López Vázquez, estrella celtíbera

López Vázquez, estrella celtíbera

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (6 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido diario:

Cuando El Morito, como le llamaban sus colegas, entre en la subasta necrófila del mes, es mío. Lo compraré y haré callos a la madrileña. Será mi homenaje porque se que le gustaría. Tendría que invitarle, eso si, porque como Kubrick y tantos otros artistas, era más agarrado que un alien en su primera fase. Fue un tipo fácil de llevar, porque era un hombre educado, aunque como piensa su compañero Alfredo Landa, con más conchas que un galápago. ¿Qué esperabas diario, un panegírico?. Prefiero las luces y las sombras que hacen las buenas historias y hoy puedes tener elegías con mandar al ratón un rato por la Red, porque acaba de entrar en la inmortalidad uno de los grandes actores de un país.

Un año después de acabar la guerra civil española, en 1940, a la dictadura de Franco se le ocurrió una buena idea, ya te he dicho que habría luces y sombras, y nació el TEU, Teatro Español Universitario, para promover la afición entre los estudiantes. Cayó en manos de un actor que había aprendido el oficio con Lorca, en La Barraca, el gran grupo de teatro universitario de la República. Por allí pasó López Vázquez y se encontró a gente como Fernán-Gómez, Rodero, María Jesús Valdés y muchos otros. Se fogueó de verdad cuando el actor argentino que le daba el contrapunto cómico a Alberto Closas en su compañía decidió regresar a su país y López Vázquez heredó su puesto. En aquellas tablas se hizo actor y en “Atraco a las tres” actorazo y protagonista de la que tal vez sea la mejor comedia española del siglo. Lo mismo puede decirse de la pareja que formó con Gracita Morales, una chica que se había revelado con una sola frase en una obra de Alfredo Mañas, donde salía a escena y decía: «¡Ave María Purísima!» y la gente se tronchaba. Era lo único que decía pero lo que le faltaba de formación le sobraba de gracia y talento cómico.

El primer bikini y la primera sueca del cine español aparecieron en 1962 en una comedia puritana llamada “Bahía de Palma “, donde sale Elke Sommer en dos piezas, pero López Vázquez sería junto con Landa y Gómez Bur, quienes plasmaron la obsesión por el tema que compartían Alfonso Paso y José Luis Dibildos, y que estalló en 1966 con “Amor a la española”. A partir de ese momento López Vázquez se convirtió en una estrella hispana, aunque sin perder las inseguridades que le llevaron a ofrecerse por debajo de su caché cuando le interesaba un papel, ganándose una fama poco recomendable entre algunos de sus compañeros.

Cuando parecía más encasillado que Rin-Tin-Tin,un perro actor famoso entonces, dio el gran salto como actor dramático y no le fue fácil. Tuvo que superar la imagen dejada en tanto público, que se echó a reír nada más verle en pantalla en el estreno de “Peppermint Frappé”, de Carlos Saura en un cine de Madrid. Pero al hacer “Mi querida señorita” quedó ya etiquetado como un todo-terreno muy grande.

En el año 2005 sus colegas le dieron el Goya homenaje a toda una vida, ya estaba prácticamente retirado, y entonces María Guerra, la periodista de los psicópatas que conoces como LoqueYoTeDiga, resumió en unos minutos de sonido quien había sido este tipo….
ElmejorLopezVazquez.mp3

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Andrés - 04.11.2009 a las 00:35

Pudo con cualquier papel y nos hizo pasar momentos inolvidables.

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario