Paisajes de película:De Viena a París

Paisajes de película:De Viena a París

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (Sin votaciones)
Loading...

Deja tu comentario >>

Ya que este año me he quedado sin vacaciones propiamente dichas, me he decidido a imaginarme unas. O, mejor dicho, a recordar lugares que merecerían otra visita. Y un revisionado de “Before Sunrise” y “Before Sunset”me han dado la idea definitiva: Paris y Viena.

Y es que la elección de Linklater no pudo ser más acertada en ambos casos. Si Viena es el romanticismo más clásico, con sus valses, sus jardines señoriales por donde podría aparecer en cualquier momento Sissi Emperatriz, y sus tartas de chocolate; Paris es la atracción bohemia; las conversaciones en un café tras una jarra de vino, las inacabables cuestas de Montmartre salpicadas de pintores y poetas callejeros, o las avenidas flanqueadas por enormes árboles que parezcan impedir que el cielo caiga sobre nuestras cabezas.

Resumir lo que ver en ambos lugares va a ser complicado en solo una postal. Pero para empezar, una vez en Viena, es inexcusable subir en el Pratter, pese a la insoportable cola de turistas de todas las calañas, no solo por ser una de las norias más antiguas del mundo, sino también porque te va a dar una perspectiva única de la ciudad, desde la que decidir un plan de visitas razonable. Y si tienes la suerte de subir en buena compañía, no creo que haya palabras para describir momentos como esos.

De nuevo con los pies en el suelo, una buena opción es seguir los pasos de Jesse y Celine por las callejuelas que rodean la Stephanplatz con la catedral de San Esteban ) como punto más significativo, y comprobar como contra todo pronóstico el tiempo parece haberse detenido entre sus muros. Muros tras los que aun parece sonar música de Haydn o Schumann. O si echamos de menos un poco de bullicio, no muy lejos de allí está el antiguo mercado de la carne, hoy convertido en una especie de zoco donde se pueden encontrar todo tipo de telas y especias, en la mejor tradición turca y griega.

¿Cansados de callejear? De vuelta al centro, en el distrito 16, está el lugar con la mayor carga mágica de Viena; el Café Salettl. Además de ser otro de esos lugares donde el tiempo parece detenido, con sus cristaleras y sus velas, dice la tradición que es habitual la confusión en el servicio de mesas. Así que no queda otro remedio que intercambiar platos con la mesa de al lado… y el hielo ya está roto. Ya solo queda que Viena haga su magia…

Y aún nos queda Paris… Después de tanto paseo, ¿qué tal un poco de lectura? Eso en Paris tiene nombre propio: Shakespeare & Co . A la derecha de la ille de la Citè, con vista directa sobre uno de los lados de Nòtre Dame está este oasis de libros, donde se puede tanto comprar casi cualquier cosa existente, hasta subir al piso de arriba a ojear cualquiera de los múltiples libros que allí se almacenan. Nadie te va a vigilar, ni a decir que no toques eso o aquello. Se da por supuesto que si está allí es porque te gustan los libros, y por tanto los vas a cuidar. Y siempre habrá alguien con quien intercambiar conocimientos sobre lo leído. Créeme, ese lugar no se olvida.

Un café… cientos de ellos. Desde Montmarte hasta el Quartier Latin hay montones de rincones donde en cualquier momento podrías escuchar un poema en voz alta, o donde alguien podría sacar una guitarra para dedicarte un vals… Tras lo cual necesitarás reponerte respirando aire fresco en cualquiera de los parques del centro, tan llenos de rincones que parecen la puerta a otro mundo dentro de éste.

Volvemos a seguir los pasos de nuestra pareja, a través del Sena, pero no en barco. Es mejor recorrer la rivera a pie al atardecer, observar los puentes desde otra perspectiva, ver el reflejo del sol en el agua, o pararse a descansar en alguno de los pequeños parques que salpican el camino. Y, por qué no, perder ese avión por esta vez…

De tu primo CptCook

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario