Las listas de Moriarty: Directores polémicos

Las listas de Moriarty: Directores polémicos

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (4 votos, media: 5,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

No hay nada mejor en el mundo para ocultar la mediocridad de un producto (sea el que sea) que rodearlo de un halo de misterio. Y si además queremos que esa “mierda pinchada en un palo” tenga éxito, tenemos que añadirle a la ecuación un gran cantidad de polémica. No falla. En el mundo del cine hay verdaderos especialistas en esta estrategia y recurren a ella en cada estreno de sus películas. Ser galardonado con la etiqueta de “polémico”, podría parecer que se trata de una maldición pero, sin embargo, te puedo asegurar que muchos donarían el dedo meñique de su mano izquierda por pertenecer a ese nuevo Club Bilderberg, donde la lista de afiliados crece año tras año.

Lo polémico, lo rebelde, lo contestatario, está en boga y más en estos tiempos que corren, donde las cabezas pensantes que nos dirigen quieren que todos seamos fotocopias los unos de los otros y que nadie se salga de la línea de lo establecido. Sin embargo, muchos “creadores” se aprovechan de esta moda para sobrevivir en este mundo, únicamente por su condición de rebelde, aunque detrás de eso realmente no haya nada.

Como si se tratara de un remake de una película clásica, desde hace años se está consolidando una generación de directores que parecen una versión superlativa de todos los escándalos de los años del Hollywood clásico, donde la mayoría de estrellas se retroalimentaban de escándalos y affaires dignos de telenovelas, con tal de seguir “en el candelabro”. Que había que tener un romance con todo el reparto de una película, pues que corra el bulo. Que había que convertir el set de rodaje en una cata de drogas, pues se está tardando en publicar. Que había que hacer una declaración en contra de cualquier raza, religión, clase social, etc… sin venir a cuento, pues que me abran los micrófonos.

Como dijo Salvador Dalí, uno de los grandes polemistas de la Historia: “Lo importante es que hablen de ti, aunque sea mal”.

Nota a pie de página: Manda huevos que yo esté escribiendo y criticando veladamente a todos estos acólitos de la polémica por la polémica, cuando yo mismo soy el máximo exponente de esta técnica chusca y zafia…

Lars Von Trier

Uno de los máximos exponentes de esta nueva casta de controversistas. Su lista de meteduras de patas es interminable. Se autodenominó como el mejor director de la Historia del cine (y punto), se declaró en medio del Festival de Cannes de 2011 a favor de alguna de las ideas de Adolf Hitler, prácticamente llegó a las manos con Björk durante el rodaje de “Bailar en la oscuridad”, mató en pleno rodaje de “Manderlay” a un burro, se tatuó en el puño de su mano derecha la palabra “fuck”, etc…

Su última ocurrencia ha sido estrenar “Nymphomaniac”, su nueva película pseudopornográfica donde afirma que hay escenas de sexo real, el día de Navidad y de paso ha convertido a una de las actrices de cine X en la protagonista. Querido Lars, hay que ser muy bueno para estar tan loco y para mí, en cada película, estás involucionando en tu personaje del celebrities de “Muchachada Nui”.

Oliver Stone

Él se define así mismo como “un  director con alma de historiador” y eso, junto con su participación en la Guerra de Vietman, le han convertido en uno de los directores más reivindicativos y bulliciosos del mundo de Hollywood (lo que ha hecho ganarse no pocos enemigos). Durante su primera época como director, su foco estuvo dirigido a las consecuencias de la guerra vietnamita en la sociedad americana (“Platoon”, “Nacido el cuatro de julio”, “El cielo y la tierra”), para luego ir poco a poco dirigiendo su mirada a los embrollos de los diferentes gobiernos americanos (“JFK”, “Nixon”, “W”). En la actualidad, y quizás en su “peor momento de forma”, se ha convertido en un adalid de las revoluciones sudamericanas, y desde que rodó ese tríptico encabezado por “Comandante”, “Looking for Fidel” y “South of the border”, su filmografía ha perdido calidad con bodrios de tal calibre como “Alejandro Magno”, “World Trade Center” o “Wall Street 2: El dinero nunca duerme”. Veremos qué es capaz de hacer con ese documental que lleva preparando desde 2010: “Estoy trabajando en un documental de 12 horas de duración que se llama “La historia nunca contada de Estados Unidos” (…) En esta serie demostramos cómo varios, no todos, pero algunos intereses americanos financieros apoyaron a Hitler y Mussolini”.

Michael Moore

De nombre Michael, de apellido “Polémico”. Todas sus películas (documentales) han removido conciencias en la pusilánime sociedad americana, pero ha sido especialmente en Europa donde ha encontrado a sus acólitos seguidores. Si con “Bowling for Columbine” mostró el mundo que se esconde detrás de la poderosa maquinaria armamentística con el trasfondo de la matanza del instituto de Columbine (y de paso le permitió ganar un Oscar), con “Fahrenheit 9/11” dejó en evidencia a la Administración del presidente Bush destapando todos los tejemanejes que se cocían (y se siguen cociendo) en los despachos de la Casa Blanca y el Pentágono. Aunque con menor éxito, también atacó en 2007 y 2009 el sistema no-sanitario americano y a los culpables de la crisis económica, respectivamente.

Michael Moore se ha convertido en víctima de su propio personaje y ha perdido la frescura y el impacto de sus inicios. Si quiere mantener su status actual, le recomiendo que estudie la evolución del anteriormente conocido como “El follonero”, actualmente D. Jordi Évole.

Mel Gibson

Más de una y de dos veces le ha perdido la lengua (y el alcohol) al bueno de Mel. Sus salidas de tono antisemitas han conseguido oscurecer sus buenas interpretaciones en algunas películas y sobre todo, las películas que ha dirigido. Si ya “Apocalypto” fue considerada “ofensiva y racista para los mayas”, la guinda del pastel se la llevó su versión de “La pasión de Cristo”. Por un lado, los ultraconservadores católicos la tildaban de “violenta y antisemita”, mientras que la comunidad judía llegó a censurar a los críticos augurándole un gran éxito. Está claro que no es fácil gustar a todo el mundo, pero mucho más difícil es poner de acuerdo a toda la sociedad en odiarte (“La pasión de Cristo” ha sido considerada como la película más controvertida de todos los tiempos, seguida por “La naranja mecánica” de Stanley Kubrick)

Mel, Mel, Mel, con lo que molabas en “Mad Max” y en “Arma letal”, y ahora mírate. Una buena temporada en el Tíbet (o en su defecto en una clínica de desintoxicación tanto del “alpiste” como de esas paranoias pseudoreligiosas) y el control férreo de un buen asesor de imagen no te vendrían mal…

Stanley Kubrick

No hay lugar a la duda que su meticulosidad, perfección y genialidad a la hora de realizar sus películas, le han hecho ganarse la consideración de uno de los mejores directores de la Historia. Otra cosa muy distinta, sin embargo, son todos los rumores, leyendas urbanas y demás cuentos chinos que le han hecho ganarse la consideración de loco, lunático, tirano y desequilibrado. Su trato con los actores y actrices con los que ha trabajado dan fe de su espíritu enfermizo al hacerles repetir escenas cientos de veces, únicamente con el fin de conseguir sacarles de quicio y obtener la actuación que él buscaba (una técnica muy “hitchcockiana”).

Pero lo que más me llama la atención de sus películas, es la cantidad de supuestos mensajes que dejó ocultos en sus largometrajes (de ser verdad todo la mitad de lo que se dice, más que polémico era  un enfermo), especialmente todo lo relacionado con el montaje de la llegada del hombre a la luna que él mismo se encargó de rodar en un hangar del desierto americano. “Houston, de ser verdad, tenemos un problema…”.

“El mal nunca duerme, simplemente se echa la siesta”.

James Moriarty

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario