Cine en serie: “The morning show”, el matinal de la tele

Cine en serie: “The morning show”, el matinal de la tele

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (1 votos, media: 3,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

“- Ahora ninguna cadena está para muchos trotes. Es algo muy curioso, ¿sabes? Todas las cadenas del mundo podrían acabar desplomándose en pocos años, en plan “boom”…. “plof”…. y se acabó. Si no nos reinventamos nos absorberán las tecnológicas si no cambian las cosas.

– No sé yo. Con ellas o sin ellas siempre será necesario que haya un periodismo fiable…. y de calidad.  

– La gente tiene malas noticias en la palma de la mano a cualquier hora del día, presentadas como les gusta y con el sesgo que ellos quieren. Son noticias espantosas pero la humanidad está enganchada a ellas y deprimen a todo el mundo. Y precisamente por eso lo que necesitamos ahora mismo en la tele no son ni las noticias ni el puto periodismo, sino entretenimiento. En la Gran Depresión pasó lo mismo. La gente quería ver a Fred Astaire y a Ginger Rogers bailando en un escenario lujoso en un mundo de ensueño. Ese mundo es necesario, la gente necesita escapatorias, ¿entiendes?”.

El diálogo pertenece al primer capítulo de “The morning show”, un espectáculo de hipocresía, egos monstruosos y cinismo, que muchos profesionales de la televisión reconocerán sin la menor dificultad. Presentadores millonarios que pretenden solidarizarse con los que sufren las consecuencias del capitalismo desbocado, ajenos a las diferencias que se producen a pocos metros de ellos, en las propias redacciones. Ejecutivos que usan frases manoseadas para tratar de estimular “espiritualmente” a sus estrellas, sin dudar en sacrificarlas en el altar de las audiencias implacables, y cuyo comportamiento las propias estrellas reproducen sin la menor compasión cuando corre riesgo su cuenta del banco.

Reese Witherspoon y Jennifer Aniston demuestran en cada capítulo las causas de su popularidad dominando magistralmente todas las secuencias a partir de que los tres primeros minutos muestran que el copresentador del matinal conservador más seguido, Steve Carell, es despedido tras ser acusado por acoso sexual a mujeres de su equipo. La situación no es original, ya que es lo mismo que le ocurrió al presentador del programa Today, Matt Lauer, despedido por las mismas razones y anunciado en pantalla por su colega de la NBC, Savannah Guthrie. Incluso se reproduce el detalle siniestro del camerino de Kessler: un mando bajo su mesa que cerraba la puerta, dato que se incluyó en el informe de la investigación sobre Lauer en 2017.

“The morning show” está repleta de momentos intensos y es la primera gran serie que aborda el riesgo del movimiento #MeToo, cuando se aplica al margen de cualquier presunción de inocencia. Basada en “Top of the morning: Inside the cutthroat world of morning TV”, de Brian Stelter, recurre a los clichés habituales y probadamente eficaces, pero también incluye una crítica feroz a la complicidad silenciosa que acompaña al acoso y el abuso machista, no únicamente masculino, que mostró también la magnífica serie “La voz más alta” hace muy poco.

La necesidad de sustituir al presentador despedido, provoca el giro inesperado de sentar en el Estudio a una reportera más liberal y comprometida de lo “lógico”, y es el motor de la serie. Atrapante, divertida y con las referencias necesarias a valores infrecuentes en la televisión popular.

Vídeo

Carlos López-Tapia

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario