Sitges 2019: La traca final

Sitges 2019: La traca final

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (Sin votaciones)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

Hoy ya ha sido el último día para mí, se termina la sección oficial y vemos la de clausura (no es ese orden precisamente).

Empezamos el día con la clausura de la sección Òrbita, “5 e il numero perfetto” de Igort, ilustrador de cómics italiano que adapta una de sus mejores obras a la gran pantalla. La cinta es una historia clásica de mafiosos, con Toni Servillo en un papel que interpreta a la perfección de un gánster retirado que vuelve para ejecutar una venganza.

Con una fotografía (de Nicolaj Brüel) y una recreación del Nápoles de los 70 muy conseguida, como si fueran las imágenes de la propia novela gráfica, tiene violencia por doquier (como era de esperar) pero, sin perder la compostura y las formas que el propio Servillo se encarga de remarcar en todo momento, él es un gánster clásico, de los de otra época, de los que ya no había en los 70, y siempre fue un señor.

Buena película para la clausura de Òrbita, esa sección a que en el próximo año deberé de ponerle más intereses, la encuentro más atractiva que la 0ficial, pero para eso deberé de seleccionar las de la sección oficial (ya no las podré ver todas) y dejar los pases no competitivos. Uff.

La siguiente era una de mas esperadas por los asistentes de esta edición, no por la historia en sÍ (adaptación de un relato de Lovecraft), ni por su puesta en escena, efectos y fotografía (todo muy bonito y onírico), ni por su supuesto terror (mas bien poco), ni por el director (Richard Stanley, ese que profano “La isla del Doctor Moreau” con Brando), no, nada de eso, el público fue a ver al gran Nicolas Cage (amado por todos los del Festival y más tras su visita del año pasado) haciendo un papel de padre de familia al que se la va la olla (esto me suena) debido a un meteorito que cae en su granja y empieza a emitir colores nunca vistos en el espectro humano a hasta ahora.

Los colores terminan infectando todo lo que tocan y provocando mutaciones y locuras. Recomendable película con Cage haciendo de Cage, es lo que nos gusta, y muy disfrutable en pantalla grande. Por cierto, era (por si no lo has adivinado) “Color out of space”, adaptación de “El color que cayó del cielo”.

Y luego era el primer pase de la película clausurará de la sección oficial, acto que es el sábado por la tarde. El Festival no merece una cinta tan floja (y mala) como “The vigil” para la clausura, aunque viendo la media general de este año, no desentona demasiado.

“The vigil” es una cinta de supuesto terror, en algún momento si que lo tiene pero a base de subir más y más la música y hacerla mas estridente, porque trata de una noche en una casa oscura (menos darle al interruptor de la luz) donde el protagonista va a velar a un muerto hasta que llegue por la mañana los de la funeraria. Esta practica la realizan los Shomer en la religión judía, que son todos los que aparecen en la cinta y es en el entorno en que desarrolla. El protagonista es un judío ortodoxo que ha perdido la fe debido a una tragedia sucedida hace muchos años (y la pierde recientemente, ¡que cosas!), y dentro de esa vigila, un imán amigo suyo, espera que la pueda recuperar.

El fallecido tenía un espíritu maligno que lo poseyó y que ahora está en la casa, esperando.  Con todo esto, unos cuantos sustos previsibles y malos, y alguna escena que da vergüenza se construye un relato pobre, sin gracia y sin interés. Algún día habrá una clausura digna de este Festival.

Tras la clausura tocaba la película conocida aquí por todos como ¨la de la nevera¨ y es que la verdadera protagonista de la cinta es una nevera, se llama “Yves”, debut del francés Benoît Forgeard.

La cinta es una comedia muy especial, o te encanta o la odias, a mi me ha encantado. Y las dos opciones son totalmente lógicas y coherentes, aunque suene a extraño. La película es una bizarrada con una crítica brutal de los peligros del internet de las cosas y de cómo podemos terminar (es como un capítulo de “Black mirror” pero malo y con partes de vergüenza ajena).

El protagonista es un joven rapero sin ningún éxito, que vive en casa de su abuela y que sólo sabe cantar sobre drogas y sexo, intenta crear algún éxito pero ni por asomo. Se apunta a un programa piloto de una nevera (porque le regalan la comida) y aquí empieza todo. La nevera es más que inteligente, se hace su amiga, su compañera, le enseña a componer y le crea las canciones para que se haga famoso, y se hace. Luego se enfadan y la nevera lo demanda por los derechos de autor, y gana la nevera. Y los electrodomésticos van al Festival de Eurovisión (lavadoras, cafeteras…) ya que todos son inteligentes y los adoramos.

Al final, muchos de ellos terminan en una protectora de electrodomésticos ya que sus dueños los abandonan al poco tiempo, son demasiado inteligentes, lo saben todo de nosotros y nos suplantan perfectamente en las redes sociales. A mi me ha parecido una crítica brutal de hacía donde vamos, eso sí, has de entrar en la cinta y en el tipo de humor que tiene. Si hubiera sido un poco mas corta y con un tono mas generalista sin perder toda su crítica, tendría menos rechazo.

Tras la nevera tocaba la asiática “Samurai marathon”, que no son varias pelis de samuráis juntas (lástima) sino una con samuráis que corren. La cinta está dirigida por Bernard Rose (el cual la ha presentado como si nada, como si la presentara cualquier otro director, no tenía fans por doquier vitoreándolo ni nada por el estilo, cosa muy rara ya que Bernard fue quien escribió y dirigió “Candyman”). Así mismo, la banda sonora es de Philip Glass, la fotografía de Takurō Ishizaka y el montaje de Mako Kamitsuna, como ves todo un gran elenco para darnos una gran película.

Nos relata la historia real sucedida cuando el Comodoro de los Estados Unidos Mathew Perry (no es familiar del actor) llegó con sus barcos negros a Japón para firmar con el Shogun un tratado de comercio (que hasta ese momento Japón no tenia con ellos). Ahí es cuando un señor feudal ve que se avecinan tiempos oscuros y decide que sus samuráis (y resto de personal) hagan una maratón para ver su estado de forma física, y así que estén preparados para lo que pueda suceder. Mientras están corriendo, se sucede todo un complot para traicionar al señor feudal, matarlo y apoderarse de sus tierras.

En general está bastante bien, no es nada que ya hayamos visto en otras pelis de samurái, la diferencia es que aquí está de fondo, e hilo conductor, la carrera. Que por cierto, hoy en día se sigue corriendo como homenaje aunque esté totalmente desvirtuada y sólo ves a gente disfrazada.

Y llegó la última del día y del Festival, “Cuerdas” de José Luís Montesinos, ganador del Goya por su corto “El corredor” y este es su debut en el largometraje. Está protagonizada por Paula del Rio y Miguel Ángel Jenner.

Tenemos un thriller con, no diría terror, mucho sufrimiento y desesperación. Aun sabiendo como va a terminar (en teoría) la sensación de impotencia y agobio es inmensa. Todo ello debido a la dirección de Montesinos y por encima de todo a la maravillosa actuación de la joven Del Rio que lleva todo el peso de la cinta.

La premisa ya te da que algo no va a ir bien, es la llegada a su casa de una joven que ha quedado tetrapléjica (sólo mueve unos dedos que le permiten manejar la silla eléctrica en la que va siempre) tras un accidente de coche. Su padre se hace cargo de ella llevándola a una casa de campo aislada junto a un perro adiestrado para que la cuide. Todo va bien hasta que el perro contrae una enfermedad y todo se vuelve un infierno.

Quitando las partes de flashbacks y una carta que hay por ahí, el resto es intachable. Esas partes te frenan el trepidante ritmo de la cinta y la hacen sentimental. Las otras son mejores. Ojalá tenga suerte y un poco de carrera comercial, se la merece.

Y ya está, hasta aquí mi Festival de este año, con 47 películas vistas incluyendo todas las de sección oficial a concurso excepto una, que fue imposible cuadrarla. Hay demasiadas en la sección oficial para poder abarcarlas todas (ya no digamos si se quiere ir a las ruedas de prensa y photocalls, es imposible), deberían de bajar el número en esa sección, sería bueno para todos.

Y termino feliz por haber vuelto un año más al mejor festival del mundo de género pero con un sabor agridulce. Demasiadas películas, flojas en su calidad media, invitados y estrellas de un nivel inferior al de otros años, proyectar la película de la clausura un día antes y, sobre todo, no programar ninguna de las cuatro de “Mad Max”, siendo el leitmotiv de esta edición (se alegó problemas de agenda como motivo de que no viniera nadie de la saga, pero eso no es motivo para no pasarlas).

Seguro que el año que viene todo mejora y disfrutamos de una gran edición.

Tu primo.
Spooky

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario