mandan en la trama la serie se vuelve tan inquietante como lúgubre. Todo lo que rodea a la comunidad mormona de la que Bill escapó hace años, es un auténtico hervidero de situaciones ennegrecidas y perversas  que provocan en el telespectador una sensación de resquemor que da como resultado ”un mal rollito de narices”. Son este tipo de personajes, con su amenazante personalidad, los que compensan y potencia la historia de amor y desamor de los Henrickson, llevando al conjunto de la serie a una dimensión desconocida que la hace parecer mucho más atractiva y cautivadora de lo que podría haber sido de no tener a este tipo de personajes. Puede que “Big love” algunas veces no encuentre su tono, y otras se pierda entre sus diferentes frentes abiertos, pero cuando se vuelve oscura es de lo mejor que ha dado la televisión americana en los últimos años. Y si no me crees compruébalo por ti mismo. Descubrir cual de las madres-esposas de Bill es tu favorita es muy fácil, solo tienes que darle al play.

Vídeo

Watanabe

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Selva - 09.12.2010 a las 23:42

Excelente tu informe! Me encanta Big Love; la sigo desde el primer capítulo y ya la estoy extrañando antes de que termine. Creo que podría seguir varias temporadas más; es un oasis dentro de tantas series iguales, repetidas; me hizo pensar y conocer todo un mundo que ni sabía que existía, el de la poligamia occidental. Es muy abre-mente!

Watanabe - 10.12.2010 a las 19:44

No sé si será tan realista en cuanto a la cultura polígama de Utah (muchas voces desde allí se alzaron en contra de la serie), pero desde luego una visión interesante y diferente si que es. A ver si nos regalan un buen final para la serie.

OsKar108 - 15.03.2011 a las 19:48

Solo vi los 3 o 4 primeros capítulos cuando los emitió Canal+, y no se realmente por qué no vi más, ya que me estaba gustando. Ahora que ya se que es la última temporada me planteo en un futuro (ya veremos si cercano) verla en v.o.s.e. e ir viéndola a mi ritmo.

¡Saludos!

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario