Cine en serie: "Los Bridgerton", el folletón en vena

Cine en serie: "Los Bridgerton", el folletón en vena

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (1 votos, media: 3,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

El icono del romanticismo, Lord Byron, abandona Inglaterra en 1816, tras escribir su "Las peregrinaciones de Childe Harold", "El corsario", etcétera... La poesía de Shelley o las historias de aventuras caballerescas de Walter Scott estaban en el apogeo, mientras la alta sociedad inglesa mantenía sus hábitos nobiliarios al tiempo que Londres hervía de publicaciones de lo más variadas, la novedad llamada prensa, y las ideas de los revolucionarios franceses la escandalizaban. Es a este momento de romanticismo y liberalismo entrecruzado donde nos lleva esta serie divertida, inspirada con la mayor desvergüenza en la novela folletín.

El poder se esforzaba en reducir las publicaciones al mínimo y en mantenerlas bajo su control; la censura no dejaría de vigilarlas, consciente de que comprarla, sobornarla, tener a la letra impresa como instrumento de la política oficial, era indispensable porque de ella dependía en gran parte la orientación de la opinión pública. Stendhal comprendía que se terminaba el mundo de los privilegiados por el dinero y la educación, porque había llegado el momento de que importara la opinión popular.

En esta atmósfera respiran los Bridgerton, con la lectura en off al principio y final de cada capítulo de un supuesto folleto, publicado por una mujer que parece conocer todo lo que se cuece en la alta sociedad londinense. Con un nombre supuesto, eleva y derriba reputaciones, juzga comportamientos, descubre escándalos, y valora a las jovencitas que se presentan en sociedad en la temporada de 1813.

La saga de novelas románticas de Julia Quinn es la base de "Los Bridgetown", el desembarco de Shonda Rhimes, creadora de "Anatomía de Grey" entre otros éxitos populares, en Netflix, con la época de la Regencia en Inglaterra y un presupuesto suficiente para gastar un dineral en vestidos, carrozas, palacios y ambientación; eso sí, dentro de un orden que impida el realismo histórico, no veremos a las damas orinando a piernas abiertas en un mundo sin bragas, aunque no falta la pasión erótica y arrebatadora.

Tampoco falta el embarazo no deseado, aunque no se vea la práctica común del infanticidio directo e indirecto en una escala probablemente más elevada que la de los tiempos medievales. La mayoría de los casos pasaban por accidentes. Los hijos no deseados también eran drogados hasta morir con ginebra o con opiáceos, o se los dejaba morir de inanición deliberadamente. Según el historiador William Langer en el siglo XVIII no era un espectáculo poco común ver cadáveres de niños tendidos en las calles o en los estercoleros de Londres.

La serie está narrada por Julie Andrews, y la pareja protagonista es Phoebe Dynevor, la cuarta y más bella hija de una familia de alta sociedad londinense; y el actor Regé-Jean Page, nacido en Zimbabue, que añade exotismo y el título de duque a una relación que no empieza nada bien.

El guion no es indiferente ante la hipocresía o la crueldad de los poderosos, pero los criados en la serie cumplen con su cometido y son tan solo un telón de fondo necesario. Uno puede dejarse engañar fácilmente por el bullicio y los entretenimientos ciudadanos de Londres o París en el siglo XVIII, del mismo modo que hoy uno puede dejarse engañar fácilmente por los rascacielos de Ciudad de México o de Bombay, pero debajo del brillo del que disfrutaba el 10% de la población, sólo existía la mera subsistencia y la miseria para el restante 90%.

El ascenso de la clase media en Estados Unidos tiende a deformar la percepción de la historia en sus productores y guionistas, ya que creció a un ritmo más rápido que en Europa. Pero la experiencia colonial norteamericana fue una anomalía. El resultado de la serie es muy entretenido, evocador, convincente y ya merecedor de una continuación no confirmada oficialmente pero que nadie duda que pretenderá abarcar en cada una de las temporadas la historia y amores de cada uno de los hermanos.

Vídeo

Vídeo

Carlos López-Tapia

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario