"Benedetta"

"Benedetta"

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (2 votos, media: 4,50 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

La web oficial.

El argumento: Italia, siglo XVII. Benedetta Carlini llega al convento de Pescia, en la Toscana, y asegura ser capaz de hacer milagros desde que era joven.... Adaptación de la novela "Immodest acts: The life of a lesbian nun in renaissance italy (studies in the History of sexuality)" de Judith C. Brown, que gira en torno a la sexualidad en un convento y la homosexualidad de una de sus monjas, que desde joven comenzó a tener visiones sin conocer el motivo.

Conviene ver: "Benedetta" es sin duda uno de los platos fuertes de la temporada de otoño siendo la historia real de la monja visionaria, lasciva y ambiciosa Benedetta Carlini (Virginie Efira) que puso patas arriba a la localidad de Pescia en el siglo XVII en cuyo convento formó parte en la época de la Peste y cuya existencia fue conocida a través de la historiadora Judith C. Brown. Benedetta Carlini proclamaba haber sido testigo de visiones y apariciones marianas que luego se demostraron falsas, saliendo a la luz también sus relaciones sexuales con otra monja, Bartolomea (Daphné Patakia), experimentando con la masturbación y el orgasmo, bien a través de lo físico, con una figura santificada con la que se daba placer, o con ensoñaciones divinas, mientras se proclamaba esposa legitimaria de Dios frente a todos. Eso le llevó a ser perseguida y cuestionada por las altas esferas de una iglesia que la veía como una farsante peligrosa y que la condenó a casi cuatro décadas de prisión ocultando su historia a lo largo de los siglos por vergüenza de una institución siempre caracterizada por su oscurantismo. Algo que le permite al director adoptar su tono de transgresión cuestionando no sólo la rutina y ritos de la vida monacal sino enarbolar el placer y el deseo frente al orden y la represión.

El sexo, la violencia, la envidia y la falta de complacencia son los ingredientes en los que Verhoeven se mueve como nadie en una cinta en la que prevalece más que nada su oficio y empaque ya que, con algunos momentos marca de la casa, en ningún momento se traspasa la línea de la credibilidad abrazando tonos paródicos aunque haya momentos que lo bordean (como esa paloma que hace sus necesidades en el momento más oportuno o algunas reacciones propias de la niña de "El exorcista") teniendo como referentes a “Narciso negro” (1947) de Michael Powell, "Cartas de amor a una joven portuguesa" (1977) de Jess Franco y también a Dario Argento y Paolo Sorrentino. El deseo, el placer y el pecado prohibido se presentan como arma arrojadiza frente a la opresión y la lucha de poder enarbolando la rebelión frente a un sistema representado por una madre superiora ferrea y descreída (Charlotte Rampling) y un nuncio del Papa pervertido y autoritario (Lambert Wilson). Uno de los aciertos de la película es la sugerencia ya que el director deja al espectador que tome la decisión de si realmente Benedetta es una farsante que se crea ella misma los estigmas o si, por el contrario, es una incomprendida que ha recibido el don divino en un mundo de necios.

Virginie Efira, actriz belga que no ha hecho más que crecer en la industria francesa en los últimos años y que ya tuvo un pequeño papel en "Elle" (2016), está estupenda en el papel de esa mujer harta de la sumisión y del doble rasero de la institución y que utiliza sus artimañas para hacerla explosionar desde dentro abrazando más la provocación temática que la puramente sexual en una cinta desvergonzada, libre y con retranca en la que el sexo, la religión y el poder se dan la mano en una propuesta larga, desmedida pero sugerente y efectiva en la que vemos como alguien se aprovecha de las fisuras de un concepto de fe anticuado y cuestionable frente a una Iglesia temerosa de perder su estatus por una farsante que quiere imponer su ley. Sin revolucionar nada, ni en el género ni dentro de la carrera de Verhoeven, es un buen legado demostrando la personalidad de un director que como esa Benedetta, amparada en su presunto mandato divino, decide asumir el peaje hacia su propia libertad aprovechándose de esta etapa final en la que, al margen de Hollywood y dejando de lado cánones formales, vive el momento de mayor reivindicación de su carrera.

Conviene saber: A competición en el Festival de Cannes 2021 y vista en la sección Perlas del Festival de San Sebastián 2021.

La crítica le da un SIETE

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario