Cine en serie: “This is us”, la necesidad de sentirse reconfortado

Cine en serie: “This is us”, la necesidad de sentirse reconfortado

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (1 votos, media: 3,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

"This is us" se ha convertido en una de las series del confinamiento y es que muchos han llegado a ella buceando entre la amplia oferta de las plataformas. Un renacer que llega cuando la serie ya ha emitido cuatro temporadas, en España todas ellas a través de Fox Life, estando las tres primeras disponibles en Amazon y estrenándose, además, un visionado en abierto en TVE a partir de este 2 de Julio. Muchos frentes en los que disfrutar de una de esas series amables y reparadoras, de las que ya no están de moda en la parrilla en estos tiempos crípticos y de cinismo, pero que pueden llegar a un público muy amplio y variado dejando al espectador reconfortado y con el lagrimal seco ante la emoción a flor de piel que desprende la historia de los miembros de la familia Pearson. Nosotros también estamos en esa fase, convirtiendo en un ritual su visionado durante estas semanas, e iremos contando por aquí el devenir de la misma centrándonos ahora en su primera temporada que obtuvo 10 nominaciones en los Emmys 2017 ganando en las categorías de mejor actor (Sterling K. Brown) y mejor actor invitado (Gerald McRaney) en los apartados de drama.

“This is us” es una serie creada por Dan Fogelman, guionista de cintas como “Cars”, “Enredados”, “Crazy, stupid, love” o “Cómo la vida misma”, contando además en la escritura y coproducción de la serie con John Requa y Glenn Ficarra, tándem que ha demostrado su frescura a la hora de tratar las relaciones humanas. El aliciente de la serie es construir un “happy place” que favorece la identificación del espectador a través del recuerdo nostálgico de la infancia con la inocencia que suponen esos años, el sacrificio de los padres y la desorientación de un mundo que hoy en día se mueve en demasiados vaivenes tanto en lo personal como en lo profesional. Un tributo a la familia pero también a los que nos quieren y lo demuestran día a día estando siempre a nuestro lado frente a los altibajos de la vida.

La serie parte del día en el que nacen “los súper tres”. Jack y Rebecca son un matrimonio que espera trillizos y que el día en el que él cumple 36 años ven cómo se adelanta el parto en la que es la 36ª semana de gestación teniendo a tres niños, aunque uno de ellos nace muerto. Las casualidades del destino harán que vuelvan a casa con tres bebés por el hecho de que esa misma noche un hombre deja en el hospital a un niño negro abandonado en la puerta de la estación de bomberos en la que trabaja. Una serie de hechos del destino narrados en el capítulo 1x01 y en el 1x12 apoyados no sólo en la nobleza que desprenden Jack y Rebecca, dispuestos a que ese amor sobrante que estaban dispuestos a dar no quede sin dueño, sino en la inspirada intervención de ese bombero que, a pesar de que no ha tenido hijos con su mujer decide que no puede utilizar a ese bebé para salvar un matrimonio que tiene que empezar de nuevo, o la labor de un médico, el Dr. K, que es el mejor consejero para estos padres primerizos y que se hace cargo del parto tras un imprevisto ataque de apendicitis del ginecólogo de Rebecca.

“This is us” se mueve en dos líneas temporales y comienza con ese parto saltando 36 años en adelante, día en el que celebran su cumpleaños Randall, Kate y Kevin, ya mayores, y tan perdidos como desorientandos. Precisamente el aliciente de la serie es comprobar cómo conecta la evolución y trayectoria de esta familia, los Pearson, con los tres hermanos ya adultos frente a la otra narración que siempre se sitúa en un punto del pasado y que va desde el nacimiento, cuando son sólo unos bebés, unos críos entre 8 y 10 años, o ya empiezan a tener problemas fruto de la adolescencia. Para ello ha sido necesario una importante labor de casting que hace creíble a los distintos personajes tanto en su edad adulta como en la niñez, así como el maquillaje que han necesitado otros en particular como una Rebecca que durante la primera temporada cubre unos 40 años de tiempo apareciendo tanto como una joven extrovertida y con sueños por cumplir pero también como una ya abuela en la que ha permanecido siempre el amor hacia los suyos.

“This is us” logra eso tan difícil de hacer sumamente entrañable los recuerdos de una vida, aquellos tan mundanos pero que permanecen por siempre en la memoria y en la definición de lo que uno es como adulto. Desde un día en la piscina (1x04), el cambio de colegio (1x06), las costumbres del Día de Acción de Gracias (1x08), la celebración de la Navidad (1x10), los cumpleaños infantiles (1x13), el Día de San Valentín (1x15) o esa primera cita fortuita de la que todo partió (1x18), hechos todos ellos que demuestran que las etapas de la vida son cíclicas tanto por capricho del destino como por el rumbo que se define a la hora de que cada uno coja el timón de su propia vida. Y es que frente al amor, el sacrificio y la amistad también hay frustraciones, racismo, miedos, sentimientos de culpa y la eterna pregunta de si uno ha estado a la altura en una u otra situación.

Una serie que maneja los resortes emocionales con un guión que conecta las tramas del presente con la esencia y los recuerdos del pasado y que, ante el gran nivel de empatía que transmiten todos los personajes y una playlist que se encargan de poner el fuego sentimental en su punto justo, crean una sensación que nos lleva a lo que fuimos nosotros mismos como niños y también a ese deseo de sentirse inspirado para, al menos, intentar ser una mejor persona tanto para uno mismo como para los demás.

Jack (Milo Ventimiglia) y Rebecca (Mandy Moore) son una pareja que han antepuesto su amor a todas las dificultades. Él, ex combatiente de Vietnam, que malvive a su regreso haciendo pequeños trabajos mecánicos mientras intenta llevar algo de dinero a una casa dominada por un padre violento y alcohólico con el que no se entiende y al que por todos los medios no quiere parecerse ni tomar como ejemplo. Ella, una chica procedente de buena familia que no quiere amoldarse a lo establecido y quiere cumplir sus sueños de cantante. Todo cambiará cuando se conozcan obra del destino después de que se trunque la cita a ciegas que cada uno de ellos tenía previsto.

Unos padres que han antepuesto el cuidado de sus hijos a toda veleidad personal trabajando para que no les faltara de nada y, por otro lado, se criaran en un ambiente feliz y tolerante sin que ninguno de ellos se sintiera desplazado, especialmente en el caso de Randall que al ser adoptado y negro en una sociedad usamericana más racista de lo que se cree hace que tengan que ir todos a una para que sea igual de feliz que el resto de sus hermanos y cualquier niño de su edad. Los celos provocados por el hecho de que Rebecca, con sus hijos ya adolescentes, intente recuperar su carrera musical en una gira es lo único que amenaza a una de esas parejas perfectas tanto en su papel de matrimonio como de padres de familia.

Randall (Sterling K. Brown) es el que mayor protagonismo tiene de los tres hermanos. A sus 36 años tiene un trabajo estable, reconocido y bien pagado y vive en un barrio residencial de blancos alcanzando ese estatus de triunfador tan usamericano. Casado con Beth (Susan Kelechi Watson) tienen dos niñas, Tess y Annie, pero sigue sufriendo las crisis de ansiedad de cuando era niño fruto de un perfeccionismo que siempre le ha acompañado y es que, además de su nobleza, en él sobre todo destaca esa sensación de querer ser el mejor, tanto en la escuela como en la vida, para sentirse valorado y acogido por los demás.

Algo propio de una persona que, a pesar de haber tenido unos padres adoptivos modélicos, sigue haciéndose preguntas sobre sus orígenes, algo que en parte soluciona cuando va en la búsqueda de su padre biológico William, un músico vagabundo enfermo de cáncer al que acoge en su casa e introduce en su vida a pesar de que su madre, Rebecca, siempre tuvo miedo de que entraran en contacto, siendo ahora el momento para recuperar al máximo el tiempo perdido.

Kate (Chrissy Metz) pelea durante la primera temporada en su autoaceptación. Con problemas de inseguridad marcados por el sobrepeso, siempre ha estado supeditada a su hermano gemelo Kevin y, debido a ello, se ha olvidado de vivir por sí misma. Algo que intenta superar, mientras sigue marcada por el recuerdo de su padre y la complicidad que mantenían viendo partidos de la NFL (1x05), cuando conoce a Toby (Chris Sullivan), un divorciado con los mismos problemas de peso que ella pero que ve la vida con un optimismo casi infantil y que la terminará contagiando de positivismo para tomar consciencia de la vida que quiere realmente vivir.

Terapias de grupo, centros especiales para bajar de peso e incluso la valoración de llevar a cabo una reducción de estómago son algunos de los planes de una Kate que se abre a la vida gracias al cariño de los que siempre han visto de ella lo verdaderamente importante, lo que reside en su interior, frente a los desplantes que sufría por otras niñas en su infancia o el habitual sentimiento acomplejado frente a unos padres y hermanos en apariencia perfectos.

Kevin (Justin Hartley) triunfa en la televisión en una sitcom llamada “El niñero” y que le ha granjeado una gran popularidad. Una de esas famas que, como el “fast food”, son de consumo rápido promovidas por la difusión de la televisión. Pero eso de lucir cuerpo y que un muñeco tome leche de sus pectorales se convierte en un lastre para él siendo consciente de que sólo se le ha valorado en la vida por su atractivo pero que nunca se le ha tomado en serio. Ha sido el miembro de la familia que ha seguido las tendencias artísticas de su madre pero vive apesadumbrado ya que, a pesar de tener líos con modelos y triunfar en la televisión, siente que su vida está vacía.

No sólo por la rivalidad que ha mantenido siempre con su hermano Randall, el cual siente que ha sido el preferido de sus padres dedicándole más tiempo por ser adoptado y negro, sino por el hecho de que en su carrera vocacional de actor no se siente valorado decidiendo, por tanto, dejar la seguridad que le da la pequeña pantalla para trasladarse a Nueva York y emprender la aventura teatral, no sin algún triángulo amoroso de por medio, incluso como productor de su propia obra para así superar los recelos con el que muchos le ven cuando se presenta a un casting confrontándose también a esa élite interpretativa de Nueva York que ve con desdén a los que viene de la costa oeste en busca de oportunidades de prestigio. Todo mientras intenta recuperar a Sophie (Alexandra Breckenridge), amiga de infancia de su hermana Kate, que se convirtió años atrás en su mujer y de la que ahora está divorciado.

William (Ron Cephas Jones) es uno de los núcleos emocionales de la primera temporada de la serie como el padre biológico de Randall. Un músico bohemio y drogadicto que malvive entre sueños que nunca se cumplieron mientras encara la fase final de su vida como enfermo terminal de cáncer. Precisamente será el destino el que le ponga de nuevo en el camino de su hijo, aquel que ante el futuro que le esperaba con él decidió dejar en un estación de bomberos confiando en que quién se hiciera cargo de la criatura le daría la vida que merecía.

Un trabajo muy sensible por parte del actor que entra como un ciclón en la estable vida de Randall y que pronto fascinará tanto a su nuera como a sus nietas. En lo referente a su personaje hay que destacar el capítulo 1x03, donde descubrimos porqué Randall se llamó así y no Kyle, y especialmente el 1x16 en el que Randall y William viajan a Menphis para conocer las raíces y pasado del primero, así como la vida que podría haber llegado a tener ahí en un lugar marcado de pleno por la tradición musical de la raza negra, en una experiencia con sabor a despedida trazando lo que ha sido la vida e infancia de ese artista larguirucho que se movió entre el amor de una madre que lo sacó adelante en tiempos difíciles y su talento para la música y la poesía como salvación y refugio.

Entre los actores invitados hemos visto cameos de nombres destacados como Elizabeth Perkins (madre de Rebecca) o incluso el director Ron Howard interpretándose a sí mismo en una serie que también ha tenido guiños a referencias meta de la cultura del espectáculo como los musicales “Hamilton” o “Wicked”, el papel de homosexual que llevó a cabo Christopher Plummer en “Beginners”, o concluir que Ryan Gosling nunca hubiera protagonizado una serie como “El niñero”. Entre todos ellos ha destacado el veterano Gerald McRaney, el Dr. K, que actuó en el momento del parto como una referencia tan paternal como médica para estos padres primerizos.

Un hombre viudo que todavía añora a su mujer y que vive por y para su trabajo trayendo niños al mundo y amparando a los demás frente a la soledad que él también padece y que sus propios hijos son incapaces de entender. Por el capítulo 1x13 se hizo con el Emmy 2017 al mejor actor invitado en una categoría en la que también había otros dos actores participantes en la primera temporada como Denis O´Hare dando vida a Jessie, el amante otoñal de William, y Brian Tyree Henry como Ricky, el primo músico de William con el que parecía destinado en su juventud a haber tenido una exitosa carrera musical en Menphis.

“This is us” es una de esas series tratadas con cierto desdén por buena parte de la crítica empachada por los buenos valores que desprende pero, en parte, esta serie no es muy distinta a lo que ofrecía, desde un punto de vista más denso, la tan valorada “Boyhood”. La cinta de Richard Linklater pretendía reflejar la vida a través de los 18 años de su protagonista pero “This is us” va más allá creando una rica galería de personajes que constituyen la familia y allegados de los Pearson, cuyo reencuentro con el espectador en cada capítulo deja siempre una sonrisa de estar compartiendo tiempo con gente que bien podrían ser los tuyos.

Un antídoto frente aquellos que parece que han perdido la capacidad de emocionarse y de intentar ser lo que al final queda tras el paso por una vida, el haber sido o no una buena persona.

Vídeo

Nacho Gonzalo

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario