Conexión Oscar 2016: “La gran apuesta” y los Oscar a la mejor película que han sido un reflejo de su tiempo

Conexión Oscar 2016: “La gran apuesta” y los Oscar a la mejor película que han sido un reflejo de su tiempo

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (2 votos, media: 5,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

El pasado 23 de Enero “La gran apuesta” se hizo con el premio concedido por el Gremio de Productores (PGA) imponiéndose a “Spotlight” de Thomas McCarthy, “El renacido” de Alejandro González Iñárritu o “Mad Max: Furia en la carretera” de George Miller. Desde que el PGA abrió el número de candidatas y se estableció el sistema de votos preferencial para asemejarse a los Oscar el dictamen de los académicos ha coincidido con el de los productores, la única excepción la encontramos en “Gravity” de Alfonso Cuarón que empató hace dos años con “12 años de esclavitud” de Steve McQueen. Como bien dijo George Clooney cuando recogió su Oscar por “Syriana”, la comunidad de Hollywood da visibilidad a determinadas cuestiones y en contadas ocasiones los Oscar han sido un reflejo de su tiempo.

El 7 de Diciembre de 1941 las fuerzas aéreas y navales de Japón atacaron Pearl Harbor y Estados Unidos entraría en la Segunda Guerra Mundial, seis meses después se estrenaría “La señora Miniver” de William Wyler, basada en la novela de Jan Struther, que narraba la historia de una acomodada familia británica que se desmorona con el estallido de la guerra. No era un proyecto precipitado ya que su preproducción ya se había iniciado cuando Estados Unidos aún era un país neutral, pero conforme se fue confirmando la posición del país el guión de la película se reescribió para ser afín. El film fue un gran éxito y arrasó en los Oscar, llevándose 6 estatuillas, entre ellas la de mejor película, actriz para Greer Garson, que en algún lugar tendrá que estar pronunciando su discurso e incitando la compra de bonos de guerra, y dirección, Wyler no recogió el galardón porque estaba rodando para las Fuerzas Aéreas del ejército estadounidense. Al año siguiente, otra película que tenía a la Segunda Guerra Mundial como telón de fondo, “Casablanca” de Michael Curtiz, reinaba en los premios de la Academia con tres estatuillas, mejor película, dirección y guión.

La señora Miniver

En la Navidad de 1946, un año después de que finalizara la Segunda Guerra Mundial, William Wyler estrenaba “Los mejores años de nuestra vida”, basándose en la novela de MacKinlay Kantor, en donde hablaba de los veteranos del conflicto, y nadie mejor que Harold Russell para representar esa historia, él formaba parte del ejército y perdió sus manos cuando manipulaba un cohete mientras estaba rodando una película de entrenamiento. “Los mejores años de nuestra vida” se convirtió en un acontecimiento y se llevó 7 Oscar, entre ellos los de mejor película, dirección y actor protagonista para Fredric March, y Russell consiguió el de mejor actor de reparto y uno especial con el que la Academia quería apoyar la recuperación en la sociedad de los veteranos de la Segunda Guerra Mundial.

Los mejores años de nuestra vida

Un año después del estreno de “Los mejores años de nuestra vida” veía la luz “La barrera invisible” de Elia Kazan que denunciaba abiertamente el antisemitismo existente en los Estados Unidos, y llegó en un momento en el que la opinión popular había comenzado a cambiar tras descubrirse los horrores cometidos por los nazis contra los judíos durante la Segunda Guerra Mundial. La adaptación cinematográfica de la novela escrita por Laura Z. Hobson se convirtió en un proyecto personal del jefazo de la 20th Century Fox, Darryl F. Zanuck, que se sintió humillado al ser rechazado por un selecto club de Los Ángeles porque creyeron que era judío cuando en realidad no lo era. Muchos le aconsejaron que lo abandonase porque se iba a meter en problemas, pero no hizo caso a las advertencias y le encargó la dirección a Elia Kazan, que sí era judío. El film fue un éxito, uno de los más taquilleros del Estudio durante ese año, y se llevó tres estatuillas, las de mejor película, dirección y actriz de reparto para Celeste Holm. Pero tuvo sus consecuencias ya que despertó las sospechas del Comité de actividades antiamericanas que llamaría a declarar a Zanuck, Kazan y a dos de los actores del film, John Garfield y Anne Revere. Los dos últimos terminaron en la lista negra de Hollywood por negarse a colaborar.

La barrera invisible

El 4 de Abril de 1968 asesinaron al activista por los derechos civiles y premio Nobel de la Paz Martin Luther King. Ese atentado supuso el inicio de una serie de disturbios a lo largo de varios Estados. Seis días después de la muerte de King tuvo lugar la ceremonia de los Oscar y la gran vencedora fue “En el calor de la noche” de Norman Jewison, adaptación de la novela de John Ball. La película hablaba frontalmente de la segregación racial a través de la historia de un policía negro, interpretado por Sidney Poitier, que debe lidiar con una comunidad racista. Además de alzarse con el Oscar a la mejor película logró otras cuatro estatuillas entre ellas la de mejor actor para Rod Steiger. Otro de los títulos de esa edición fue “Adivina quién viene esta noche” de Stanley Kramer, ganadora del Oscar al mejor guión y a la mejor actriz para Katharine Hepburn, que reflejaba la incomodidad de un matrimonio cuando su hija les presenta a su novio que no es otro que Sidney Poitier, el negro favorito de los blancos como decían en “El mayordomo”.

En el calor de la noche

En Diciembre de 1978 se estrenaba “El cazador” de Michael Cimino, que llegaba tres años después de que finalizara la Guerra de Vietnam. Era un tabú ya que Estados Unidos había sido humillado en el conflicto y las heridas aún estaban abiertas. “El cazador” era una película incómoda, que tuvo un proceso creativo que fue una verdadera locura pero no tanto como “La puerta del cielo” que acabó con la prometedora carrera de Michael Cimino y, aunque tuvo muy buena aceptación cuando se estrenó, levantó ampollas ya que era muy ambigua en cuanto a la exaltación del sentimiento patriótico, también se cuestionó el uso de la ruleta rusa puesto que no estaba acreditado que el Vietcong jugase de esa manera con sus prisioneros y, cuando se proyectó en el Festival de Berlín, algunos miembros del Jurado se negaron a verla, entre ellos Julie Christie, que según el productor Michael Deeley actuó a petición de su ex novio Warren Beatty, que con “El cielo puede esperar” era uno de los principales aspirantes a los Oscar. “El cazador” ganó 5 estatuillas entre ellas las de mejor película, dirección y actor de reparto para un extraordinario Christopher Walken. Curiosamente en esa edición otra película que hablaba sobre la guerra de Vietnam, “El regreso”, se hizo con los premios para su pareja protagonista, Jon Voight y Jane Fonda, que fue otra de las voces que protestaron contra el film de Cimino.

El cazador

En el Festival de Venecia del año 2008 la directora Kathryn Bigelow estrenó “En tierra hostil” que relataba el día a día de una brigada de artificieros destinada en Irak. Tardó casi un año en llegar a los Estados Unidos, después de ser comprada en el Festival de Toronto. Su estreno coincidía con el primer mandato del presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, que acababa de anunciar que la misión de combate del país en Irak terminaría en Agosto de 2010 y que las tropas saldrían definitivamente del territorio a finales de 2011. “En tierra hostil” no fue un gran éxito de público pero se convirtió en la película de consenso para los críticos y, finalmente, Kathryn Bigelow hizo historia en los Oscar, ya que se convirtió en la primera mujer, y hasta ahora la única, en alzarse con la estatuilla a la mejor dirección y en conseguir que su película fuese la mejor para los miembros de la academia. “En tierra hostil” lograría un total de 6 estatuillas.

En tierra hostil

“La gran apuesta” es una reflexión sobre la quiebra del sistema inmobiliario estadounidense que originó la crisis financiera mundial del año 2008, y lo hace a través de los que descubrieron lo que estaba sucediendo y decidieron aprovecharse de ello. El estallido de la crisis ha inspirado al cine y ha estado presente en los Oscar, “Margin Call” de J.C. Chandor optó en la categoría de mejor guión original en el 2012 y un año antes “Inside job” de Charles Ferguson se alzó con el Oscar al mejor documental. Jamás ha estado tan cerca del Oscar a la mejor película un título que nos explica el germen de la crisis financiera de la que aún estamos sufriendo sus consecuencias. Su único inconveniente es que, aunque en su tramo final cambie el tono, es una comedia, y su manera de jugar con el lenguaje narrativo, rompiendo la cuarta pared con la intervención de algunas estrellas como Selena Gomez o Margot Robbie para que expliquen al espectador lo que está sucediendo, hace que la propuesta de Adam McKay sea mucho más gamberra.

Mary Carmen Rodríguez

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario