“El fundador”

“El fundador”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (5 votos, media: 4,60 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

La web oficial.

El argumento: Biopic del creador de McDonald’s. En los años 50, un vendedor de Illinois llamado Ray Kroc conoció a los hermanos Richard y Maurice McDonald, que llevaban una hamburguesería al sur de California. Impresionado por la velocidad del sistema de cocina de su hamburguesería de San Bernardino, Kroc visualizó el potencial de la franquicia y hábilmente se fue posicionando para arrebatárselo a los hermanos y crear el hoy imperio de un billón de dólares. Así nació McDonald’s.

Conviene ver: “El fundador” es la historia del cumplimiento del sueño americano en forma de uno de los grandes imperios por las que se define el capitalismo e imperialismo de Estados Unidos. La creación de McDonald´s tal y como lo conocemos gracias a la ambición y al empeño de un comercial perdedor y mequetrefe que encuentra un filón en la revolucionaria idea de dos hermanos que sentó las bases de la comida rápida. Una cinta que se pasa de amable y que no indaga en la sátira que supone una cultura alimenticia basada en la comida basura y en cómo Kroc se apropió de la idea no con tan buenas artes como se nos quiere hacer creer y de una manera muy similar a lo que hicieron los protagonistas de “La red social” o “Steve Jobs”. El oscuro retrato del emprendedor a cualquier precio se acaba comiendo a la vulnerabilidad y lástima que genera el vendedor a puerta fría. Un omnipresente Michael Keaton, un voraz y populista tipo sin escrúpulos precursor de Trump, es lo mejor de una película demasiado amaestrada por parte de un director como John Lee Hancock que en su cine se suele quedar en la superficie sin buscar ardua polémica ni atisbos de mayor calidad sin posicionarse en si el protagonista es héroe o villano.

Conviene saber: Nuevo trabajo de John Lee Hancock (“The blind side”, “Al encuentro de Mr. Banks”).

La crítica le da un SEIS

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Javier - 12.03.2017 a las 23:26

He visto la película. He de decir que Michael Keaton debió haber recibido la nominación al Óscar. La película es él y está genial. Habla mucho, lo vemos abatido, eufórico, desagradable, odioso, calmado, confiado, enamorado, manipulador, triunfal, histriónico. Domina bien el lenguaje verbal y no verbal y especialmente convence en los primeros planos. Una actuación muy buena que da 10 vueltas a la de Cassey Affleck. No sé si es que la Academia tiene algo en contra de él.

Tengo el deseo de que el retorno de Keaton lo lleve un día a un Óscar. Como su personaje, que a los 52 encontró el triunfo, también el actor debería seguir luchando por el Óscar, el de la academia o el de verdad, que no es otro que el paso del tiempo y que éste te reivindique como uno de los grandes.

Estoy de acuerdo con que la película se queda demasiado en la superficie de una sátira que habría dado tanto juego. No sólo las malas artes que Keaton desgrana en una escena en la que dice claramente lo que es el capitalismo estadounidense: “una guerra en la que rata come rata” o “los contratos son como los corazones, están para romperse”. Dos frases al teléfono que retratan el Trumpismo que los EUA siempre han llevado dentro y que ha sido la clave de su fundación ex nihilo. No hay más que ver “El renacido” o “Comanchería” para oír frases en las que uno capta como se construyó ese país, sobre un oceano de sangre y guerra.

Ciertamente no puede mostrarse positivamente una película que te revuelve el estómago: Comida basura sintética, grasa e industrial como base de la dieta que ha generado la epidemia de obesidad que aflige a los EUA, el derroche que supone el usar y tirar de los embalajes, el engaño de usar batidos en polvo, el robo de la idea a sus verdaderos creadores, la manipulación de un negocio alimentario para que, de facto, sea inmobiliario y así exprimir a los franquiciados. Pero lo peor es sin duda el transformar valores como la religión, la familia y conceptors profundos para convertirlos en dinero vendiendo además comida basura. Mayor prostitución de ideas profundas no cabe. La verdad es que si uno entiende esos temas, abordados en diferentes escenas aunque superficialmente, entonces ya entiendes que la crítica múltiple al timo americano está ahí.

A mi me gustó mucho la actuación de Keaton y me repugnó lo que la película de facto muestra si uno se fija y así lo entiende y que es más vigente que nunca.

FRANCISCO RODRÍGUEZ HERRERA - 14.03.2017 a las 23:17

Estoy de acuerdo con Javier. Keaton hace una gran interpretación, merecedora de un Oscar.
En cuanto a la pelicula, me ha dejado un regusto amargo, la perdida de los derechos de los verdaderos creadores de la idea, los hermanos Mac´Donalds, que al final no pueden usar ni su propio nombre. Una frase de uno de los hermanos: “Hemos metido al lobo en el gallinero” lo define todo. La falta de escrúpulos y el todo vale me recordó a El Lobo de WallStreet de Scorcesse.En fin, eso es lo que hay

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario