Cine en serie: Adiós y gracias a “Cómo conocí a vuestra madre”

Cine en serie: Adiós y gracias a “Cómo conocí a vuestra madre”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (6 votos, media: 4,33 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

Cuando alguien afronta la realización de una serie uno de sus objetivos principales es conseguir entre el gran público una buena aceptación, ser un éxito, pero, paradójicamente, una vez pasado el tiempo, y con el alargue de las temporadas, ese éxito suele convertirse en una losa, los creadores de repente se encuentran con que esa serie que ellos un día escribieron ya no es de ellos sino de ese gran público. Aquellos que antes les dejaban hacer y veían sin rechistar cada episodio, ahora ponen objeciones a cualquier detalle o coma, se indignan con cualquier cambio de personalidad de sus personajes favoritos y, tras ver cada capítulo, acuden a su red social predilecta para comentar lo poco que les ha gustado y cómo eran de buenos los capítulos de antes. Esto es lo que le ha pasado entre otras series a "Cómo conocí a vuestra madre" que, tras varias temporadas siendo criticada, concluía recientemente con un final que tampoco ha dejado contento a casi nadie.

En mi caso he de confesar que nunca he sido un fan de esta serie, es decir, en su momento la veía, me divertía mucho con ella y sus ocurrencias, pero siempre me encontré alejado de esa corriente de fans que la consideraba una de las mejores sitcoms de la Historia, y es quizás por ello que estas últimas temporadas de la serie tampoco me han disgustado como a la mayoría de sus seguidores y he seguido divirtiéndome con ella. ¿Qué puede haber perdido su frescura u originalidad? ¿Qué los capítulos de las primeras temporadas son mejores? Puede ser, pero es algo normal en una comedia de 24 capítulos por temporada, y tampoco es algo exclusivo de ésta, ya que actualmente podemos ver otras series que han acusado el mismo o más desgaste y en menos tiempo, y es que hasta la misma “Friends” tuvo estos bajones. Sí, puede que con el paso de las temporadas perdiera frescura y originalidad (aunque siguiera sorprendiendo), que el drama comenzara a tener una mayor presencia en el relato, que los personajes hubieran variado su comportamiento (por suerte, maduran debido a la evolución lógica del relato) y que incluso tuviera algún capítulo flojo (en las primeras temporadas ya los había), pero no logro ver esa gran diferencia de calidad que propugnan algunos entre esas primeras temporadas y las últimas.

Una temporada en 72 horas

La novena y última temporada de “Cómo conocí a vuestra madre” transcurre casi por completo durante la boda de Barney y Robin, y mientras Ted continúa intentando superar su amor hacia Robin, Carter Bays y Craig Thomas (los creadores de la serie) nos introducen a la madre, de nombre Tracy McConnell (aunque esto sólo lo sabremos al final), siendo una de las mayores preocupaciones de la temporada (que no la única) el que la conozcamos y entendamos por qué Ted se enamoró de ella y podamos quererla de la misma manera, y así capítulo a capítulo vemos cómo es, su pasado, su futuro con Ted y en qué circunstancias conoce a cada uno de los protagonistas antes de poder ver cómo conoce a Ted, y lo cierto es que los creadores salen airosos del envite.

Sin embargo, no podemos decir que salga tan airoso en cuanto a la construcción del arco de la temporada, y es que encorsetar la trama durante 22 capítulos al mismo lugar y plano temporal probablemente sea uno de los mayores defectos de ésta. Si bien es cierto que se encontraron ciertas maneras de romper ese encorsetamiento (el capítulo en verso, el de la bofetada, el que muestra el pasado de la madre o los diversos flashforwards), y que incluso dentro de este encorsetamiento hemos podido ver capítulos a gran nivel como el de la cena de ensayo, se trata de una estructura que ha fomentado una irregularidad y la inclusión de relleno al no dar para tanto el tema de la boda. Esto no quiere decir que la temporada haya sido floja, pero sí que quizás con una estructura más abierta hubiera sido más redonda y con menos altibajos.

Un final agridulce

Finalmente la serie se despedía con un capítulo doble en el que se abandonaba ya la estructura que había tenido la temporada para pasar a ir narrando los acontecimientos que suceden desde la boda de Barney y Robin hasta ese momento en el futuro en el que Ted narra a sus hijos la historia. Las imágenes se van sucediendo y vemos que le depara el futuro a los protagonistas, Marshall y Lily esperan un tercer hijo, y el primero acaba siendo juez de la Corte Suprema, mientras que Barney y Robin se divorcian, siendo que el primero vuelve a su vida de mujeriego hasta que deja embarazada a una chica, y su hija pasa a convertirse en el centro de su vida, mientras que la segunda se dedica a viajar a lo largo del mundo por trabajo y se lamenta de no haber acabado con Ted.

Pero lo que ha desatado la ira de los fans ha sido el final de Ted, a quién vemos enamorado y construyendo una familia con su mujer hasta que ésta finalmente muere a causa de una enfermedad degenerativa, y cuando parecía que iba a concluir ahí, Bays y Thomas nos entregan un último giro en el que lo propios hijos de Ted animan a su padre para que salga con Robin, concluyendo así la serie con éste apareciendo a las puertas de la casa de Robin con la trompa azul, tal y como hiciera en el piloto.

Como ya adelantábamos, este final ha dejado decepcionados a casi todos, y muchos lo resumen en un “al final la madre muere”, argumentándose que el final traiciona a la madre, que le falta el respeto y que no se le dio una despedida adecuada, y ante eso no puedo estar más en desacuerdo. Sí que se echa de menos una mayor despedida del personaje de Tracy, pero los creadores acertadamente decidieron dejarnos un mejor sabor de boca y la despidieron con unas de las mejores y más emotivas escenas que se han podido ver en la serie, como es ese momento en que al fin conoce a Ted, y tampoco creo que se le falte al respeto concluyendo la serie con Ted y Robin juntos.

Probablemente el problema es que el concepto que se tiene sobre la serie no es el correcto, a lo largo de las nueve temporadas muchos se han obsesionado en saber la identidad que se escondía tras la madre, pero ésto nunca fue importante para los creadores quienes utilizaron esta figura materna para ir contando las historias de un grupo de amigos. En cambio, si se centraron especialmente en una relación fue en la Ted y Robin, algo que se ha acentuado incluso más en esta temporada. Que Ted comenzara la historia de cómo conoció a su mujer en el día que conoció a Robin muchos años antes no es anecdótico, y es que si no hubiéramos sabido que había una madre desde el principio hubiéramos dado por sentado que al final acabarían juntos, y es así como lo entienden los propios hijos de Ted, quienes ven que la historia que les cuenta su padre no es la historia de cómo conoció a su madre sino la historia de cómo, antes de conocerla, conoció a Robin y se enamoró de ella.

¿Esto quiere decir que Ted no quisó a Tracy o que ésta fue un premio de consolación? Tampoco, ya que un tercer factor en el que ha insistido la serie este año ha sido en la inexistencia de un único amor y en la influencia del tiempo y las circunstancias para encontrarlo, tal como Tracy encontró en Ted de nuevo el amor, años después de la muerte de su novio, Ted encuentra el amor con Robin seis años después de la muerte de Tracy, la propia Tracy conocedora de su destino alienta a Ted a ello en el capítulo 19 cuando le dice que ha de seguir contando nuevas historias, que no puede vivir recordando las historias pasadas. Por tanto, es un aspecto que a mí personalmente no me chirria en absoluto, siendo para mí el único punto negativo del final el cambio forzado que le dieron Barney, al que tras unas últimas temporadas de maduración progresiva, en estos dos últimos capítulos lo han devuelto de golpe a la casilla de salida, luego se resarcen con el final del personaje pero eso no evita que ese cambio me haya parecido forzado y poco convincente.

Por esto, creo firmemente, y contrariamente a la opinión generalizada, que si bien se podría haber deseado un final más feliz para los implicados eso no hace malo al finalmente emitido, ya que la serie ha tenido un buen, emotivo y coherente final, un gran (y agridulce) broche con el que dar carpetazo a una temporada que, pese a algún altibajo, ha mantenido un buen nivel, siendo una serie que ha marcado a una gran cantidad de seriéfilos.

Vídeo

Tu primo.
Petro

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario