"La profesora de piano"

"La profesora de piano"

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (1 votos, media: 3,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

La web oficial.

El argumento: Es el 60 cumpleaños de Lara, a quien no le faltan motivos para celebrarlo: su hijo Viktor va a dar el concierto de piano más importante de su carrera. Ella fue quien proyectó y guió su trayectoria musical, pero llevan varias semanas sin hablar y nada parece indicar que Lara será bienvenida en su debut como intérprete profesional. Sin pensárselo dos veces, compra todas las entradas que quedan a la venta y las distribuye entre cuantos se va encontrando. Pero cuanto más se esfuerza para que la velada sea un éxito, más se descontrola todo.

Conviene ver: “La profesora de piano” es una película alemana que presenta muchos matices y grises a la hora de mostrar una sociedad que vive del éxito y de la apariencia, representándose en la figura de una funcionaria prejubilada y madre tan abnegada como castradora ante el concierto de piano que va a llevar a cabo su hijo. Corinna Harfouch y Tom Schilling están excelentes en una puesta en escena impecable y sólida que contribuye a la frialdad y a la perspectiva que tiene que adoptar el espectador ante una cinta que no juzga pero que sí explora caminos interesantes desde el punto de vista psicológico y que convierten a esta cinta en una heredera natural de las obsesiones enfermizas de “La pianista” de Michael Haneke con una protagonista gélida y con la que es difícil empatizar, algo que hace destacar todavía más la interpretación de la actriz, dando sobre todo una gran pena ante los hechos que termina llevando a cabo. El arte como salvación frente a la obsesión por la perfección que lleva a construir con su hijo una relación basada en el sadismo representando en él todo lo que ella no ha podido ser cómo asiste sola y enferma frente a su espejo preparándose para la gran noche. El misterio que rodea al pasado de la madre fluye en su interior y se manifiesta en sus reacciones con su hijo, en una mezcla entre orgullo y envidia en el que el perfeccionismo técnico, la autoexigencia y la frustración acaban brotando como resultado de sus problemas de comunicación durante una jornada en la que sobrevuela el miedo atroz al fracaso en una sociedad que sólo prima el éxito a través de un talento artístico que emana como una condena familiar. Intensa e impecable a lo largo de sus dos actos demuestra la capacidad para crear atmósferas y retratar personajes de un director más que interesante que destaca en una puesta en escena sobria, simétrica y con empaque a través de sus planos estáticos.

Conviene saber: La cinta está dirigida por Jan-Ole Gerster (“Oh boy”).

La crítica le da un SEIS

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario