Conexión Oscar: Los 30 mejores actores protagonistas ganadores del Oscar (Del 21 al 30)

Conexión Oscar: Los 30 mejores actores protagonistas ganadores del Oscar (Del 21 al 30)

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (1 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Antes de empezar la nueva temporada de premios es el momento de ir cerrando este propósito que nos hemos marcado las últimas semanas. La de repasar, de una manera subjetiva pero también bastante ilustrativa, los mejores ganadores de la Historia de los Oscar en las categorías interpretativas. Meryl Streep encabezó el listado de mejor actriz por “La decisión de Sophie”, Karl Malden se impuso en la lista de mejor actor de reparto y Hattie McDaniel se llevó el mismo honor en mejor actriz de reparto. Queda ahora ver el recorrido en la categoría de mejor actor protagonista.

30º Adrien Brody por “El pianista” (2003)

A sus 29 años Adrien Brody consiguió ser el actor más joven en ganar la estatuilla en la categoría protagonista. Se abrían las puertas para este intérprete canadiense, larguirucho y de nariz aguileña que había demostrado cierto carisma en títulos como “Liberty heights” (1999), “Pan y rosas” (1999) y “Las flores de Harrison” (2000), además de lo que se quedó en la sala de montaje de “La delgada línea roja” (1998). Un actor a priori alejado del radar de los premios pero que tuvo la fortuna de que un director como Roman Polanski se fijara en él para dar vida con suma sobriedad y contención emocional al pianista polaco Wladyslaw Szpilman. Una interpretación de esas de desgarro progresivo en el que asistimos al derrumbe personal y profesional de un genio de su arte debido al exterminio nazi que se lleva a cabo sobre su pueblo.

La gran labor de Brody se basa en ser un volcán interno de rabia, frustración, incomprensión y dolor que sólo estalla en los momentos más extremos, manteniendo el resto la templanza y su titánica lucha hacia la supervivencia entre escaramuzas y ayudas de algún alma caritativa que asiste con perplejidad a lo que está sucediendo. Uno de los mejores trabajos de un Polanski que soltó todos sus fantasmas interiores en homenaje a su propia familia saliéndole una de sus obras maestras. La Academia no dudó en premiarle como mejor director (tras nominarlo por “Chinatown” y “Tess”) a pesar de su condición de exiliado y lo mismo ocurrió con Adrien Brody que adelantó por la izquierda a los favoritos de la noche; Jack Nicholson por “A propósito de Schmidt”, lo que hubiera sido su cuarto Oscar, y sobre todo el icónico trabajo de Daniel Day-Lewis en “Gangs of New York” que padeció la gran derrota de la cinta de Scorsese con 10 candidaturas y ningún premio. Los otros nominados fueron Nicolas Cage por “Adaptation (El ladrón de orquídeas)” y Michael Caine por “El americano impasible”.

29º Richard Dreyfuss por “La chica del adiós” (1978)

OscarActorRichardDreyfuss

Del más joven en conseguir el Oscar protagonista vamos al segundo que ocupa ese particular ranking y que ostentó el record hasta el triunfo del canadiense. Hablamos de un Richard Dreyfuss que arrasó con Oscar, Globo de Oro y Bafta reconociendo uno de esos trabajos de hombre corriente con el que era fácil empatizar, alejado de toda heroicidad y que conectaba con el sentimiento del espectador de aquellos años en transición entre las grandes épicas y dramas de los 50 y 60, ahora más crítico e interesado por historias actuales, sencillas pero directas. Algo que se confirma con que en esa edición “Annie Hall” se impusiera a “La guerra de las galaxias”. Dreyfuss logra una conmovedora interpretación que sólo hace confirmar que, de no ser por su errática carrera, merecería estar a la altura de sus coetáneos Robert De Niro, Dustin Hoffman o Al Pacino.

La cinta de Herbert Ross adaptando la obra de teatro de Neil Simon presenta a un actor de segunda fila y una mujer divorciada y madre de una hija que, por una serie de circunstancias, tienen que compartir apartamento en Nueva York durante una larga temporada. Una comedia pura pero también con la tristeza del sentimiento de soledad como telón de fondo. Dreyfuss sólo volvió a ser nominado por “Profesor Holland” en 1996 y ganó el Oscar al triunfador de la noche Woody Allen (“Annie Hall”), el eterno derrotado Richard Burton (“Equus”), el italiano más icónico Marcello Mastroianni (“Una jornada particular”) y el emergente John Travolta (“Fiebre del sábado noche”).

28º James Stewart por “Historias de Filadelfia” (1941)

OscarActorJamesStewart

Con las campañas que vivimos en la actualidad hubiera sido difícil ver a James Stewart ganando por este papel en la categoría protagonista. Su periodista Macaulay Connor, escéptico inicialmente pero después perdidamente enamorado del personaje de Katharine Hepbun, habría sido relegado a la categoría de secundario teniendo en cuenta que su aparición es ya avanzada la película y que no es un protagonista absoluto sino un vértice con el que se pivota la relación de la pelirroja y de su ex marido, Cary Grant. La cinta sirvió para que Hepbun reconquistara al público tras ser considerada “veneno para la taquilla” gracias a una fresca comedia de enredo familiar basada en la obra de teatro de Philip Barry que la actriz representó con gran éxito en las tablas junto a Joseph Cotten y Van Heflin.

James Stewart era el joven americano lleno de energía y valores y ganó el Oscar poco antes de un hiato en su carrera debido a su participación en la Segunda Guerra Mundial y regresar como un héroe. Había sido nominado el año anterior por “Caballero sin espada” y volvería a serlo por “¡Qué bello es vivir!” en 1947, “El invisible Harvey” en 1951 y “Anatomía de un asesinato” en 1960. En 1985 recibió el Oscar honorífico. Stewart mereció el Oscar por su frescura y por esa delicia de verlo borracho bebiendo los vientos por la pelirroja pero, en verdad, la competencia fue de altísimo nivel con Henry Fonda (“Las uvas de la ira”), Charles Chaplin (“El gran dictador”), Laurence Olivier (“Rebeca”) y Raymond Massey (“Lincoln en Illinois”).

27º Fredric March por “Los mejores años de nuestra vida” (1947)

OscarActorFredricMarch

Realeza del Hollywood clásico a lo que contribuía un porte y una manera de actuar muy propio de la escuela británica aunque él fuera de Los Ángeles. Fue candidato en 5 ocasiones al Oscar y ganó dos estatuillas. La primera por “El hombre y el monstruo” en 1932, encarnando al Dr. Jekyll y Mr. Hyde, y la segunda por este retrato de la vuelta a la vida civil tras la gloria, la camaradería y el trauma de la II Guerra Mundial en “Los mejores años de nuestra vida” en 1947, cinta de William Wyler que llegó en el momento exacto para, además de sus virtudes, convencer a una Academia para que le diera 7 Oscar. Las otras nominaciones de March fueron por “The royal family of Broadway” en 1931, “Ha nacido una estrella” en 1938 y “Muerte de un viajante” en 1952.

March interpretaba al sargento acomodado que vuelve al hogar familiar e intenta adaptarse a su nueva vida a pesar de que el dolor que ha vivido y visto marcará su relación con su mujer y sus dos hijos ante el descubrimiento de la banalidad en la que se mueven las prioridades de la clase a la que pertenece. Su personaje es los ojos del espectador que van asistiendo a como se van desmoronándose los personajes de Dana Andrews y Harold Russell, Jr.. La cinta se encargó al dramaturgo y guionista Robert Sherwood y al director William Wyler cuando éstos estaban en un momento profesional crítico en esos años de contienda. Sherwood escribía discursos al presidente Roosevelt y Wyler se había quedado parcialmente sordo rodando documentales en primera línea de fuego. La cinta fue un éxito y March se llevó el Oscar por delante de James Stewart (“¡Qué bello es vivir!”), Laurence Olivier (“Enrique V”), Gregory Peck (“El despertar”) y Larry Parks (“The Jolson story”).

26º Jamie Foxx por “Ray” (2005)

OscarActorJamieFoxx

La moda de los biopics musicales se desató en Hollywood a finales de los 90 y primeros 2000 y este Oscar fue consecuencia de todo ello justo el año anterior en que Joaquin Phoenix fuera nominado por dar vida a Johnny Cash en “En la cuerda floja”. En todo caso, el Oscar de Jamie Foxx por “Ray” no se puede discutir a pesar de que, cegados por su mimetismo y enérgica interpretación de un icono que había fallecido pocos meses antes después de bendecir al actor para que le diera vida en cine, la Academia nominó a la cinta en las categorías más importantes a pesar de ofrecer tópico tras tópico en una película lineal con infancia difícil, auge, caída y consolidación de la leyenda entre problemas con las drogas y las mujeres.

No se concibe a otro actor para dar vida a Ray Charles y Foxx lo resuelve con nota tanto en sus gestos, movimientos de éxtasis en sus actuaciones golpeando el piano, y habiéndose preparado fuera de cámara para que la ceguera fuera convincente. Foxx fue candidato ese mismo año por “Collateral”, temporada que le puso en el mapa tras una tímida carrera en el cine en la que hasta el momento era haber recibido halago de Al Pacino durante el rodaje “Un domingo cualquiera”, y nunca más ha vuelto a ser nominado aunque lo haya intentado con “Dreamgirls”, “El solista” o “Django desencadenado”. Foxx impidió el primer Oscar de Leonardo DiCaprio en “El aviador” o que Clint Eastwood redondeara su gran noche de gloria por “Million dollar baby”. También fueron candidatos Johnny Depp por “Descubriendo Nunca Jamás” y Don Cheadle por “Hotel Rwanda”.

25º Alec Guinness por “El puente sobre el río Kwai” (1958)

OscarActorAlecGuinness

Hablamos de escuela británica y en ella ocupa un puesto de honor Sir Alec Guinness que, junto a Laurence Olivier y Peter Sellers, tenían una poderosa habilidad para mantener su clase y estoicismo y también para ser unos maestros del disfraz. Y en eso cumplió con sobresaliente un actor que se estrenó de la mejor manera adaptando a Dickens en “Cadenas rotas” (1946) y “Oliver Twist” (1948), convirtiéndose desde ese momento en el actor fetiche de David Lean que contaría con él para títulos míticos como “Lawrence de Arabia” (1962) o “Doctor Zhivago” (1965), además de contribuir al único Oscar de su carrera por “El puente sobre el río Kwai” en 1958. También fue candidato por “Oro en barras” en 1953, como guionista por “Un genio anda suelto” en 1959, y como actor de reparto por “La guerra de las galaxias” en 1978 y “La pequeña Dorrit” en 1989. En 1980 fue receptor también del Oscar honorífico. Guinnes no tuvo excesiva competencia pudiendo batir con facilidad a Marlon Brando (“Sayonara”), Anthony Franciosa (“Un sombrero lleno de lluvia”), Charles Laughton (“Testigo de cargo”) y Anthony Quinn (“Viento salvaje”).

Inolvidable su flemático papel de Coronel Nicholson que se enfrenta a los japoneses que quieren que los prisioneros británicos construyan un puente, lo que va en contra de la Convención de Ginebra que prohibe el trabajo forzado de oficiales. Nicholson se verá obligados a que se sientan orgullosos de la obra que van a construir intentando alejar de los pensamientos de todos que no es más que una condena por la condición de todos ellos. La cinta sufrió en los Oscar los años de la Caza de Brujas provocando que Carl Foreman y Michael Wilson no fueran acreditados como guionistas al estar en la lista negra, siendo recompensados a título póstumo en 1984, y sí el autor de la novela Pierre Boulle que tampoco recogió la estatuilla al no sentirse merecedor del galardón; más cuando siempre crítico que en la película cambiara el final de la historia que había escrito.

24º Dustin Hoffman por “Kramer contra Kramer” (1980)

OscarActorDustinHoffman

En este listado podríamos meter cualquiera de los 2 Oscar recibidos por Dustin Hoffman en la categoría protagonista. Uno de los grandes intérprete de la segunda mitad del siglo XX, pero nos vamos a decantar por su interpretación más cercana y propia del día a día que sirvió como telón de fondo en una España en la que, después de la dictadura e instaurada la democracia, se aprobaba la ley del divorcio. Aquí asistimos a la lucha de un padre, que tiene que aprender a ejercer como tal tras el abandono del hogar de su mujer, que empieza como una comedia, por la convivencia entre padre e hijo, y que acaba en un melodrama lacrimógeno cuando la madre vuelve para llevarse a su hijo. Y es que Dustin Hoffman, Meryl Streep y Justin Henry no pueden estar mejor a la hora de retratar esa desmembración del hogar familiar que el cine USA nunca había tratado de una manera tan íntima y auténtica.

“Kramer contra Kramer”, que se alzó con 5 Oscar, comenzaba a dar señales de un nuevo cine USA del que llegarían en los 80 otras ganadoras como “Gente corriente” o “Paseando a Miss Daisy”, alejadas de toda parafernalia y centradas más en historias reales y cotidianas con facilidad para conectar con el espectador de aquella época y que serían precursoras del actualmente llamado “cine indie”. La interpretación de Dustin Hoffman divierte, acongoja y emociona y se hizo con la estatuilla frente a Jack Lemmon (“El síndrome de China”), Al Pacino (“Justicia para todos”), Roy Scheider (“Empieza el espectáculo”) y Peter Sellers (“Bienvenido Mr. Chance”). Hoffman se hizo con el Oscar en su cuarta nominación (tras “El graduado” en 1968, “Cowboy de medianoche” en 1970 y “Lenny” en 1975) confirmando su gran talento tanto aquí como en las posteriores candidaturas por “Tootsie” en 1983, “Rain Man” en 1989 (segundo Oscar) y “La cortina de humo” en 1998 (última nominación por el momento).

23º Charles Laughton por “La vida privada de Enrique VIII” (1934)

OscarActorCharlesLaughton

En sólo hora y media Alexander Korda nos presenta el trasiego de matrimonios y deseos extraconyugales del rey Enrique VIII, uno de los más versionados en pantalla grande con interpretaciones que han ido desde la más real de Charles Laughton a la televisiva y más acorde al canón físico actual de Jonathan Rhys Meyers en “Los Tudor”. La cinta arranca en mayo de 1536, justo después de la ejecución de su segunda esposa, Ana Bolena, viendo al monarca casándose con Jane Seymour, que muere 18 meses después. A continuación desposa a la princesa alemana Anne de Cleves, pero el matrimonio acaba en divorcio. Su quinta esposa, la bella y ambiciosa Katherine Howard, se enamora del cortesano Enrique Thomas Culpeper, pero el idilio es descubierto y ambos son ejecutados.

Algunos hablan de un monarca con sed de sexo y sangre marcada por su inseguridad, lo mismo que se puede decir de un actor que combatió con ello (tanto en el punto de vista profesional como el personal) pero que no impidió que fuera tremendamente respetado creando escuela. Aun así, sólo fue candidato al Oscar en dos ocasiones más por “La tragedia de los Bounty” en 1936 y “Testigo de cargo” en 1958, echándose de menos candidaturas que podría haber recibido por “Esmeralda la zíngara” (1939), “Posada Jamaica” (1939) o “Espartaco” (1960). Laughton ganó el Oscar frente a Leslie Howard por “La plaza de Berkeley” y Paul Muni por “Soy un fugitivo”.

22º Geoffrey Rush por “Shine” (1997)

SHINE, Geoffrey Rush, 1996

El ciclón actoral que vino de Australia en los 90 no vino sólo representado por Nicole Kidman o Russell Crowe, sino también por un desconocido actor que irrumpía en Hollywood con uno de esos trabajos que hubieran hecho las delicias de cualquier actor de fama en esos años. Fue él el que se llevó el gato al agua interpretando la etapa madura del pianista David Helfgott que tiene que superar su autismo, crisis nerviosas y la rectitud y exigencia de su padre en esta modesta producción australiana que fue toda una revelación llegando a las 7 nominaciones al Oscar por su mensaje de amor sincero como válvula para el disfrute del arte.

Geoffrey Rush es uno de esos actores que la industria USA ha adoptado como propios de la excelente fábrica de actores que es Australia. Rush reúne el oficio, el saber estar, la dicción y el carisma de los grandes. Desde que ganó el Oscar al mejor actor por “Shine” no ha parado de trabajar acumulando a lo largo de dos décadas un enorme prestigio que permite que de empaque a cualquier reparto. No es de extrañar que desde esa estatuilla haya atesorado tres nominaciones más (“Quills” como protagonista en 2001 y “Shakespeare enamorado” en 1999 y “El discurso del rey” en 2011 como actor de reparto). Aunque en su momento se vio su triunfo como una sorpresa (es verdad que no había tanta información como ahora sobre la carrera), Shine ganó SAG, Globo de Oro y Bafta y se impuso a nombres más populares como Tom Cruise por “Jerry Maguire”, Ralph Fiennes por “El paciente inglés”, Woody Harrelson por “El escándalo de Larry Flint” y Billy Bob Thornton por “El otro lado de la vida”.

21º Sidney Poitier por “Los lirios del valle” (1964)

OscarActorSidneyPoitier

Ser el actor negro preferido por los usamericanos hasta la llegada de Denzel Washington, Morgan Freeman o Will Smith propició que fuera el primer actor negro en ganar la categoría protagonista gracias a su trabajo en “Los lirios del valle”. La historia sobre un trabajador itinerante que acaba siendo adoptado por una congregación de religiosas para que le construya una capilla gratis. Esclavismo sucinto que quedaba eclipsado por el tono amable de la cinta de Ralph Nelson y por el carisma y bonhomía con el que Poitier encaraba el papel.

Poitier ya había sido candidato por “Fugitivos” en 1959 y se convertiría en yerno (negro) ideal en “Adivina quién viene esta noche” (1967), película a la que debe su principal fama para el público mayoritario. Poitier abrió muchas puertas para su raza en una industria y una sociedad que todavía veía con recelo y estigmatizaba a estos actores a pesar del histórico Oscar de Hattie McDaniel. Todavía queda mucho camino por recorrer pero sin duda en medio siglo se ha avanzado sobremanera, polémicas #OscarSoWhite al margen. Poitier ganó el Oscar en un quinteto en el que también estaban Paul Newman (“Hud, el más salvaje entre mil”) y tres británicos de lujo como Albert Finney (“Tom Jones”), Richard Harris (“El ingenuo salvaje”) y Rex Harrison (“Cleopatra”).

Nacho Gonzalo

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

omar - 19.07.2016 a las 07:13

La nominación de Dustin Hoffman por Wag The Dog (La Cortina de humo) también es en la categoría de Actor Principal.

nicolas07 - 19.07.2016 a las 20:35

Adrien Brody por El pianista le daría el puesto 22, decisión personal.

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario