“Artífices del azar”

“Artífices del azar”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (3 votos, media: 4,33 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Esta historia se convertirá en cine gracias al guionista y director Richard Friedenberg, un profesional con casi veinte años de experiencia y una carrera sólida aunque irregular en las taquillas, con ejemplos como “El río de la vida”.

Título: “Artífices del azar”

Autor: Yoav Blum

Editorial: (AdN) | Alianza Editorial

Que el azar no exista, como señaló Einstein, es irrelevante… siempre que nosotros continuemos creyendo en su existencia. Eliminemos el azar y lo que queda nos parecerá imposible. Nuestras vidas dependen de que el azar forme parte de la ecuación de lo que nos ocurre. Claro que nadie es astronauta por azar, ni tampoco se estrelló el avión donde viajaba un conocido por azar, pero ha formado parte de la explicación existencial del ser humano desde tiempos muy remotos bajo el nombre de fortuna, suerte, casualidad, coincidencia, etc…, etc…., el azar contiene una cualidad: nadie lo domina, al menos hasta ahora.

Nuestras trayectorias vitales parecen seguir caminos impredecibles, frases como «Así es la vida» se han inventado para expresar nuestra incapacidad para controlar el azar. A pesar de estos obstáculos, o quizás debido a ellos, los matemáticos, los científicos sociales y los biólogos han intentado desde el siglo XVI enfrentarse a la incertidumbre. Tras la fundación de la mecánica estadística y la comprensión de que la base misma de la física (en forma de mecánica cuántica) se basa en la incertidumbre, los físicos también se han unido a la batalla contra el azar con entusiasmo. La teoría de probabilidades y la estadística, creadas para mejorar la especulación, constituyen no sólo los cimientos de una buena parte de la ciencia moderna, sino también de actividades tan sociales y esenciales como la economía o los deportes.

Por todo esto es original y divertido que el escritor Yoav Blum nos proponga pasar del lenguaje de las matemáticas que explican el mundo, y que es al que dedica su vida profesional como informático en Israel, al de la fantasía que puede explicarlo todo, con la condición de que aceptemos su juego; juego que parece ser materia del azar, pero que su imaginación pone en manos de una sociedad secreta, de unas personas que se sientan a nuestro lado en las cafeterías o los autobuses.

Esas personas son artífices del azar, personas entrenadas y encargadas de organizar combinaciones para llegar a provocar un descubrimiento científico, un noviazgo, un accidente de tráfico, todas y cada una de las peripecias de la vida, de las más trascendentes a las más inocuas. Son una variante menos mágica que la sociedad compartida por los humanos con los magos de Harry Potter, pero de índole parecida. En lugar de varitas mágicas poseen la capacidad de saber como organizar las bolas de una mesa de billar americano para dejar el tapete vacío de un solo golpe. Los artífices han estudiado para obtener el título que les capacita en el arte de combinar elementos para alcanzar un objetivo sin que nosotros nos enteremos de que no es el azar, son ellos. Sus exámenes de grado incluyen problemas y preguntas tan peculiares como estas:

“Parte B: Preguntas abiertas

Dos trenes salen de dos ciudades simultáneamente, uno en dirección al otro, por vías paralelas. Se sabe que en cada ciudad hay por lo menos un 25% de solteros y solteras, con una distribución de caracteres acorde con el método de Fabrik y Cohen. Calcula las probabilidades de que dos personas se vean cuando los trenes se crucen y sus corazones se pongan a revolotear.

Parte C: Ejercicio práctico

Hay que llevar a cabo una de las dos construcciones siguientes:

1. Haz que tres amigos de la infancia cojan un avión, un taxi o un tren al mismo tiempo. (Es preciso demostrar que los amigos habían ido al mismo colegio al menos durante tres años). El viaje en avión/taxi/tren se fijará por adelantado y no será un acontecimiento único organizado especialmente para esta práctica. Toda iniciativa que incluya un viaje no planificado invalidará la prueba. La calificación será más alta si se produce una conversación entre dos o más amigos de la infancia.

2. Provoca un atasco de tráfico en el cual haya más del 80% de vehículos del mismo color, no importa cuál. El atasco no debe durar más de 20 minutos. Se prohíbe utilizar accidentes de tráfico o un mal funcionamiento de los semáforos. Todo atasco que incluya más de un 80% de vehículos de la misma marca merecerá una mejor calificación”.

Los artífices del azar no son perfectos. Algunos son mejores que otros, están más especializados o pueden cometer errores que les sacarán del juego, y entonces….

Carlos López-Tapia

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario