“Pequeñas mentiras para estar juntos”

“Pequeñas mentiras para estar juntos”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (1 votos, media: 3,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

La web oficial.

El argumento: Siete años después de lo acontecido en “Pequeñas mentiras sin importancia”, angustiado y al borde de la depresión, Max decide pasar solo un largo fin de semana en su casa de la costa. Pero sus viejos amigos Eric, Marie, Vincent, Isabelle y Antoine han planeado visitarle para darle una fiesta sorpresa de cumpleaños. Una oportunidad para ponerse al día después de mucho tiempo separados, y de paso para comprobar qué queda de su amistad.

Conviene ver: “Pequeñas mentiras para estar juntos” es la continuación casi una década después de la historia del grupo de amigos que conocimos hace unos años afectados por la treintena tardía y que volvían a reunirse conociendo la pérdida de uno de los miembros de la pandilla. Guillaume Canet está llevando a cabo una muy interesante carrera como realizador en la que demuestra que se maneja muy bien en el retrato de grupo y en la crisis de la mediana edad como reflejó en su anterior trabajo, “Cosas de la edad” (2017), jugando con el uso de las canciones volviendo a conectar esta película con su predecesora a través de la versión del My way cantado por Nina Simone. Una película que funciona mejor en su tristeza reflexiva o en su poder nostálgico, así como en su amargura y erosión a base de rencillas y envidias, que en su parte de comedia teniendo cada uno de los personajes oportunidad para brillar y contar su historia o preocupaciones, lo que hace que la película se vaya de duración a las dos horas y cuarto. El cine francés vuelve a centrarse en esa clase burguesa que parece tenerlo todo pero que vive en la insatisfacción de la materialidad y el inexorable paso del tiempo, con problemas laborales y de pareja, lo que la mueve más en giros narrativos, con la moraleja de la importancia de la amistad y que el calor del grupo y de los que te conocen de toda la vida siempre queda a pesar de distancias temporales o geográficas, que en un desarrollo consistente. Una cinta entrañable, irregular en sus hechuras, pero en la que es un placer ver de nuevo a estos personajes y amigos, ahora más maduros y cínicos así como agotados, ante las depresiones del mundo contemporáneo para ver cómo les está baqueteando la vida entre sueños, ilusiones que quedaron por el camino y frustraciones ante la imperiosa necesidad de saber comunicarse y expresar lo que están sintiendo ante el calor del grupo y el placer de la conversación, el amor, el queso y el vino pero siempre con la mejor excusa, la de poder estar juntos.

Conviene saber: Guillaume Canet encara su sexta película como director, secuela de su mayor éxito “Pequeñas mentiras sin importancia” (2010).

La crítica le da un SEIS

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario