Conexión Oscar: Las 30 mejores actrices de reparto ganadoras del Oscar (Del 21 al 30)

Conexión Oscar: Las 30 mejores actrices de reparto ganadoras del Oscar (Del 21 al 30)

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (8 votos, media: 5,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

El señor Gonzalo no respeta que la sección Conexión Oscar esté cerrada por vacaciones hasta el próximo mes de Septiembre y se le ha ocurrido la genial idea de hacer una recopilación de las mejores interpretaciones galardonadas con el Oscar, basándose en un criterio meramente personal. Un trabajo duro, por la selección y omisión de excelentes actuaciones, y por establecer un orden preferencial, pero también estimulante porque invita a repasar la Historia de estos premios.

30º Peggy Ashcroft por “Pasaje a la India” (1985)

Tras las malas críticas recibidas por “La hija de Ryan”, David Lean se retiró del mundo del cine durante 14 años. Regresó en 1984 con la que fue su última película, “Pasaje a la India”, en donde adaptaba la novela de E.M. Forster y la obra derivada de la misma de Santha Rama Rau. El film se desarrollaba en los años 20 del siglo pasado, cuando ya estaba creciendo el movimiento de independencia de la India, y está protagonizada por Adele, una joven británica, notablemente interpretada por Judy Davis, que acudirá a la colonia británica porque su novio está destinado en Chandrapore, la muchacha irá acompañada de su suegra (Peggy Ashcroft). Adele y la venerable anciana se harán amigas de Aziz Ahmed, un viudo hindú que les servirá de guía en una excursión cuando las dos guiris se empeñen en conocer a la verdadera India, y el apacible viaje terminará cuando Adele termine acusando a Aziz de intento de violación. Para el papel de la suegra, la señora Moore, David Lean quiso en primer lugar a Celia Johnson, la protagonista de “Breve encuentro”, pero ella lo rechazó al estar gravemente enferma, fallecería al cabo de unos meses. Y recurrió a Peggy Ashcroft que era una leyenda de la escena británica pero con una filmografía muy limitada, aunque estuvo en “39 escalones” de Alfred Hitchcock y llegó a ser nominada al Bafta por “Historia de una monja”. Ashcroft no estaba muy por la labor de hacer la película, porque se sentía muy mayor para irse a la India pero no le podía decir que no a David Lean. La actriz se hace con la película en cada una de sus intervenciones al meterse en la piel de esta mujer encantadora y libre de prejuicios que cree en la inocencia del hombre acusado de haber intentado violar a su nuera. A diferencia de “La hija de Ryan”, que aunque hoy esté bien considerada fue masacrada en su día, “Pasaje a la India” encandiló en su momento de estreno a la crítica que consideró que el film estaba a la altura de las mejores muestras de la obra de David Lean, y fue un relativo éxito de público.

Consiguió 11 nominaciones al Oscar, entre ellas las de mejor película, dirección, actriz, actriz de reparto y guión adaptado, y logró las de actriz secundaria y la de mejor banda sonora para la partitura compuesta por Maurice Jarre. Peggy Ashcroft ostenta el récord de ser la ganadora con mayor edad de esta categoría, se hizo con la estatuilla a la edad de 77 años. Su principal rival era Christine Lahti por “Chicas en pie de guerra”. Las otras candidatas eran Glenn Close (“El mejor”), Geraldine Page (“Sed de poder”) y Lindsay Crouse (“En un lugar del corazón”). La actriz siguió trabajando tanto en el cine como en la televisión, y su última aparición la hizo en “Madame Sousatzka”.

29º Judi Dench por “Shakespeare enamorado” (1999)

Judi Dench en Shakespeare Enamorado

El año anterior Judi Dench se había quedado sin la estatuilla a la mejor actriz principal gracias a su interpretación de anciana reina Victoria de Inglaterra en “Su majestad Mrs. Brown”, un trabajo que le había proporcionado el Globo de Oro, el Bafta, cuando la Academia británica se vengaba de la ignorancia de la cosecha británica en los Oscar, y diversos galardones de la crítica, quien se llevó el Oscar fue Helen Hunt por “Mejor…imposible” y realmente se lo merecía. Al año siguiente los académicos repararon su error concediéndole a Judi Dench el premio a la mejor actriz de reparto por aparecer ocho minutos en pantalla en “Shakespeare enamorado”. En el film la actriz interpretaba a la reina Isabel I de Inglaterra en la etapa final de su vida, e imponía tanto con su presencia y su avinagrado carácter que dejó a los espectadores con ganas de más. “Shakespeare enamorado” de John Madden fue la gran vencedora en la edición de los Oscar de 1999, frente a “Salvar al soldado Ryan” de Steven Spielberg, llevándose entre otros los premios de mejor película, dirección, actriz principal para Gwyneth Paltrow, actriz de reparto y guión original, fue una de las grandes hazañas en el expediente de Harvey Weinstein. Judi Dench, que en aquel momento contaba con 64 años, tenía como principal oponente a Kathy Bates por “Primary colors”. Las otras aspirantes eran Lynn Redgrave (“Dioses y monstruos”), Brenda Blethyn (“Little voice”) y Rachel Griffiths (“Hilary y Jackie”).

El salto a la popularidad de Judi Dench llegó de la mano de la saga Bond ya que ella se encargó de interpretar a M desde “Goldeneye” hasta “Skyfall”, anteriormente era una gran dama de la escena británica, capaz de hacer de todo en las tablas desde “Cabaret” hasta un Shakespeare, con una filmografía relativamente escasa, a pesar de su Bafta por “Una habitación con vistas”. Ahora es un nombre indispensable en cualquier producción con aroma a las islas británicas, también es verdad que ella no ha solido decir que no a las ofertas cinematográficas que le han llegado. Posteriormente ha estado en los Oscar por “Chocolat”, “Iris”, “Mrs. Henderson presenta”, “Diario de un escándalo” y “Philomena”. No deja de ser triste que una actriz tan prodigiosa como la Dench solamente tenga un Oscar y que sea por una interpretación de ocho minutos.

28º Patricia Arquette por “Boyhood” (2015)

Patricia Arquette in Boyhood

En el año 2002 el director Richard Linklater se propuso rodar una película durante un período de 12 años para para el proceso vital de un niño desde su infancia hasta la llegada a la etapa adulta. Le propuso la idea a su actor fetiche, Ethan Hawke, y a Patricia Arquette, y ambos aceptaron sabiendo que era una locura, ya que si no sabemos qué es lo que nos deparará el futuro a corto plazo en doce años es realmente impredecible. En ese tiempo Patricia Arquette rodó la serie “Medium”, por la que le dieron un Emmy, se metió en “Boardwalk Empire” y estuvo en varias películas, entre ellas “Fast food nation” del propio Linklater, a nivel personal se casó con el actor Thomas Jane, tuvo una hija y se divorció, y físicamente parafraseando al señor Gonzalo pasó de ser un pibón a desbordarse demostrando la crueldad del paso del tiempo con algunos, lo de James Spader es muchísimo peor, pero esa es otra historia. Al inicio vemos a una mujer recientemente separada, con dos hijos pequeños, que decide retomar unos estudios que se vio obligada a interrumpir al quedarse embarazada siendo muy joven, que se enamora de un profesor con quien se casa y que terminará amargándole la existencia, se separa, dará clases en la universidad e iniciará otra relación con otro hombre que tampoco le conviene, un tipo de mujer que es muy reconocible que, independientemente de su formación y madurez, por su miedo a quedarse sola se engancha con el primero que sea amable con ella aunque convierta su vida en un infierno. Y cuando llega el momento de tener el nido vacío, porque su hijo ya se va a la universidad, siente que ha fracasado. El personaje de la madre es secundario, hay un momento en el que llega a desaparecer de la historia, ya que la actriz estaba embarazada, pero se convierte en el corazón del film, gracias a la gran carga de humanidad, naturalidad y sensibilidad que hay en el trabajo de Patricia Arquette, que se luce especialmente en la escena en la que se rompe al creer que no ha merecido la pena conseguir una serie de logros profesionales si su vida es un absoluto desastre y se queda sola.

“Boyhood” se convirtió en la niña bonita de la crítica durante el año 2014 que se quedó encandilada por la originalidad de la propuesta de Linklater y por el retrato realizado no solo de un niño y su familia sino de la evolución de la sociedad estadounidense en los últimos doce años. La interpretación de Arquette fue una de las más valoradas de ese año y solamente Emma Stone por “Birdman” pudo ser considerada su rival. Las otras candidatas fueron Laura Dern (“Alma salvaje”), Keira Knightley (“The imitation game”) y Meryl Streep (“Into the woods”). Antes de recoger el Oscar, cuando aún estaba peinada, declaró que el premio no iba a cambiar nada en su vida, ya que ni le iba a dar más trabajo ni hacer ganar más dinero. Y así ha sido, la carrera de Patricia Arquette, que en aquel momento tenía 46 años, no se ha visto alterada, ahora es una “Academy winner” que quiere seguir en Hollywood mientras la industria se lo permita.

27º Mira Sorvino por “Poderosa Afrodita” (1996)

MIGHTY APHRODITE, Mira Sorvino, 1995, apartment

Woody Allen siempre nos ha regalado grandes personajes y entre los más memorables tendría que estar Linda Ash, la prostituta interpretada por Mira Sorvino en “Poderosa Afrodita”. La hija del actor Paul Sorvino era una absoluta desconocida cuando se estrenó el film en el año 1995, apenas llevaba un par de años trabajando en la industria, participando en “Quiz show (El dilema)” de Robert Redford. En “Poderosa Afrodita” Allen narraba la historia de un hombre que se obsesiona con localizar a la madre de su hijo, que es claramente superdotado, y lejos de encontrarse con una mujer brillante, como por ejemplo una modélica universitaria que renunció a la maternidad para centrarse en su carrera, encuentra a una prostituta y estrella del porno que aspira convertirse en actriz de teatro, y que es bastante limitadita, con un sentido del humor muy burro. Sorvino está francamente prodigiosa en la piel de esta mujer cuya exuberancia es inversamente proporcional a su inteligencia, irradia encanto, carisma, talento y una naturalidad pasmosa para pronunciar diálogos tan desternillantes como cuando descubrió que lo suyo era la actuación al rodar su primera escena porno, nada más y nada menos que un trío, o la decepción que le supuso cuando se encamó con un enorme luchador que la tenía pequeñita. Para interpretar a Linda, Sorvino ideó hacerlo con una voz que fuese aguda y grave a la vez, y a las cuatro semanas Woody Allen le dijo que eso no estaba funcionando que optase por la aguda y que no había problema porque había dinero suficiente para rodar todas sus escenas de nuevo.

“Poderosa Afrodita” fue muy destacada por la crítica, principalmente por la labor de Mira Sorvino, y tuvo una taquilla bastante modesta. Estuvo presente en los Oscar en las categorías de mejor guión original y actriz de reparto. Era la gran favorita para ganar el Oscar a la mejor actriz de reparto, teniendo como principal competidora a una aún desconocida Kate Winslet, que conseguía la primera nominación de su carrera por su excelente interpretación en “Sentido y sensibilidad”. Las otras aspirantes eran Joan Allen (“Nixon”), Mare Winningham (“Georgia”) y Kathleen Quinlan (“Apolo 13”). Hollywood intentó convertir en estrella a esta actriz de 26 años explotando su vena más ingenua, algo que se comprobó en “Romy y Michelle” que funcionó relativamente bien, pero ella no quería encasillarse y optó por participar en otro tipo de producciones como “Blue in the face”, “Mimic”, “A primera vista”, o “El triunfo del amor”, en esta última estaba francamente bien, pero no funcionaron. Lamentablemente Mira Sorvino se ha convertido una “one film wonder” y también en un ejemplo de la maldición de la ganadora del Oscar a la mejor actriz de reparto.

26º Mercedes McCambridge por “El político” (1950)

Mercedes McCambridge en El político

Robert Rossen se propuso llevar a la gran pantalla la novela “Todos los hombres del rey” de Robert Penn Warren, ganadora del premio Pulitzer en 1946, que inspirándose en la figura de quien fuese el gobernador de Louisiana, Huey Long, narraba el ascenso y caída de Willie Stark, un abogado honrado que lucha contra los poderes locales y que entra en política, perdiendo su inocencia, y volviéndose tan corrupto como los políticos contra los que luchaba. Se convierte en un populista que domina los medios de comunicación y que hará todo lo posible para mantenerse en el poder. En un primer momento Rossen le ofreció el papel a John Wayne, pero éste lo rechazó porque le parecía claramente antipatriota, y el elegido fue Broderick Crawford que fue un justísimo ganador del Oscar al mejor actor. El papel de su asistente, Sadie Burke, fue a parar a Mercedes McCambridge. Con su voz poderosa inició su carrera como actriz en la radio, de ahí pasaría a los escenarios de Broadway y a la televisión pero era una absoluta novata en el cine. Se ganó el papel en “El político” porque, cuando fue a hacer el casting y se reunió con los productores, les echó la bronca por hacerle esperar un gran rato, ellos vieron que era perfecta para encarnar a alguien con tan mala baba. McCambridge está electrizante en la piel de la asistente de Stark, dispuesta a todo para ayudarle a ascender y que en realidad está hasta las trancas y que desea que abandone a su esposa por ella, aunque él esté más interesado en otras mujeres.

“El político” fue motivo de disputa entre el director y productor Robert Rossen y el jefe de la Columbia, Harry Cohn, ya que se consideraba una burrada el montaje inicial que duraba 250 minutos, y se optó por utilizar solamente el momento cumbre de cada escena reduciendo la película a los 109. El film no fue un gran éxito de público pero sí que contó con el respaldo de los críticos. Optó a 7 Oscar ganando los de mejor película, actor y actriz de reparto. Se quedaron en la cuneta la dirección, John Ireland como actor de reparto, el guión y el montaje. McCambridge tenía 34 años cuando se alzó con el Oscar a la mejor actriz de reparto por su primera aparición en la gran pantalla. Su gran rival era Ethel Waters por “Pinky”. Las otras aspirantes eran Ethel Barrymore (“Pinky”), Elsa Lanchester (“Hablan las campanas”) y Ceslete Holm (“Hablan las campanas”). Mercedes McCambridge no se convirtió en una estrella pero fue muy bien aprovechada por la industria como actriz de carácter, volvió a ser candidata al Oscar por “Gigante”, no lo fue por “Johnny Guitar”, y una católica practicante como ella fue elegida para darle la voz al diablo en “El exorcista”, llenando para ello el estudio de grabación de crucifijos.

25º Geena Davis por “El turista accidental” (1989)

Geena Davis en El turista accidental

El guionista y director Lawrence Kasdan, al que le debemos los libretos de “El imperio contraataca” o “En busca del arca perdida”, y algunas magníficas películas como director como “Fuego en el cuerpo”, “Reencuentro” o “Silverado”, afrontó tres años después de rodar la última la adaptación de la novela de “El turista accidental”, con la que la escritora Ann Tyler optó al Pulitzer en 1985 y que habla sobre las consecuencias de la pérdida de un hijo y la superación de una tragedia. Para este film reunió a William Hurt y Kathleen Turner que mostraban una faceta completamente diferente a la hipersexual “Fuego en el cuerpo” ya que interpretaban a un matrimonio que queda destruido tras la accidental muerte de su hijo. Para interpretar a Muriel, una excéntrica adiestradora de perros que será fundamental en la recuperación de Macon, el protagonista, Kasdan seleccionó a la actriz Geena Davis, que se había enamorado de este personaje cuando leyó la novela durante el rodaje de “La mosca” de David Cronenberg. Se impuso a otras aspirantes como Melanie Griffith, Jessica Lange, Ellen Barkin o Candice Bergen. Hasta ese momento la carrera de Geena Davis se había desarrollado principalmente en la televisión y ya había asumido sus primeros papeles importantes en el cine entre ellos en “Bitelchús” de Tim Burton. “El turista accidental” es un hermoso drama romántico sobre un escritor de guías de viaje que ha perdido a su familia, su hijo ha muerto y su mujer acaba de abandonarle, y lo único que conserva es a su perro que no le hace caso. Una adiestradora le echará una mano con el animal. Ella es estrafalaria, vital, con un hijo enfermo y él no congeniará nada con ella, pero poco a poco irá descubriendo a esa mujer, abriéndose ante ella y enamorándose, y creerá que la vida puede volver a tener sentido. Destaca la química que hay entre William Hurt, que está espléndido aunque no lograse la nominación al Oscar, y Geena Davis que está sensacional y especialmente encantadora en la piel de Muriel.

“El turista accidental” fue un éxito de público y para la crítica fue una de las películas del año 1988. Geena Davis tenía 33 años cuando se alzó con la estatuilla de mejor actriz de reparto, teniendo como principales rivales a Sigourney Weaver por “Armas de mujer” y a Michelle Pfeiffer por “Las amistades peligrosas”. Las otras aspirantes eran Joan Cusack (“Armas de mujer”) y Frances McDormand (“Arde Mississippi”). Geena Davis volvería a ser nominada al Oscar por “Thelma & Louise” y, aunque nunca llegó a ser considerada una gran estrella de la industria, sí que demostraba su eficacia en cualquier tipo de papel. Gracias a su imponente físico, con su 1´83 de estatura, probó suerte en el cine de acción y, aunque resultó ser impecable (está asombrosa en “Memoria letal”), el fracaso estrepitoso de “La isla de las cabezas cortadas” sentenció su carrera cinematográfica, algo que ni el relativo éxito de “Stuart Little” logró ayudar.

24º Brenda Fricker por “Mi pie izquierdo” (1990)

BrendaFricker

En el año 1989 el director irlandés Jim Sheridan sorprendió a la crítica y al público con su ópera prima “Mi pie izquierdo”, inspirada en la historia del pintor y escritor irlandés Christy Brown que nació con una parálisis cerebral que solamente le permitía mover su pie izquierdo y que gracias a su tenacidad logró el reconocimiento. El film consagró a Daniel Day-Lewis como el actor definitivo y cimentó su fama de bicho raro por su metodología. También fue el primer gran éxito de Miramax en los Oscar, fue el primero de sus títulos que tuvo presencia en la categoría de mejor película, y su campaña fue especialmente agresiva, y a esto me refiero a que localizó a un grupo de académicos durante sus vacaciones de Navidad para proyectarles la película. Además optó a la estatuillas de mejor dirección, guión adaptado, actor principal y actriz de reparto para Brenda Fricker, y se llevó las dos últimas. Además de por la esforzadísima interpretación de Daniel Day-Lewis, “Mi pie izquierdo” destaca por no ser un film al uso sobre una historia de superación personal, lejos de ser un drama desgarrado está lleno de humor.

Brenda Fricker realiza un trabajo realmente conmovedor interpretando a la madre de Christy Brown, una mujer que no se rindió para sacar adelante a su hijo y procurar que no le faltase de nada, aunque las circunstancias económicas no ayudasen. Hasta ese momento la actriz irlandesa había desarrollado su carrera en la televisión tanto en su país natal como en Gran Bretaña, fue especialmente conocido su papel en el culebrón de la BBC “Casualty”, y con “Mi pie izquierdo” enamoró a la crítica. Tenía 45 años cuando se alzó con el Oscar a la mejor actriz de reparto, su principal rival fue Julia Roberts por “Magnolias de acero”. Las otras candidatas fueron Anjelica Huston (“Enemigos, una historia de amor”), Lena Olin (“Enemigos, una historia de amor”) y Dianne Wiest (“Dulce hogar… ¡a veces!”). La carrera de Fricker tuvo continuidad en Hollywood pero de manera muy poco llamativa, participó en “Solo en casa 2“ y “Tiempo de matar” y no tardó en regresar a Europa. Uno de sus últimos trabajos, antes de retirarse en el 2014, fue “Albert Nobbs”

23º Rachel Weisz por “El jardinero fiel” (2006)

Rachel Weisz en El jardinero fiel

Saltó al estrellato gracias a “La momia” pero la carrera de Rachel Weisz no ha estado marcada por este título. Gracias a su belleza, que equilibra la carnalidad y la serenidad, y sobre todo a su talento, antes y después de participar en saga de Universal la actriz británica se ha caracterizado por ser escogida por directores de renombre para sus proyectos: Bernardo Bertolucci, Michael Winterbottom, Jean-Jacques Annaud, Wong Kar Wai, Alejandro Amenábar, Darren Aronofsky, Paolo Sorrentino, Yorgos Lanthimos o el brasileño Fernando Meirelles. Tras el éxito cosechado por “Ciudad de Dios”, por la que fue nominado al Oscar, el director asumió su primer proyecto internacional adaptando la novela “El jardinero fiel” de John Le Carré que denuncia las prácticas realizadas por las grandes corporaciones farmacéuticas en África. El protagonista del film es Ralph Fiennes, un diplomático británico que recibe la noticia de que su mujer, Tessa, que es activista de Amnistía Internacional, ha sido asesinada en Kenia. Ahí intentará averiguar quién está detrás de la muerte de su esposa y al mismo tiempo limpiar su nombre tras los rumores de infidelidad. Rachel Weisz realiza una interpretación tan enérgica que contrasta a la perfección con la tranquilidad del personaje de Fiennes, y llena de matices, en la piel de esta entregada activista que no pierde la voluntad de hacer su trabajo a pesar de ser golpeada por la trágica pérdida de su bebé o por poner su propia vida en peligro. Su presencia es fundamental en la historia, y recibió premios como protagonista, pero decidieron promover su trabajo en la categoría de mejor actriz de reparto.

“El jardinero fiel” fue un éxito de crítica y también de público y obtuvo 4 nominaciones al Oscar, entre ellas para el compositor Alberto Iglesias. Weisz tenía 35 años cuando se alzó con la estatuilla. Sus principales rivales eran Michelle Williams por “Brokeback Mountain” y Amy Adams en “Junebug”, el papel que le dio a conocer a los académicos. Las otras aspirantes eran Catherine Keener (“Capote”) y Frances McDormand (“En tierra de hombres”). El Oscar no ha influido en las posteriores decisiones de Rachel Weisz, ha seguido trabajando en proyectos que le permitan mostrar lo mejor de su labor como actriz, y los ha alternado con su participación en otras propuestas más comerciales como “El legado de Bourne”. Se quedó a las puertas de la nominación por una de las mejores interpretaciones de su carrera, cuando se puso en la piel de Hester Collyer en “The deep blue sea” de Terence Davies.

22º Claire Trevor por “Cayo Largo” (1949)

Claire Trevor en Cayo Largo

Meses después de estrenar “El tesoro de Sierra Madre” llegó a las pantallas otra de las grandes muestras de la filmografía de John Huston, “Cayo Largo”, que reunía de nuevo en la gran pantalla a la pareja formada por Humphrey Bogart y Lauren Bacall. “Cayo Largo” adaptaba la homónima obra de teatro de Maxwell Anderson, que se estrenó con éxito en Broadway en 1939, y narraba la historia de Frank McCloud, un veterano de guerra que acudirá a Cayo Largo para visitar al padre y a la viuda de un compañero. Ellos regentan un hotel pero no tardarán en ser tomados como prisioneros por una banda de mafiosos liderada por Johnny Rocco, interpretado por un descomunal Edward G. Robinson, que al igual que todos los de la zona trata de protegerse del paso de un huracán. La única que llegó a los Oscar fue Claire Trevor, que da vida a Gaye Dawn, la esposa de Rocco, una antigua cantante totalmente alcoholizada que es constantemente humillada por su marido. Su presencia en el film es tan apabullante que se hace con él en cada una de sus apariciones. Es especialmente memorable el momento en el que es obligada a cantar por su marido a cambio de un buen trago que finalmente le niega. La tensión se puede cortar con un cuchillo y Gaye, absolutamente desesperada por un copazo, ofrece un espectáculo tan patético que en esa escena realmente dolorosa se metió el Oscar en el bolsillo.

Tenía 39 años cuando se alzó con la estatuilla. Era su segunda nominación tras “Calle sin salida”. Su principal rival era Ellen Corby por “Nunca la olvidaré”. Las otras aspirantes eran Jean Simmons (“Hamlet”), Agnes Moorehead (“Belinda”) y Barbara Bel Geddes (“Nunca la olvidaré”). Con su belleza gélida se convirtió en la reina del cine negro porque bordaba los papeles de villana, pero Claire Trevor se desenvolvía con soltura en otros géneros como el drama, la comedia o el western. En 1955 recibiría su última nominación, también en la categoría de mejor actriz de reparto por “Escrito en el cielo”. Su última aparición cinematográfica la hizo en la comedia “Bésame y esfúmate” y participó en las series de televisión “Vacaciones en el mar” y “Se ha escrito un crimen”.

21º Goldie Hawn por “Flor de cactus” (1970)

Goldie Hawn en Flor de cactus

“Esa chica es dinamita”. Eso fue lo que dijeron críticos y espectadores cuando vieron a Goldie Hawn en la adaptación cinematográfica de la obra de teatro “Flor de cactus”. Hasta ese momento la actriz, que tan solo tenía 24 años, ya era un rostro conocido en la pequeña pantalla gracias a la serie de sketches “Laugh-in” por la que llegó a ser nominada al Emmy, solamente habiendo rodado la película “Una banda loca, loca”. En “Flor de cactus” interpreta a Toni Simmons, una joven que mantiene una relación con Julian, un dentista mucho mayor que ella (Walter Matthau) que le hace saber que es un hombre de familia, pero él ni tiene hijos ni está casado siendo solamente la manera de eludir cualquier compromiso. Cuando él se decida a ir en serio con la muchacha ante la insistencia de ésta le pedirá a su enfermera (Ingrid Bergman) que se haga pasar por su esposa y la mujer accede porque está enamorada de él desde hace varios años. El resultado del film, dirigido por Gene Saks, y que contaba con guión de I.A.L. Diamond, colaborador de Billy Wilder, es una comedia desternillante, en donde vemos a Ingrid Bergman pasándolo en grande alejándose del drama y a Walter Matthau bordando una vez más su papel de caradura, pero quien se convierte en la absoluta estrella del film es Goldie Hawn, que con su físico tan menudo, esos ojos que no le caben en la cara, su tremenda naturalidad y su extraordinario talento para la comedia levanta la película con su mera aparición.

“Flor de cactus” fue un gran éxito de público y la crítica bendijo la interpretación de Hawn y el guión. A pesar de su buen funcionamiento solamente la actriz estuvo presente en los Oscar. Su gran rival era Dyan Cannon por “Bob, Carol, Ted y Alice” y las otras aspirantes eran Susannah York (“Danzad, danzad, malditos”), Sylvia Miles (“Cowboy de medianoche”) y Catherine Burns (“El verano pasado”). A raíz del éxito cosechado por “Flor de cactus” y del Oscar, Hollywood encontró a una nueva actriz que convertir en estrella, tenía el encanto, el talento y el carisma necesario para conseguirlo. Y desde luego que lo logró, fue la representante de la comedia usamericana durante la década de los 70 y buena parte de los 80. Y demostró que también podía funcionar en otros géneros, un ejemplo de ello es “Loca evasión” de Steven Spielberg. Volvió a ser nominada al Oscar por uno de los mayores éxitos de su carrera “La recluta Benjamín”. Y desgraciadamente no salió adelante ese proyecto que le reuniría con Diane Keaton y Bette Midler, tras el buen funcionamiento de “El club de las primeras esposas”, en donde las tres se iban a interpretar a unas vendedoras de Avon perdidas en el Amazonas.

Mary Carmen Rodríguez

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

William Harford - 01.05.2016 a las 19:17

Mary Carmen,que poca consideración tiene contigo el Sr. Gonzalo!! Que no te explote! Hazme el favor

Mary Carmen Rodríguez - 01.05.2016 a las 20:32

El señor Gonzalo me echaba de menos, William.

Él se encargará de los actores.

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario