“Chicago”

“Chicago”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (1 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

A finales de los 60 y en los años 70 una pandilla de gente joven empezó a montar obras de teatro en Chicago. Llegaron a la edad adulta en un tiempo de abundancia, había una gran oferta de pequeños trabajos, todos tenían empleos de día y creaban un fondo común y montaban obras. Se animaban mutuamente, trabajaban en los teatros de los demás, y tenían inspiración para escribir, dirigir, producir y hacer la escenografía de las funciones que los demás montaban. No había dinero que ganar. Su más fantasiosa aspiración era que llegase un mes en que la taquilla cubriese los costes de producción; tampoco fama que conquistar, aparte de la consideración del público, compuesto, en su mayor parte, por gente del barrio. Uno de aquellos jóvenes era David Mamet.

Título: “Chicago”

Autor: David Mamet

Editorial: RBA

Todos hemos disfrutado de la habilidad de David Mamet para construir tramas, varios de los mejores guiones del cine de los 70 y 80 son suyos. Desde “El cartero siempre llama dos veces” a “Casa de juegos”, “Los intocables de Eliot Ness” o “Glengarry Glen Ross (Éxito a cualquier precio)”. Mamet es uno de los grandes “escultores” de diálogos del siglo XX. Ha tardado años en escribir este libro; significaba entrar de lleno en la imagen y la historia más filmada y descrita de su ciudad: Chicago en los años 20. Mamet cuenta con que el escenario de Chicago en los años 20 está más que asentado en nuestra memoria visual, así que no abundan los detalles ambientales; se centra en lo suyo: conversación y personajes.

Saltamos de unas primeras páginas descolocantes, en una cacería de patos, al corazón de la historia, que es la redacción del Chicago Tribune. Mike Hodge es un periodista que responde a las necesidades del momento: lo bastante corruptible para manejar favores y lo bastante inteligente para salir ileso; pero con un resto de humanidad capaz de endulzar el cinismo que produce el oficio y una ciudad donde es fácil hacerse enemigos poderosos. Mike ha regresado a Chicago tras sobrevivir a la Primera Guerra Mundial, que todavía se cuela en su memoria en varias páginas.

“El paquete de opio estaba envuelto en grueso papel marrón, atado con un cordel rojo e impreso, torpemente, con caracteres chinos que Mike no acertaba a descifrar. Fue un ingrediente de la que hasta la fecha había sido la noche más cara de su vida, en París. Se gastó la totalidad del salario de ocho meses como piloto en una cortesana china, cuyos encantos y habilidades sobrepasaban incluso los deslumbrados elogios de sus anteriores clientes. La habitación era de un tono rojo oscuro y su piel, de marfil; en la mesita lacada había una botella de Pernod, una garrafa de agua, un paquete de tabaco estadounidense, la pipa ennegrecida, la piedra de opio, la aguja accesoria, un cuenco y una vela. El sello de cera de la piedra de opio era negro y pegado al sello de lacre estaba el cordel del cual colgaba el conejo. A partir de entonces había volado con el conejo metido en el bolsillo izquierdo de la guerrera”.

Los momentos, las conversaciones en la redacción tiene todo el aroma del cine en blanco y negro. Y hablando de aroma, Chicago ama las flores y Mamet nos sorprende con un recorrido divertido e informado de su corta vida; desde la floristería al funeral de un mafioso, y su posterior reciclado con los trucos del oficio, para darles usos múltiples. ¿Hay chica? Claro. ¿Asesinato? Por supuesto. Pero podría daros los detalles sin perjudicar la lectura, porque lo que interesa y se disfruta en el libro de Mamet es más lo que se dice y como se dice, que la progresión de la trama.

Dentro del libro hay una película y también una obra de teatro. Dudo que Mamet pueda disfrutar al escribir sin hacer historias adaptables a un escenario o una pantalla.

Carlos López-Tapia

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario