“Carancho”

“Carancho”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (6 votos, media: 4,83 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

La web oficial está fuera de servicio, pero mientras podemos ver el trailer para ver un poco cual es su estilo.

El argumento: En Argentina mueren cada año más de 8.000 personas en accidentes de tráfico, la media es de veintidós diarias. Hay más de treinta mil heridos anuales. Pero detrás de cada uno de estos accidentes se levanta una industria. Los millones de pesos que cada accidentado representa en cuanto a gastos médicos y legales son un mercado enorme, basado en las compensaciones de los seguros y en la debilidad de la ley. Sosa está divorciado, no tiene familia, es un especialista en accidentes de tráfico, un “carancho” (buitre), como se conoce a estos profesionales en Argentina. Busca clientela en las salas de urgencias y en las funerarias de los suburbios de Buenos Aires. Un padre de familia vale más que un soltero; un anciano más que un niño; un parapléjico más que un muerto. Tiene años de experiencia y sabe reconocer a la legua un caso bueno de uno malo, incluso sabe cómo construir un caso si no lo hay. Antes tuvo un bufete, pero unos cuantos juicios fraudulentos le hicieron perder la licencia. Mientras espera recuperarla, debe conformarse y trabajar con Casal, el abogado que dirige el tinglado. Un día conoce a Luján, una joven doctora recién llegada de provincias que intenta llegar a fin de mes trabajando en urgencias, geriátricos y ambulancias. Sola en la gran ciudad, trabaja sobre todo de noche y duerme poco. Desde niña sufre de dolores en el cuello y ha empezado inyectarse un calmante para poder aguantar el ritmo de trabajo. Poco a poco, se queda enganchada. Sosa aparece una noche cuando ella intenta salvar la vida a la víctima de un accidente y él busca un cliente. Luján desconfía del abogado, pero no se comporta como los demás “caranchos”; parece más honrado, cansado. Además, conoce muy bien esos barrios de la ciudad que Luján encuentra hostiles. Cuando Sosa recupera por fin su licencia de abogado, Luján le trae su primer caso. Es importante y hay mucho dinero en juego. A pesar de saber que se está metiendo en el terreno de Casal, Sosa lo acepta.

Conviene ver: “Carancho” es un buen ejemplo de cine policial con una historia de amor en un segundo plano. Pablo Trapero dirige con buena mano, gran pulso narrativo y con varios planos secuencias muy bien logrados. Pero el film se hace algo denso con una trama oscura y dura que la hará menos popular que otras cintas latinas como “El secreto de sus ojos”. Es oscura y desasosegante en algunos momentos ante la trama y una puesta en escena áspera y minimalista a propósito para reflejar el alma de estas aves de rapiña convertidos en abogados o médicos. Quizás el final no está a la altura pero es de alabar el tono y la fuerza de la historia. Tiene un toque romántico por la relación que se establece entre los dos protagonistas pero es lo de menos en una película tan real como ésta. Ricardo Darín vuelve a estar fantástico dominando un entorno más que sórdido con la crítica social de fondo a los accidentes de tráfico y todo el negocio que lo envuelve. Realmente impactante la escena en la que Darín le rompe la pierna a un cliente para fingir un accidente.

Conviene saber: De Pablo Trapero ya nos han llegado películas con denuncia social como “Mundo grúa”, “El bonaerense”, “Familia rodante” o “Leonera”.

La crítica le da un SIETE

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Marisol - 24.09.2010 a las 19:12

Estoy deendndo ver esta peli.Darín nunca me defrauda le venero.Gracias por el argumento muy bien “explicao” sois los mejores.Os seguimos echando de menos en la radio.Besitos

Yolanda - 03.10.2010 a las 00:38

Realmente impactante, sensacional, dura, intensa, muy dramática. Destila realismo envuelto en una casi permanente oscuridad. No hay concesión al romanticismo, la historia de amor es una huida desesperada, una forma de asirse a una débil tabla de salvación para escapar del naufragio. No hay lujo, ternura, compasión. Hay unos seres arrastrados por la dureza de la vida hacia el abismo sin posibilidad de escape. Está en la línea del mejor cine negro que muchos añoramos. Ricardo Darín es un tipo corriente, nada galán, con el que cualquiera puede identificarse. No tiene nada que envidiar a Robert Mitchum o el mismísimo De Niro, por poner sólo dos ejemplos paradigmáticos. Es cine del bueno hecho en Argentina, no en EEUU, lo que puede hacer desconfiar a más de uno.
Tenía ganas de ver el nuevo trabajo de Darín tras la sensacional “El secreto de sus ojos” y no me defraudado. Qué pedazo de actor… Id a verla para no olvidar lo que es una gran obra, no sirve para una tarde divertida pero sí para pensar y para apreciar un gran trabajo de actores, guionistas, puesta en escena y ambientación. Yo soy de los que creen que el cine no debe ser sólo diversión, así que disfruto mucho con este tipo de películas.
Un saludo.

Capitán Clostridium - 10.10.2010 a las 09:18

Pero bien explicado que está el argumento. Lo digo, porque no me enteré de nada en la sala. El sonido es malísimo…
Y, como dicen en mi pueblo, “la cagan al final”.
No obstante hay que reconer el tono, el ritmo, el minimalismo y la crudeza de la naracción.

No me arrepiento de haberla visto, pero tampoco volveré a verla.

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario