Comer cine: Uno de los nuestros

Comer cine: Uno de los nuestros

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (Sin votaciones)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido diario:

Ante la avalancha de platos especiales que se nos avecina por Navidad, qué mejor que un plato sencillo, fácil de cocinar y de los que siempre gustan. Mi tío no ha tenido ninguna duda. Acabo de recibir esta receta para disfrutar en familia. Se me hace la boca agua.

Querido sobrino:

La madre de Martin Scorsese escribió un libro de recetas de la familia. Entiende pues, sobrino, el complejo de Edipo que se esconde tras la delectación con la que la cámara se vicia.

Lo muestra por dos veces y la salsa de tomate comparte protagonismo con Ray Liotta en la secuencia más tensa del desenlace. Es el padre de Martin el encargado de la cebolla cuando los mafiosos cocinan en la prisión de Uno de los nuestros.

Es una salsa de sencillez tan radical como los valores mafiosos. Tratan de conseguir tu dinero y si no lo logran te matan. La paciencia necesaria en esta salsa es la de las vendettas. Interpretar el asunto de la hoja de afeitar para el ajo sería ofender a la inteligencia de tus lectores.

Albóndigas con salsa de tomate de Uno de los nuestros.

Ingredientes para seis personas.
350 gr de carne picada de cerdo / 350 gr de carne picada de buey / 350 gr de carne picada de ternera / sal y harina

Para la salsa.
2 latas grandes de tomate entero y pelado / tres cebollas / un ajo grande / sal, azúcar y orégano

Elaboración:
En una sartén grande freír las cebollas cortadas en tiras muy finas. A fuego muy lento, dejarlas pochar hasta que empiecen a tomar un tono tostado. Con una hoja de afeitar laminar el ajo tan finamente como sea posible y añadirlo a la sartén. Cuando el ajo quede translúcido incorporar los tomates escurridos y utilizar el tenedor de madera para aplastarlos. Disolver en la salsa una cucharada de azúcar.

Añadir medio vaso de agua y cocinarla a fuego muy lento durante no menos de dos horas, poniendo más agua si fuera necesario para evitar que se seque. Si el orégano es seco añadirlo al tapar la olla para el hervor final. Mezclar las carnes, sazonar la mezcla y preparar las albóndigas.

Enharinarlas muy levemente y freírlas con buen fuego evitando que se queme el rebozado. Colocadlas en una olla adecuada y verter la salsa sobre ellas. Con la tapa puesta cocinarlas a fuego muy lento durante 10 minutos. El tinto recio es obvio.

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario