"El agente topo"

"El agente topo"

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (3 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

La web oficial.

El argumento: Sergio es un espía chileno. O algo parecido. Al menos, se le ha ofrecido este trabajo después de un casting organizado por el detective Rómulo, un investigador privado que necesita a un topo creíble para infiltrarse en un hogar de jubilados. La cliente de Rómulo, una hija de una residente, sospecha que su madre podría estar siendo maltratada, por lo que le contrata para descubrir qué es exactamente lo que está sucediendo en la residencia. Sergio, sin embargo, tiene 83 años y no es precisamente el agente 007, por lo que no le resulta nada fácil aprender a manejar la tecnología y la metodología de espionaje. Mientras trata de recolectar pruebas, Sergio entabla amistad con algunos de los jubilados y se da cuenta que la supuesta terrible verdad que buscaba no tiene absolutamente nada que ver con lo que tanto él como Rómulo habían sospechado.

Conviene ver: “El agente topo” se ha convertido en una de las sorpresas del año, un documental tierno y orgánico que habla de una manera muy sencilla y distendida de la soledad y la vejez contando con un detective de 83 años, que acaba de enviudar, y que pasa un proceso de casting delirante y juguetón para infiltrarse en una residencia de ancianos donde hay sospechas de que los usuarios no están siendo tratados como deben cuando la hija de una de las ancianas da la voz de alarma. Una premisa algo naif, tan cómica como absurda, que permite dar mucho juego siendo una cinta que ha ido creciendo y desarrollándose durante su rodaje sin saber muy bien hacia donde iba a llegar gracias al carisma y personalidad de Sergio Chamy, el mejor peor espía del mundo que, al final, deja un poco de lado su misión ante lo bien aceptado que es allí, especialmente ante las mujeres, gracias a su empática personalidad mientras sufre las instrucciones recibida por sus jefes y sus complicaciones a la hora de manejarse con la tecnología y con el manos libres siendo incapaz, además, de no implicarse con aquellos nuevos compañeros con los que acaba conectando. Un retrato íntimo y cotidiano sobre los mayores poniendo la directora Maite Alberdi de manera muy inteligente el foco en un lugar que se conoce poco, una burbuja propia en la que los ancianos intercambian experiencias, recuerdos, establecen alianzas e incluso defienden la necesidad de afecto tan fundamental en esos años finales.

La realizadora sabe que tiene entre manos toda una joya como es Sergio y se aprovecha de su ilusión, dinamismo, capacidad de escuchar e ingenuidad para romper la cuarta pared, explorar con él los espacios del nuevo entorno en el que se mueve, utilizar recursos musicales del género y explayarse más en esa mirada a aquellos años que en saber realmente si el origen por el que partió la investigación tiene o no algún fundamento. Comedia humanista sobre la soledad compartida bañada de cine negro y un tono reposado y natural nada impostado con el que la cámara parece observar, acompañar y, en parte, reconfortar gracias a un montaje ágil que se detiene más en los pequeños momentos que en las habituales intervenciones a cámara de los protagonistas propias del género. Un trabajo novedoso, sincero, estimulante, divertido y fascinante en su sencillez y vitalismo que, de una manera nada sensiblera, habla sobre la emoción de las pequeñas cosas y que da la impresión de que ha sabido reinventarse y salir airoso conforme se iba rodando gracias a la habilidad por saber captar el cómo la cotidianidad de la vida en una residencia se abría por sí misma paso.

Conviene saber: Nominación al mejor documental en los Oscar 2021 y Premio del Público a la mejor película europea en el Festival de San Sebastián 2020.

La crítica le da un OCHO

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario