Mr Pinkerton: La placenta, órgano de cine

Mr Pinkerton: La placenta, órgano de cine

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (22 votos, media: 2,95 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido muchacho:

Te agradezco el “encarguito” para que iniciara una “profunda investigación” alrededor del mundo de la placenta. Yo también sospecho desde hace muchos años que existe un tráfico placentario que conduce desde algunos hospitales del mundo a algunos laboratorios cosméticos. Lamentándolo mucho tengo que rechazar el trabajo.
No tengo ningún problema con la violencia que conlleva mi oficio de detective privado. Aguanto el alcohol razonablemente bien y estoy preparado para hacer el amor aparatosamente con mujeres exóticas si alguna vez ocurre, y luego sufrir el desengaño de tener que meterlas en prisión, pero no puedo acercarme a una placenta. Me avergüenzo, sí, pero has dado con uno de esos temores ancestrales que nos ponen en manos de los que los conocen…

Hace años, cuando yo era un adolescente, en mi pueblo la gente se reunía por cualquier tontería para celebrar cosas. Un día mi madre me dijo que mi tío abuelo cumplía 115 años. Así que irían a la televisión y montarían una gran fiesta. La señora Robustiana me ofreció una cantidad de dinero interesante y mostrarme sus pechos durante un minuto… si aceptaba perderme parte de la fiesta y atender a su cabra parturienta. Como te digo, yo era un adolescente de más o menos tu edad muchacho, y esto eran cosas normales en los pueblos. Yo tenía que avisarla si era necesario. Me entretuve leyendo un cómic de aventuras al lado del establo y estaba abstraído cuando escuché los balidos de la cabra. Entré y vi como devoraba una masa sanguinolenta que, aterrado, yo creí que era el corderito. Caí desmayado .

Me desperté cuando la cabra lamía mi cara. Salí huyendo y tardaron casi un día en encontrarme. Mi abuelo fue ingresado a causa del shock y no salió ya del hospital. Entenderás que no pueda concentrarme en investigar el mundo de la placenta, por mucho que ¡se haya comido una Tom Cruise!
A lo más que he llegado ha sido a saber que comerse la placenta entre los animales es bastante común. Placentofagia
que lo llaman. Eso sí, hasta que lo nombró Tom Cruise creo que nadie conocía esta práctica. Ahora ya hay gente que incluso le sigue la corriente.

He buscado para ti algunos artículos pero no he podido leerlos porque no resisto el tema sin vomitar.
Artículo primero, segundo y tercero.
Ya sabes que la atracción por el juego es fuerte, y también he encontrado apuestas sobre la receta placentaria que utilizaría Cruise. En tortilla decía él. Pues parece que no es la única forma de cocinarlas
.

En mal momento me las imaginé. Tuve que apartar la cabeza para no manchar el ordenador. Pero algo me dice que tal y como se está desarrollando en Europa y España el mundo de los nuevoscocineros, y tal y como se están abriendo las mentes y los paladares a todo tipo de cosas, pronto no podré pisar un restaurante.Por lo menos es lo que augura por ejemplo el grupo de cómicos de “Vaya semanita” viendo esto….

Y no son los únicos como puedes escuchar aquí….Gag placenta.mp3

Esto es todo lo que puedo hacer por ti, muchacho. Espero que jamás cuentes lo que acabo de decirte, aunque la historia de la cabra y su cordero tuvo una cosa positiva. Fue lo que evitó que tu tío me asesinara para devorarme, y ha permitido que tú y yo nos hayamos conocido.

P. D. Vuelve a enviarme las píldoras azul azafata, me van bien para dormir y matan el pulgón de mis troncos de Brasil.

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario