Cine en serie: “The knick”, Hipócrates y la cocaína

Cine en serie: “The knick”, Hipócrates y la cocaína

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (6 votos, media: 4,83 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Diez minutos (los primeros) le han bastado al piloto de “The knick” para convertirse en una de las series más crudas y brutales de los últimos años. Y todo esto lo han conseguido sin asesinos en serie ni razas alienígenas. Y es que la realidad supera la ciencia ficción.

El doctor John Thackery (Clive Owen, “Hijos de los hombres” y “Closer”) es el jefe de cirugía del hospital Knickerbocker en Nueva York y lucha a partes iguales entre la supervivencia personal (es un adicto al opio y la cocaína) y la de sus pacientes. Innovador y entregado a su trabajo, no duda en saltarse cualquier normativa o manual con el fin de salvar a sus pacientes con métodos que rallan lo inmoral o peligroso.

No sólo la estupenda interpretación del siempre atormentado Owen destaca en esta serie (ya renovada para una segunda temporada), toda una serie de tramas y situaciones contextuales dibujan la transición de siglos y no sólo los avances médicos se encargan de ello, todo lo que rodea al hospital nos remite a la llegada de la modernidad.

Por ejemplo, toda la problemática ciencia y religión estará muy presente desde el principio (destacar el discurso en el funeral del primer episodio y la idea de que “Dios posee la mejor racha de victorias”) así como el tema de la moralidad y la ética médica. También el tema de la corrupción y la impunidad de ciertos estamentos y caracteres, visto en la lucha de las ambulancias por traer “clientes” a los hospitales o los chantajes de los inspectores de sanidad. Una establecida y piramidal jerarquía médica que choca frontalmente con el “negocio” puro y duro y con las necesidades de mantener a flote las instituciones médicas, con el consabido debate entre sanidad pública o privada y ricos y pobres, claro está.

Un tema de especial calado y que destaca desde el principio es el racismo y el tema de la inmigración. El primero enfrentará claramente al Doctor Thackery, que se convierte en jefe de cirugía tras un desafortunado suceso, y al nuevo ayudante impuesto por la junta de gobierno del hospital abogando a una gran currículum, eso sí. Las ideas del doctor se enfrentan a la nueva contratación desde un principio, primero porque ya tenía un candidato en otro miembro de su equipo y segundo al ver que puede traer más problemas que ventajas al hospital el hecho de que nadie querrá ser tratado por una persona de raza negra. En cuanto a la inmigración, las zonas pobres de la ciudad repletas de europeos buscando trabajo y el sueño americano serán un hervidero de tuberculosis y demás enfermedades contagiosas.

Ya de lleno en lo técnico, a destacar una ambientación oscura y tétrica, rompiendo con la luminosidad irreal de otras producciones de época, con especial preocupación por la electricidad, las instalaciones, las bombillas y lámparas como símbolo del avance de la tecnología. Y digno de mención una banda sonora hipnótica y estresante a partes iguales, totalmente anacrónica con un uso desmedido de la electrónica y que engancha con la imagen más en el corazón que en la cabeza. Muy importante también, la ambientación de época es genial con algunos planos impresionantes del Nueva York de principios de siglo XX.

Para el final dejo al director de la misma, Steven Soderbergh. Tan crudo y camaleónico como siempre, vemos su firma en esos planos sin diálogo donde se explica más que con palabras, en la bajeza de lo humano y en esa preocupación por el color y la cinematografía. Gran dirección y realización en una serie que gustará mucho.

Vídeo

David Volcano

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario