“El ilusionista”

“El ilusionista”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (8 votos, media: 4,75 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

La web oficial nos lleva a la estética animada de una cinta que ya salió hace tiempo en Francia en DVD. Tras la estupenda animación inicial, varias cartas nos llevan a los distintos contenidos: historia, clips, imágenes, equipo artístico y algunos secretos de magia.

El argumento: A finales de los años 50, una revolución sacude el universo del music-hall: los espectáculos tradicionales protagonizados por acróbatas, malabaristas y ventrílocuos se consideran pasados de moda por el gran público, seducido por el carisma de las jóvenes estrellas de la música rock. El ilusionista no deja de comprobar día a día que lamentablemente pertenece a una categoría de artistas en vías de desaparición. Cada vez es más raro conseguir firmar un contrato, por ello se ve obligado a abandonar las grandes salas parisinas y parte con sus palomas y su conejo a probar suerte presentando su número de magia en Londres. Pero la situación es la misma en el Reino Unido, y se resigna entonces a actuar en los pequeños teatros, fiestas al aire libre, cafés, y en el pub de un pueblo de la costa oeste escocesa. Allí conoce a Alice, una joven que aún posee la capacidad de asombro característica de la infancia, la cual cambiará su vida para siempre. Ella todavía ignora que le ama como a un padre; él siente que la ama como a su hija. Del encuentro de estas dos soledades nacerán momentos mágicos y tiernos, que les marcarán para siempre…

Conviene ver: “El ilusionista” es una película nostálgica sobre el arte sencillo e inmortal enterrado por las nuevas modas. El mundo artístico ha perdido la gracia y magia del pasado. El público parece fijarse en ídolos musicales e iconos generadores de chillidos y se busca en la ilusión el truco. No existe la magia… o al menos ya nadie cree en ella…, aunque cada corazón es un mundo y siempre se puede encontrar a alguien que crea realmente en ello y se enriquezca posteriormente confiando en un mundo de fantasía y sueños que, como bien deja patente la película, depende de la mente y la perspectiva de cada uno en un mensaje final desesperanzador que te golpea y que tiene pocas concesiones con el espectador convencional. Una carta de amor al cine (con referencias a Tati, a su alter-ego cinematográgico Monsieur Hulot y su película “Mi tío”), y también a Francia y Escocia, con tintes de comedia y otros tanto bastante elegiacos. Deja poso y la sonrisa termina convirtiéndose en amargura y pesar ante la añoranza de un tiempo pasado y la imposibilidad del protagonista de reciclarse siendo defensor de un arte anacrónico. La película cumple con su objetivo y llega al corazón con buenos personajes (aunque el egoísmo materialista de la joven hace más amargo el mensaje), con una sencilla historia de amistad, y con una animación elegante, cuidada, clásica y atrayente que no necesita apenas de los diálogos. Un particular universo de personajes que rozan el patetismo y de trazos evocadores y elegantes de belleza y misterio. El oficio de regalar ilusiones sobre la cruda realidad bañada de modernidad. Una historia melancólica, hermosa y triste en la que el director se revela no sólo como un gran realizador sino como un gran poeta.

Conviene saber: Nominada al Oscar 2011 como mejor película de animación, Sylvain Chomet (Bienvenidos a Belleville) se basa en esta película en un guión inconcluso de Jacques Tati, que aparece en los créditos como coguionista del film.

La crítica le da un SIETE

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

uninvited - 10.10.2011 a las 21:00

Deliciosa. Maravillosa. Después de haber visto “Les triplettes de Belleville”, que también recomiendo encarecidamente, puedo decir que Chomet es garantía.
Me atrevo a afirmar que cine así ES necesario.
Y yo le daría más de un siete 🙂

marmo - 13.10.2011 a las 23:56

Es realmente buena, sensible, triste y muy muy amarga. Lo que no es en absoluto, es una peli para niños. Después de verla, además de deprimirme, me ha dado ganas de visitar Edimburgo.

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario