“The master”

“The master”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (3 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

La web oficial es igual de críptica que la película y nos presenta únicamente una serie de vídeos que estimulan y desconciertan a partes iguales.

El argumento: Drama sobre la Iglesia de la Cienciología. Lancaster Dodd, un intelectual brillante y de fuertes convicciones, crea una organización religiosa que empieza a hacerse popular en Estados Unidos hacia 1952. Freddie Quell, un joven vagabundo, se convertirá en la mano derecha de este líder religioso. Sin embargo, cuando la secta triunfa y consigue atraer a numerosos y fervientes seguidores, a Freddie le surgirán dudas.

Conviene ver: “The master” es el nuevo trabajo de Paul Thomas Anderson, uno de los directores más personales y con más aureola de autor de la actualidad. Un director que siempre encabeza las listas de lo mejor del año cuando estrena película. No ha sido una excepción, aunque la división es un hecho y esta cinta se presenta como una críptica y densa historia sobre los fanatismos y los alineamientos a través de la carismática personalidad del líder de una nueva religión en la América profunda de mediados del siglo XX. Una cinta compleja, con muchas capas y con indudables momentos de maestría. El problema es que no apasiona como otros trabajos del director, tipo “Magnolia”, y vuelve a pasarle lo mismo que en “Pozos de ambición”. Intentar hacer un nuevo “Ciudadano Kane” y se queda a medio camino entre el público más elitista y el accesible en una historia ambigua y que no se define entre hablar de la creencia a pies juntillas, analizar la relación entre maestro y discípulo, o centrarse en un ser deambulante y desnortado obsesionado con el sexo debido a los traumas de un oscuro pasado marcado por combatir en la II Guerra Mundial. Una cinta parsimoniosa y tortuosa con personajes imperfectos y que bordean la locura y que, una vez más en el cine de Anderson, no cogen el camino correcto. El protagonista es un alma perdida que busca el orgullo de pertenencia y eso hace que la película no sea nada dogmática sobre la fe, a pesar de denunciar las consecuencias fanáticas que puede acarrear un excesivo culto. La fotografía es bellísima, casi como un lienzo, y ayuda a darle ese toque genuino, inspirador y extraño con sabor a agua salada favorecido por la proyección en 70 mm con sabor vintage. Paul Thomas Anderson siempre ofrece una puesta en escena imponente entre lo clásico y lo vanguardista demostrando su maestría. Mientras, Joaquin Phoenix ofrece, sin duda, la mejor interpretación de su carrera demostrando la bestia interpretativa que puede ser en un personaje tosco, enfermizo, perturbado (a la par que conmovedor) y muy atractivo psicológicamente después del documental “I´m still here” con ecos de James Dean versión salvaje. Philip Seymour Hoffman también está soberbio e impecable en un papel guiño a L. Ron Hubbard, el creador de la Cienciología, a medio camino entre el mesiánico y el charlatán. Ellos dos están magníficos y la escena del cuestionario debería mostrarse en todas las escuelas de interpretación ofreciendo dos caras de la misma moneda. Amy Adams se aleja de su habitual dulzura con un personaje maquiavélico y oscuro entre Lady Macbeth y la Angela Lansbury de “El mensajero del miedo”, y Laura Dern ponen la guinda a un cuarteto que se merecería todos los premios. Es mucho mejor el dibujo de los personajes que la historia en sí. Una cinta elevada por sus actores pero que deja más preguntas que respuestas y que descoloca sobremanera en un primer visionado. Necesario verla más veces para poder captar todos los detalles. Eso sí, Paul Thomas Anderson sigue siendo uno de los directores más estimulantes del cine actual en este retrato sobre una América perdida y desesperanzada que necesita agarrarse a estímulos para seguir adelante.

Conviene saber: Es el cuarto trabajo en el que colaboran Paul Thomas Anderson y Philip Seymour Hoffman tras “Boogie nights” (1997), “Magnolia” (1999) y “Embriagado de amor” (2002). Joaquin Phoenix y Philip Seymour Hoffman ganaron de manera compartida el premio al mejor actor, y Paul Thomas Anderson el de mejor director, en el Festival de Venecia 2012

La crítica le da un SIETE

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario