Recordando clásicos: Eleanor Parker, la actriz todoterreno y poco conocida

Recordando clásicos: Eleanor Parker, la actriz todoterreno y poco conocida

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (8 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

Eleanor Jean Parker nació el 26 de Junio en Cedarville, Ohio. Es la menor de tres hermanos, su padre era profesor de Matemáticas. Eleanor supo, desde muy temprana edad, que deseaba dedicarse a la actuación, comenzó de niña haciendo sus primeros pinitos en obras escolares. Estaba tan segura de su provocación artística que, con 15 años, empezó a hacer teatro en Massachusetts. Cuando representaba una obra en el teatro Rice, un cazatalentos de la Fox estaba entre el público y le ofreció hacer una prueba, pero Eleanor en ese momento la rechazó porque quería adquirir más experiencia y formación antes de dar el salto a la gran pantalla.

Más tarde se trasladó a California para continuar sus estudios de interpretación en el Pasadena Playhouse. Repitió suerte y entre el público estaba otro cazatalentos, en esta ocasión de la Warner, que le ofreció otra prueba, pero Eleanor de nuevo la rechazó porque pretendía terminar su primer año en el Playhouse, en aquel momento ella contaba con 18 años. Cuando el curso llegó a su fin, Eleanor se puso en contacto con la Warner para aceptar esa prueba, firmó un contrato con ellos y dos días después ya estaba rodando. Consiguió un pequeño papel en “Murieron con las botas puestas”, pero su interpretación fue cortada en la sala de montaje. Finalmente, debutó en “Busses roar” (1942).

En 1943, participó en una de las grandes superproducciones de la Warner, ”Misión a Moscú” de Michael Curtiz protagonizada por Walter Huston. Eleanor interpretó a su hija en la película y con este papel ganó notoriedad y conoció a su primer marido Fred L. Losse en el set, el matrimonio fue breve y duró menos de un año. Se casó 4 veces y tuvo 4 hijos (Susan Eleanor Friedlob, Sharon Ann Friedlob, Richard Parker Friedlob y Paul Clemens).

Eleanor Parker es una de las pocas grandes actrices del Hollywood dorado que todavía sigue viva (Olivia de Havilland, Joan Fontaine, Maureen O’Hara o Eva Marie Saint, son algunos de los ejemplos más destacables) y, de hecho, este año, ha cumplido 91 años. Nominada al Oscar en tres ocasiones por ”Sin remisión” (donde está brillante en un papel muy complejo), ”Brigada 21” (dándole la réplica de manera sobresaliente a un grande como Kirk Douglas, cinta que hizo que me fijara por primera vez en ella) y por ”Melodía interrumpida” (una historia muy convencional y de superación personal que tanto les fascina al público americano pero ella destaca como siempre), no gozó de mucha suerte en su irregular carrera cinematográfica, relegada a papeles femeninos que acompañaban a la estrella masculina principal de turno, no tuvo muchas ocasiones de mostrar ampliamente su enorme potencial y talento. Poseía una gran versatilidad, se manejaba con facilidad entre registros dramáticos y más ligeros (”Scaramouche” es un ejemplo perfecto de esto), era luminosa en pantalla y tenía una elegancia innata. En definitiva, una presencia especial y una de esas actrices clásicas, no tan conocidas como otras, que merece mucho la pena ir descubriendo.

Eleanor Parker era una actriz todoterreno y poco reconocida, de la que siempre se podía esperar un buen trabajo. Los años 40 fueron una época de aprendizaje actoral para esta actriz ya que, aunque trabajó con los actores más populares de la época (como Errol Flynn en ”Nunca huyas de mí” de 1947), se trataban, en su mayoría, de películas menores de corte romántico, en las cuales apenas podía brillar interpretativamente hablando y se explotaba su incuestionable y sensual belleza más que su evidente talento. Eleanor pretendió en su carrera escapar constantemente del encasillamiento y ser valorada como una gran y versátil actriz, lo que cualquier intérprete generalmente desea que no es otra cosa que ser tomado en serio.

La década de los 50 supuso su etapa de mayor esplendor artístico, en la cual demostró ampliamente que era mucho más que una cara bonita, encadenando películas bastante recomendables, como la irregular y arriesgada ”El hombre del brazo de oro”, las anteriormente citadas ”Sin remisión”, ”Brigada 21” y ”Scaramouche” e, incluso, incursionando en el western con ”Fort Bravo” de John Sturges o ”Un rey para cuatro reinas” del genial Raoul Walsh. A partir de los años 60, su presencia cinematográfica sería notablemente menos frecuente. Hasta que finalmente, en 1969, poco después de contraer matrimonio con Raymond Hirsch, se despidió del cine con la cinta de terror ”La gata en la terraza”, dirigida por David Lowell Rich.

Entre sus películas, destaco especialmente “Sin remisión”, “Brigada 21” (del siempre magnífico William Wyler) y ”Con él llegó el escándalo” (donde está estupenda haciendo de esposa de Robert Mitchum en un gran drama familiar). Uno de los elementos más interesantes de “Cuando ruge la marabunta” es ese ambiente de tensión sexual a punto de explotar entre Eleanor y Charlton Heston (esa dinámica de pareja amor-odio está ya vista, pero está bien llevada), además del gran trabajo de ella, pero como película no me parece gran cosa, no me entusiasma.

Al final de su carrera, colaboró en series o miniseries de televisión e hizo pocas películas. Su última cinta fue en 1979 “Sol ardiente” junto a Farrah Fawcett. Entre sus trabajos más conocidos de cara al gran público (quizá menos cinéfilo o amante del cine clásico) está su Baronesa de “Sonrisas y lágrimas” (1965).

Espero que algún día los Oscar, ya que no la premiaron en su momento por “Sin remisión”, dándoselo a la que menos se lo merecía de las cinco ese año (Judy Holliday por “Nacida ayer”), cuando cualquiera de las otras se lo merecían mucho más porque estaban impresionantes, le den el honorífico. Si es en vida sería lo ideal, ya que por lo menos sería una pequeña manera de reconocer lo excelente actriz que era y de rendirle homenaje.

Por último, si este pequeño texto ha servido para que te entre la curiosidad y te animes a visionar algunas de las películas de esta joya de actriz (me refiero a los que la conozcan poco), me doy por satisfecha.

Tu prima.
Yuna

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Raisa - 28.11.2013 a las 00:19

Soy fan de ‘The sound of music’, pero con el tiempo, la Baronesa me parece mucho más genial y glamurosa, que la meliflua de María.

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario