Desmontando a Sigmund: Chicos, chicas y viceversa

Desmontando a Sigmund: Chicos, chicas y viceversa

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (6 votos, media: 5,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Después de cuál es el origen y el devenir del universo, las preguntas que más veces se debe haber formulado el ser humano son aquellas relacionadas con el asunto de las relaciones amorosas y amatorias. Todo el mundo vierte opiniones cada día sobre esto, algunas meditadas, otras simplemente calcadas, siguiendo el paradigma de la época las más veces. En este sentido, nuestros días son famosos por el nuevo rol femenino. Existe una apuesta clara por equiparar al hombre y a la mujer en todas sus expresiones, lo cual creo que requiere de matices. No me interpretes mal, no hablo de derechos y es ahí dónde quiero llegar. Se mezcla la necesidad de igualdad de derechos, indiscutible, con la igualdad de comportamiento, más que cuestionable.

Mi modesta opinión versa que, por fortuna, la mujer ha conseguido, en muy buena parte, la libertad que anhelaba en las épocas de brutal patriarcado (al menos así se define de puertas hacia afuera, me gustaría también que un día se hablara del poder que ha tenido históricamente la mujer de puertas para adentro, en muchos hogares), no obstante, aún trata de adaptarse a esta nueva situación, se revela como un poco novata y le cuesta pilotarla. De esta manera, ha acabado por adoptar el recurso más sencillo, el de la venganza contracultural: “¿Ah, sí?. Pues ahora como los tíos…”. En cualquier caso, confío en que algún día ambos sexos evolucionen lo suficiente para tomar esto de las relaciones, de una manera más sensata, tal cómo son, alejada de cuentos de hadas, prejuicios, y manipulaciones de todo tipo en función de otros intereses. Como relaciones contractuales para el progreso individual, familiar y de la especie, sin renunciar al placer, al cariño, y a lo que no hace sentirnos bien y humanos.

Existen numerosas evidencias científicas, y demostraciones empíricas cotidianas que apoyan mi argumento. Obviamente, no recuerdo detalladamente cada uno de los experimentos. Valga por el momento esta síntesis;

1) Se han comprobado diferencias cerebrales inter-género de carácter estructural, pero aún más funcional, dentro de la conducta amorosa-sexual. Por ejemplo, se sabe que los hombres utilizan en mayor medida regiones cerebrales relacionadas con los circuitos visuales. Al someter a individuos de distinto género a la contemplación de cuerpos desnudos de sexo contrario, mientras se les realizada una resonancia magnética funcional, los hombres registraron mayor actividad en tales circuitos visuales.

2) La psicología social parece haber demostrado la influencia de distintos factores motivacionales a la hora de escoger pareja. La cuestión del posible embarazo, supone la suficiente inversión de tiempo y de recursos biológicos para la mujer, como para que se sopese de manera suficientemente intensa el tiempo de demora necesario para establecer relaciones a medio-largo plazo. Así mismo, ellas parecen tener bastante en cuenta la cuestión de los recursos económicos. Unas veces de cara al posible sustento de la unidad familiar futura, otras veces porque estos recursos pueden garantizar una vida social activa. Esto último no significa que siempre se espere que el hombre actúe de “pagafantas”, simplemente que al menos podrá garantizar el pago de su propio gasto a la hora de realizar planes comunes.

3) Existe una evidencia evolutiva incuestionable. Uno de los dos sexos debía poner límites. Si ambos hubieran tenido el mismo interés por las relaciones físicas, teniendo en cuenta la satisfacción y placer que estas aportan, nunca se habría salido de la cueva, y habríamos perecido de inanición, como perece la rata a la que tras colocarle un electrodo estimulante en su “núcleo accumbens” (uno de los centros del placer), no deja de tocar la palanca que activa tal electrodo, rechazando incluso el alimento a su lado.

¿Cómo no os iba a recomendar alguna película para meditar sobre todo esto?. Aquí te dejo la que convenció a los productores de “House” para contratar a Charline Yi. Una pequeña joya pseudodocumental que fascinó también a Sundance en 2009. Desconozco si llegó a estrenarse aquí o resulta tan desconocida como lo fue en su día, “Comizi d ´amore”, el sí real documental de Pier Paolo Pasolini que data de 1965.

Vídeo

Vídeo

El fenómeno de las nuevas formas de relación humana es, evidentemente, una cuestión global, pero en algunos países con una profunda tradición histórica alternativas a la occidental, a la vez que en continuo crecimiento y desarrollo, cobra mayor interés.

La obra maestra del cine para adolescentes, o adolescentes de veinte y treinta y tantos, “Ai no mukidashi (Exposición de amor)”, así lo pone de manifiesto, narrándonos la historia de Yu, el joven hentai (pervertido), para algunos conocidos suyos, en la búsqueda de su Dulcinea personal, mientras sortea presiones sociales de todo tipo.

Vídeo

Del mismo país recibimos también en su día a “Kuuki ningyo (Muñeca hinchable)”, la historia de amor entre este personaje de látex y su dueño, que abre del debate sobre prácticas amorosas, individualistas y alejadas de la interacción humana que comienzan a florecer por aquellos lugares.

Vídeo

Parece que este curso cinematográfico va a tener más de un homenaje a la cuestión de los traumas sexuales. Todo comenzaba con “Un método peligroso”, luego vino “Shame” y, por último, llegó “Hysteria” el pasado 8 de Junio.

Todos los estudiosos del cerebro, empezando por el mismo precursor de la psicología clínica, como ya sabes, el Dr Freud, aún sin él saber que estudiaba el cerebro ni que estudiaba psicología, han mostrado un interés capital en la sexualidad. Sobretodo, y en tanto en cuanto, esto suponía la posibilidad de hacer negocio al respecto. Sí, indudablemente el sexo tiene un peso importantísimo en la motivación natural humana, a ello le dedico un capítulo importante dentro de mi libro (¡toma cuña!) y es precisamente cuando se desvía de lo natural, lo que quiera que sea eso de “natural”, cuando trae problemas. Cuando hablo de naturaleza, me refiero al hecho de lo que realmente un hombre o una mujer realmente anhela, necesita o desea, sin estar alienado por un exceso o defecto de información. Y es que hemos pasado de una sociedad absolutamente cateta en materia sexual a una sociedad sobreinformada con datos erróneos, mitos, leyendas y estereotipos artificiosos, atléticos, snobs y superficiales a imitar. En todo ello ha tenido un papel fundamental, la tecnología, la ciencia y/o la pseudociencia, y por supuesto los medios de comunicación. Todos estos factores han pasado de ser incipientes a omnipresentes, y han contribuido a educarnos en materia de sexualidad, bajo mi punto de vista, de manera no del todo acertada.

En cuanto a como paliar este tipo de problemas, yo no tengo dudas, sólo se necesita una información equilibrada y correcta. Para ello, están los profesionales, pero mucho ojo, no todos, compara bien, y elige mejor. ¿Que cual es el mejor?. Aquel que no te cuente milongas, sino maneras realistas y humanas de descubrir cómo funcionamos. Te darás cuenta en seguida.

Vídeo

Vídeo

Por último, recordarte que tienes también mucha información sobre esto en mi libro publicado en Amazon, “Psicobiografía de un habitante de Gypsyland”.

Adrián Ramos Domínguez

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario