Cuaderno de viaje: Kenia

Cuaderno de viaje: Kenia

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (11 votos, media: 2,91 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido diario:

El tío Anibal sigue viajando y por si me quejaba del calor que hacía, me ha llevado con su carta hasta lo más profundo del continente africano.

Querido Sobrino:

Kenia, el país donde vivía la Meryl Streep de Memorias de Africa, es uno de mis lugares preferidos para viajar. El libro escrito por Karen con el seudónimo de Isak Dinesen es aún más recreador del África de principios de siglo que la propia película. Sydney Pollack lo sabía por eso llevó su minuciosidad a los límites neuróticos de Kubrick para encontrar las imágenes.
Año y medio antes de comenzar el rodaje mandó construir el cafetal por el que hoy se puede pasear y observar las viejas máquinas que usaban los kikuyus para recolectarlo y tratarlo. En el Museo de Nairobi están los trajes que copió para los figurantes y los modelos para los trajes europeos vinieron de Londres. Luego encontró unos exteriores adecuados para renovar el ideal africano marcado por Hatari o Mogambo .
Los especialistas en Kenia de Viajes Angalia (Javier o Fernando, tel: 91 556 54 71) montan el recorrido a la medida de la película. Pero también puedes mirar aquí.

La casa se convirtió en museo dos años después de que Pollack rodase el último plano y está a pocos minutos de Nairobi. Contiene fotos de Karen, recuerdos y una colección de muebles de principios de siglo, que los de la película se trajeron desde Estados Unidos. La cocina se ha restaurado este año con utensilios de entonces.
En esta casa se hicieron solo algunas tomas porque reulta un poco pequeña, pero desde el porche se ven las mismas colinas de Ngong y el mismo atardecer. El túmulo funerario de Denys Finch se ha perdido y los leones que montaban guardia en uno de los planos finales regresaron al zoo de Hollywood, desde donde habían venido con su entrenador.

Ahora que si lo que quieres es volar… La secuencia de intensa felicidad se puede revivir sin necesidad de asustar animales, tomando un globo aerostático en el parque de Masai-Mara (una hora de vuelo con jornada de safari fotográfico viene a costar algo más de 400 dólares).

Se rodaron varias secuencias en esta selva, donde aún viven tres millones de animales en turística libertad. El río Mara es el de los documetale del Serengeti, donde los cocodrilos almuerzan ñus despistados cuando cruzan el río desde Tanzania.
No esperes ver guerreros masais al trote, porque para la película tuvieron que cazar prácticamente a lazo al último que llevaba el peinado tradicional y las joyas rituales.

El baño. Se lo dieron en la costa de Kilifi, pero el lugar ha decaído en los últimos tiempos. Pollack hubiera elegido hoy la costa de Malindi para rodar las tremendas calabazas que Redford da a la Streep para poder seguir con su vida sin copromisos. Para terminar, incluye en tu viaje el lago Natrón y tendrás el toque final de la bandada de flamencos.

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario