“Utoya. 22 de Julio”

“Utoya. 22 de Julio”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (2 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

La web oficial.

El argumento: Conocemos a Kaja, una joven de 18 años, apenas 12 minutos antes de que comience la matanza en el campamento de verano de la isla noruega de Utøya, el 22 de julio del 2011, en el que fue el peor día de la Historia moderna de Noruega. Los jóvenes acampados saben de la bomba explosionada por un terrorista en Oslo, pero desconocen que Anders Breivik se encuentra en la isla con la intención de matar a cuantas más personas mejor.

Conviene ver: “Utoya. 22 de Julio” nos cuenta el drama que hace unos meses ya pudimos ver en pantalla con “22 de Julio”, la cinta de Paul Greengrass en la plataforma Netflix. Ambas cintas, idénticas prácticamente en título, abordan los hechos que han formado parte de las páginas negras de la Historia más reciente de Noruega, uno de esos países en los que parece que sus habitantes siempre vivan rodeados de tranquilidad y calma alejados del terror. Esto no fue así una fatídica jornada de verano de hace ocho años en un ataque dirigido a los mimbres del estado de bienestar presente y futuro de un país representando por una serie de familias de políticos, economistas y especialmente los hijos de ellos presentes en un campamento de verano organizado por el Partido Laborista Noruego. Una isla que se convirtió en un callejón sin salida para unos jóvenes que sufrieron una matanza gratuita en la que un asesino perturbado, henchido de orgullo y fagocitado por la xenofobia al creer con este acto reconducir a su país, los cazaba como conejos entre los bosques mientras el resto de la ciudadanía no tenía la capacidad de reacción necesaria al estar en pleno shock tras la explosión previa de una bomba en el centro económico de Oslo. Si en la cinta de Greengrass se analizaba la historia desde la perspectiva y posterior trauma de un joven, aquí la mirada es femenina y más concreta en los hechos ya que la cinta se apoya en el recurso técnico de crear angustia y esa sensación de acorralamiento con un plano secuencia de 77 minutos rodado en tiempo real en un intento desesperado de supervivencia hasta que llegó la policía frente a los caprichos de una muerte aleatoria y la vulnerabilidad que transmite el sólo poder huir ante el incierto destino de uno mismo y el de sus amigos y compañeros presas del terror. Una reconstrucción de los hechos apoyada en los testimonios de los supervivientes que refleja bien el miedo, la confusión, el caos y lo peor de la mentalidad del ser humano como máquina de matar cuando una mente enferma es presa del odio y el fanatismo, todo ello sin necesidad de mostrar al asesino más allá del sonido de sus disparos o introducirse en diatribas políticas como sí hacía la propuesta de Greengrass. Un trabajo medido, minucioso e impactante que aborda la brutalidad de los hechos, el heroísmo que se puede sacar en las circunstancias más adversas, el desgarro de las víctimas y que te absorbe ante los hechos que narra dejando al espectador noqueado.

Conviene saber: Erik Poppe dirige esta cinta basada en hechos reales que compitió en el Festival de Berlín 2018 y ganó el premio a la mejor fotografía en los premios del cine europeo 2018.

La crítica le da un SEIS

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario