Sitges 2017: De una isla perdida a Takashi Miike

Sitges 2017: De una isla perdida a Takashi Miike

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (Sin votaciones)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

Empezamos el día con “La piel fría”, adaptación de la novela de Albert Sánchez Piñol por parte Xavier Gens. Nos traslada a la época de la Primera Guerra Mundial, a una isla remota y perdida (con la misma orografía que alguna de las Islas Canarias) donde conviven dos personas, un farero y un oficial atmosférico de la Royal Navy.

Por el día todo es normal dentro de lo que cabe, pero por la noche salen unas criaturas (mezcla entre Abe de “Hellboy” y la Dren de “Splice”) del fondo del mar, medio humanas medio anfibias con la única intención de matarlos. Y así día sí día también. La soledad de los protagonistas y la locura a la que lleva una situación tan extrema se reflejan muy bien en la cinta.

La segunda del día era “The maus”, debut en el largo del asturiano Yayo Herrero, que nos traslada a los bosques de Bosnia en un film rodado en inglés, alemán y serbocrota. La película falla totalmente en su inicio, no te puedes creer el planteamiento inicial por mucho que quieras, pero obviando eso la peli es bastante aceptable. Una pareja (ella bosnia, él alemán) se pierden en un bosque bosnio de camino al aeropuerto de la capital, justo un bosque plagado de minas del conflicto balcánico, justo ellos que vienen de enterrar a los familiares de ella que fueron asesinados en ese conflicto y que recientemente encontraron la fosa donde estaban. Y justo ella no puede estar en esos bosques por todo lo que allí le sucedió. Y le echan la culpa al GPS, por favor.

Una vez perdidos comienza la odisea por intentar salir de allí junto con la “ayuda” de una pareja de cazadores serbios. La película te angustia y te agobia debido a los planos tan largos que hay y con un pusto de vista centrado por detrás de la cabeza de los protagonistas, y muy cerrados, para que no veas el bosque. Eso lo transmite muy bien. Al final, es una representación del conflicto que tantas muertes tuvo lugar en esa parte del mundo. Un debut arriesgado.

MAUS

Por la tarde empezamos con “A boas maneiras”, película brasileña que le da una vuelta de tuerca bien dada al mundo de los licántropos. Empieza con una relación lésbica de asistenta del hogar con su jefa y va dando un vuelco hasta convertirse en lo que es, no digo nada más por no destripar la que sucede (que no se cuenta en la sinopsis).

Y ahora viene el dilema si se ha hecho en serio como un drama y les ha fallado por todas partes, las risas en el auditorio fueron bastantes y bastantes seguidas, o pretendían hacer una semicomedia escondida entre el drama que vive la protagonista. Sea como fuere, nos reimos y nos la pasamos bien, y vimos algo diferente.

A boas maneiras

Luego nos fuimos a la sala Tramontana y vimos, según uno de los programadores del Festival que presentó la película junto a la directora, una de las mejores películas, por no decir la mejor, que se iban a ver este año, así tal cual. “Marlina the murderer in four acts”. Y se pasó pueblo y medio.

Para ser un western (o estern que dijo la directora) actual indonesio hay que darle mucho mérito, tiene una fotografía muy buena, una dirección notable, y una banda sonora que recuerda mucho (salvando las distancias y los instrumentos) a los spaghetti western de antaño. Pero de ahí a que sea lo mejor del festival, no. Trata de una historia de venganza por parte de la protagonista, que en verdad tampoco es venganza, son cosas que le van pasando en su camino a la comisaría de policía para denunciar el allanamiento sufrido en su casa. Muy destacable la forma en la que muere la gente, no hay pistolas, sólo machetes muy largos y grandes.

Marlina

Y terminamos el día con el maestro. Con Takashi Miike, uno de los directores más amados de este Festival. En esta ocasión nos traía, a la sección oficial, la adaptación de “Blade of the inmortal”. Por lo poco que conozco del manga, está bastante bien adaptado.

Historia de samuráis y venganza, con eso y Miike ya sobra todo lo demás. Muertes y más muertes, combates y luchas por doquier y toda la sangre y violencia que nos podamos imaginar. Se me hizo un poco larga (140 minutos) ya que quiere adaptar mucho y flojea en algunas partes intermedias con demasiados diálogos y partes insulsas. Todo ello compensado con un combate final que duraba una media hora.

Blade Of The Immortal

Tu primo.
Spooky

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario