“La guerra de los mundos” presentada por Tom Cruise

“La guerra de los mundos” presentada por Tom Cruise

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (Sin votaciones)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido diario:

El comando cinéfilo destacado a la cocina de La Clinica ha regresado con éxito. Traía un pulpo vivo con el que hemos podido hacer algunas imágenes para el festival de cortos de mañana. Pensábamos en hacer un trailer de “La guerra de los mundos” para vendérselo a Cruise. Pero el pulpo ha resultado un soso imposible de enfadar para que se moviera. Le hemos tenido que anudar hilos en las ocho patas para darle un poco de vidilla.Al hacerlo andar sobre el teclado de mi ordenador, como si supiera manejarlo, ha activado el “chip” de Mary War que estaba precisamente en lo de “La guerra de los mundos”.

09. MAÑANA. EXTERIOR. DÍA.

Todos los periodistas estábamos a las nueve de la mañana frente a un cine madrileño. Es raro que te citen una hora antes de comenzar la proyección, pero lo hemos entendido al ver lo que había que hacer para entrar y sentarse en la butaca del cine… sólo ha faltado un médico forense. Lo primero es firmar un papel donde juras que no publicarás ninguna crítica antes del día 29. Luego hubo que dejar los bolsos con los móviles, y luego pasar un detector de metales. Esto debería ser ya mucho más de lo necesario para evitar copias piratas, sobre todo cuando se sabe que no son los periodistas quienes practican el pirateo. Pero estamos ante el tipo que hizo “Misión imposible” y eso lo complica todo. A mi me pitaron las gafas. Junto a la pantalla un tipo con un scanner nos barría, mientras otros paseaban por los pasillos escudriñando. Yo había comprado unas baterías para el equipo de grabación de audio, y les vino fenomenal a los de seguridad para ganarse el sueldo, porque empezaron a evaluar la posibilidad de que el paquete de pilas en mi bolso pudieran disparar remotamente algún tipo de equipo grabador situado en vete a saber donde. Estuve a un paso de comentarles que un colega, que me gastó una broma hace unos días, llevaba incrustada una micro-cámara biológica en el recto con la que era capaz de hacer virguerías. Como me di cuenta a tiempo que podían retrasar la proyección, trasladarla al Ministerio de Defensa, o abrir al pobre chico, lo dejé correr.
Vemos la peli y luego al Planetario, sin poder hacer siquiera un pis, porque cuando lo intenté un tipo con acento americano de cómic, me ha dicho “No posible”, “No posible”. He imaginado claro, que los retretes estarían llenos de micrófonos y cámaras de vigilancia disimuladas en el tirador de las cisternas, suficiente para que se me hayan pasado las ganas.

12 del mediodía.

Aguardamos acordonados en la calle como un grupo de radicales violentos esperando que les lleven al fútbol. Nos suben en tres autobuses que nos llevan al Planetario. Aquí nos espera una sala completamente redonda, un poco complicada para los fotógrafos y para los que tenemos que trabajar con grabadores de sonido. Primero me acuerdo del “genio de la comunicación” que ha relacionado “La guerra de los mundos” con el Planetario para una conferencia de prensa, luego me tengo que subir a una tarima, para estar junto a mi equipo de radio. Me tienen que aupar los fotógrafos. Porque la tarima tiene metro y medio. Se apagan las luces y nos anuncian que vamos a ver algo espectacular. Resulta ser simplemente el trailer de la película que acabamos de ver. Luego entran 25 o 30 personas que no sabemos de donde salen. ¿Cienciólogos? Desde luego tienen acento americano y no me acaban de decir de donde han salido. Ocupan las primeras filas que estaban reservadas.

13.00 DE LA TARDE.

A la una y siete minutos entra Tom. ¡Gritos y aplausos!… sobre todo de los recién llegados. Katie Holmes se sienta en la primera fila, sonriendo compulsivamente a Tom, con una de esas sonrisas que duelen si las mantienes mucho tiempo.
Cruise es una máquina de publicitar. Dice que es la persona más feliz del planeta y que quiere compartirlo. Reivindica la cienciología. “Cada día cuando me acuesto pienso en lo que puedo hacer por los demás”. Ha contestado todas las preguntas, incluso sobre su vida privada. Y al preguntarle por lo que para la mayoría de los presentes era una exageración de seguridad, ha contestado simplemente que no quiere que le roben la película. Ha dicho que no va a permitir que la gente le avasalle, refiriéndose al cabreo que cogió en Londres cuando le hicieron la broma de un micro que echaba un chorrito de agua.
Nos asegura que ya tiene tanto dinero que ha dejado de interesarle. Sobre Spielberg ha dicho que con esta se completa su trilogía de alienígenas, además de contarnos que se compenetra muy bien con el director porque suelen mejorarse el uno al otro. Después de 45 minutos de contestar a todo, se ha subido de pie sobre la mesa en plan “Me siento el rey del mundo”, se ha bajado, le han rodeado los gorilas, y ha dejado que los periodistas se acercaran a él y su chica para hacerse fotos y firmar autógrafos. Yo ya tengo, asi que me he vuelto a mi Redacción.

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario