“Las dos muertes de Mozart”

“Las dos muertes de Mozart”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (5 votos, media: 4,60 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

“Amadeus” fue la película que puso a Praga en las agendas de los productores internacionales desde 1983 y Milos Forman la usó para ilustrar la Viena de su película. Parece que Mozart dijo “¡Mis praguenses me comprenden!” después del estreno de “Don Giovanni” en 1787. Mozart se enamoró de Praga, quizás porque los praguenses valoraban más su música que las personas de su Austria natal, responsables de un bulo que nació en Viena y Milos Forman fijó en la cultura popular de los últimos años.

Título: “Las dos muertes de Mozart”

Autor: Joseph Gelinek

Editorial: Plaza & Janés

Salgo de un concierto con música de Mozart y me encuentro con dos amigas en el hall. cuando me dicen que hace poco vieron “Amadeus” de nuevo y confirmaron la calidad de la película activo mi faceta provocadora: “También a mí me gusta mucho aunque históricamente sea una porquería”. La reacción de una de ellas a la defensiva es muy divertida: “Si le quitas lo de Salieri y las anécdotas, lo demás es verdad”. Tiene razón. Salvo que sin ambas cosas la película no existiría.

El diálogo me viene a la memoria cuando asisto a la presentación de “Las dos muertes de Mozart”, de mi amigo Máximo Pradera, que firma sus thrillers musicales, este es el cuarto, con el seudónimo de Joseph Gelinek (el músico no el futbolista) porque en la editorial le dijeron que con su nombre y trayectoria se venderían peor esta clase de libros. La capacidad de investigación y la solidez de Pradera cuando trabaja en asuntos musicales es la otra cara de su versión histriónica y faltona, dos vidas diferentes, así que era la persona adecuada para escribir esta historia, inventada y entretenida en la ficción, documentada y rigurosa en la parte histórica.

El supuesto es la decisión de Hollywood de realizar un refrito de “Amadeus”, y el impacto que eso causa en una fundación italiana dedicada a la conservación y estudio del enemigo mortal de Mozart en la película de Forman, Salieri. La creencia del enfrentamiento entre ambos músicos no fue inventada por “Amadeus”, pero sí le cabe la responsabilidad de su popularización universal. En lenguaje de Gelinek, fue “una gran calumnia”, en lenguaje de Pradera, “una cerdada”.

La “buena sociedad” austriaca comprendió lo injusta que había sido con Mozart, aceptando incluso que fuera enterrado en una fosa común sin la menor identificación. Apoyó entonces con la mayor hipocresía un bulo que no tenía la menor consistencia. Mejor que reconocer su responsabilidad era culpar a un italiano sesentón que no podía defenderse ya porque ya había perdido su influencia en la corte. Salieri apoyó a Mozart en cada ocasión que tuvo oportunidad porque era de los pocos que comprendía su genio y sus debilidades, además de que Mozart en realidad nunca le hizo sombra ni puso en peligro su posición. La calumnia funcionó de tal manera que Salieri se vio abocado a tener que publicar un escrito negando su responsabilidad en la muerte de Mozart.

“Amadeus” apoyó la calumnia sin incluir en pantalla siquiera un comentario adecuado para no confundir al espectador, y Pradera se ha divertido y me ha divertido planeando una justa venganza, que comienza con un cadáver reseco hallado en la taza del retrete de un hotel.

No consta que Salieri tenga descendientes, pero Pradera los inventa para dotar de pasión digna de una ópera a la fundación, que en realidad si existe, encargada de velar por el buen nombre y la herencia histórica del músico.

Al margen de la ficción, es una buena oportunidad para conocer o recordar muchos detalles rigurosamente ciertos sobre la vida de Mozart, cuyo eco es aprovechado a fondo en la Austria actual, desde recorridos turísticos a unos bombones con forma de bola que aparecen como detalle de bienvenida en las habitaciones de los hoteles caros de Salzburgo o la propia Viena. Entre vosotros y yo, tampoco es un gran bombón. “Amadeus” es tan “falsa” como la Viena que retrata , pero al menos es una gran película. Máximo me asegura que no ha tenido nada que ver con la muerte de Milos Forman, acaecida hace sólo unas semanas.

Carlos López-Tapia

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario