“Las nieves del Kilimanjaro”

“Las nieves del Kilimanjaro”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (5 votos, media: 4,20 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

La web en español es muy sencilla y tiene trailer, sinopsis, información del director, descargas y recolección de las mejores críticas recibidas.

El argumento: A pesar de haberse quedado sin trabajo, Michel es feliz con Marie-Claire. Hace 30 años que se aman. Sus hijos y sus nietos les miman. Tienen muy buenos amigos. Se enorgullecen de sus luchas políticas y sindicales. Sus conciencias son tan transparentes como sus miradas. Pero su felicidad se hará pedazos al igual que su ventanal, cuando dos hombres armados y enmascarados les agraden, les arrancan los anillos de boda y huyen con las tarjetas de crédito.

Conviene ver: “Las nieves del Kilimanjaro” es la nueva cinta de Robert Guédiguian en la que sigue apostando por un cine de historias cotidianas poniendo la cámara en variaciones de los mismos personajes y actores que prácticamente han conformado toda su filmografía durante 30 años. Su habitual escenario marsellés da forma a una historia que en su fondo es universal. Una crítica feroz con moraleja a la crisis actual y, especialmente, a la gran precariedad laboral que viven los jóvenes sin ninguna protección social, testigos de un mundo que no parece divisar un buen futuro para ellos. La crisis económica y la crisis moral son los temas de una cinta que refleja la evolución de la pobreza en la sociedad francesa, con especial atención a la clase obrera y el ambiente portuario en el que se desarrolla la cinta. Se ve bien por la historia, entre la crítica y la ternura, que se apoya en justas dosis de ironía que ayudan a calar el mensaje en el espectador. A pesar del drama inicial, la cinta acaba derivando en un alegato buenrollista cercano a la fábula sobre la necesidad de la solidaridad entre amigos y vecinos para sobrellevar la situación actual en una época de crisis de identidad entre las distintas generaciones de la clase obrera enfrentadas a la inevitable adherencia al modelo capitalista y burgués, algo que a día de hoy se antoja como paradisiaco y difícil de volver a alcanzar. Excelente el retrato de los personajes de Jean-Pierre Darrousin y Ariane Ascaride, generación que ha disfrutado del estado del bienestar heredado por sus padres, que ven como el sistema se desmorona para sus hijos y nietos mientras ellas se ven aburguesados siendo contra lo que lucharon cuando eran jóvenes. Una película que merece ser vista por su necesaria defensa de los buenos valores y la importancia de ayudarnos los unos a los otros siendo capaz de perdonar y ponerse en la situación del otro y que, con el inconfundible toque del director, es una buena radiografía de lo que muchos nos andamos preguntando estos días sobre el panorama en el que estamos inmersos y que conforma una buena sesión doble con “El Havre”, estrenada hace unos meses. Una auténtica delicia.

Conviene saber: Espiga de plata y premio del público del Festival de Valladolid 2011 y nominación a la mejor actriz para Ariane Ascaride en los César 2012. El título hace referencia a un poema de Víctor Hugo y a una popular canción francesa.

La crítica le da un SIETE

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Yolanda - 30.04.2012 a las 00:31

¡Qué bonita…! Hacía años que no veía a la gente aplaudir en el cine. Te deja un buen sabor de boca, es optimista y esperanzadora, algo muy de agradecer en estos aciagos tiempos, y piensas: “¿Por qué no?” Todo es posible, la solución a esta maldita crisis no está en manos de los políticos, que están demostrando no tener maldita idea del rumbo que debemos seguir, sino en cada uno de nosotros. Como se decía en el “Mío Cid”: “Dios, qué buen vasallo si hubiera buen señor…” La buena gente tiene que ganar la batalla, los avariciosos, corruptos y faltos de escrúpulos tienen que pagar sus culpas.
Saludos.

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario