“Sexo, mentiras y Hollywood. Miramax, Sundance y el cine independiente”

“Sexo, mentiras y Hollywood. Miramax, Sundance y el cine independiente”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (Sin votaciones)
Cargando…

Deja tu comentario >>

El concepto “cine independiente” evoca ideas nobles, integridad, expresión de personalidad o espíritu de sacrificio; imágenes de cineastas jóvenes y luchadores llevando al límite las tarjetas de crédito para pagar a gente que trabaja muchas horas por una remuneración escasa, o sin ninguna, simplemente porque cree en lo que hace. En palabras de Quentin Tarantino: “Los directores independientes no ganan dinero. Se gastan todo el dinero que tienen en hacer una película. Mejor dicho, el que no tienen. El dinero de sus padres. Roban dinero, se endeudan para el resto de sus vidas. La película puede ser todo lo buena o todo lo mala que se quiera, pero es su película”.

Título: “Sexo, mentiras y Hollywood. Miramax, Sundance y el cine independiente”

Autor: Peter Biskind

Editorial: Anagrama

En ese ambiente de entrega nació la productora que ha hecho muchas películas que hemos visto y ensalzado, Miramax. La empresa del “acosador” Harvey Weinstein y su hermano Bob. Los hermanos alcanzaron fama de brillantes muy pronto, pero también de malévolos y despiadados, brutales en ocasiones. Cuando el periodista Peter Biskind documentaba su libro “Sexo, mentiras y Hollywood. Miramax, Sundance y el cine independiente” pudo comprobar que las preguntas en torno a Harvey Weinstein tienden a provocar respuestas estándar, por ejemplo: «Le apasiona el cine», o: «Puede que sea un tipo difícil, pero lo único que le importa es el trabajo». A Weinstein le gusta insistir en que la prensa utiliza citas sin mencionar la fuente, dando a entender que ése es el último refugio del sinvergüenza, una daga empuñada al amparo de la noche. Y es cierto que, en un mundo perfecto, las fuentes hablarían sin tapujos, sin miedo a represalias. Pero, por desgracia, no vivimos en un mundo perfecto.

Miramax es, con mucho, el principal empleador en Nueva York, de talentos ordinarios y de equipos extraordinarios, y tiene también una presencia importante en Los Ángeles. Los empleados de plantilla temen que hablar les cueste el puesto de trabajo o no poder acceder a ningún empleo en el futuro. Los directores temen que, si se ponen en la lista negra de los Weinstein, los hermanos no les pasen el siguiente y codiciado filme con Nicole Kidman ni ningún otro. Los guionistas se preguntan si podrán vender su último guión y a los actores les preocupa que no los contraten para ese papel que tanto anhelan en la próxima película de Lasse Hallström. En palabras del director James Ivory: «A mucha gente le da miedo decir lo que piensa. Los directores, los actores, las actrices y las personas que podrían terminar otra vez en manos de Weinstein pueden querer hacer otra película con él aunque hayan tenido una mala experiencia; no hablarán».

La editorial acaba de recuperar este libro, por evidentes razones de actualidad, que os recomiendo por encima del tema cinematográfico. Es una radiografía del poder en el planeta Hollywood, donde el sexo ha tenido y tiene un papel protagonista. Es una herramienta usada en las dos direcciones, pero el poder desliza a las personas hacia zonas oscuras, primitivas, haciendo añicos los valores aprendidos. El hombre más citado de la historia reciente, Winston Churchill, escribió que “el precio del poder es la responsabilidad”. Vemos cada día que hay muchas personas poderosas que no están dispuestas a pagarlo.

Carlos López-Tapia

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario